Las catacumbas y San Pablo

Una catacumba de Roma

revela la imagen más antigua

de San Pablo  

La efigie de un hombre con barba negra dentro de un halo amarillo dataría de finales del siglo IV. 

Reuters    

Roma. Arqueólogos del Vaticano han descubierto usando tecnología láser lo que creen que es la imagen más antigua de San Pablo Apóstol, que dataría de finales del siglo IV, en los muros de una catacumba debajo de Roma. 

El periódico del Vaticano Osservatore Romano, que reveló el descubrimiento el domingo, publicó una foto de un fresco con la cara de un hombre con una afilada barba negra en un fondo rojo, dentro de un brillante halo amarillo. La frente está arrugada. 

Expertos de la Comisión Pontificia para la Arqueología Sacra hicieron el descubrimiento el 19 de junio en la Catacumba de Santa Tecla en Roma y la describen como “la más antigua de la historia dedicada al culto del Apóstol”, según el periódico del Vaticano. 

El descubrimiento, que supuso quitar capas de arcilla y piedra caliza mediante láser, fue anunciado el día antes de la fiesta religiosa en Roma de San Pedro y San Pablo. 

San Pedro y San Pablo son recordados por los cristianos como los primeros misioneros. San Pablo, que se convirtió en el camino a Damasco tras una visión de Jesús, llevó las Sagradas Escrituras a los griegos y romanos y fue martirizado en Roma alrededor del año 65 DC. 

Los primeros cristianos en Roma enterraron a sus muertos en catacumbas cavadas en la roca porosa de la ciudad y decoraron los muros interiores con imágenes devotas, con frecuencia de estilo pompeyano. 

Esta entrada fue publicada en Mundo.