“El día que se perdieron los significados”

Amigos:

El próximo jueves 30 de julio será presentado el libro “El día que desaparecieron los significados”, un cuento de mi autoría dirigido a niños de 8 a 12 años.

El Instituto de Cultura de Guanajuato convocó el certamen regional de literatura para niños 2008 y decidieron otorgarme el primer lugar; el premio incluye la publicación del material ganador.

La presentación será el 30 de julio a las 5:00 p.m. en la Sala Infantil de la Biblioteca central Estatal “Wigbert Jimenez Moreno”, ubicada en Prolongación Calzada de Los Héroes 308, Colonia La Martinica (muy cerca de la central de autobuses) en León, Guanajuato.

El mismo Instituto de Cultura es el encargado de la presentación.

Me dará mucho gusto contar con su amable presencia y saludarlos personalmente.

Con un abrazo fraterno,

Gilberto

P.D. Anexo una breve crónica del libro publicada por El Observador.

__________________________________________

El día que se perdieron los significados

Redacción El Observador

            ¿Qué pasaría si un día, de repente, y frente a los ojos de cualquiera de nosotros, las palabras y significados escritos en los diccionarios se esfumaran?

Esta es la anécdota que presenta Gilberto Hernández, jefe de información de El Observador, en el libro El día que se perdieron los significados, un cuento dirigido a los niños de ocho a doce años, y que Editorial La Rana, del Instituto de Cultura del Estado de Guanajuato, presentará el 30 de julio en la ciudad de León.

Las palabras y los valores

El cuento narra las peripecias que pasa Lolita cuando se da cuenta que las letras de todos los diccionarios se han perdido, y se pone de acuerdo con sus compañeros de clase para buscarlas, ya que de lo contrario, poco a poco, todos los habitantes de ese pueblo –y quizá después los del mundo entero– irán olvidando qué quieren decir las palabras.

“El cuento es una invitación a leer, a descubrir que los libros encierran mundos maravillosos que nos ponen en contacto con una infinidad de personas y realidades distintas; pero que si no recurrimos a ellos corremos el riesgo no sólo de que se empolven y se pierdan las historias que contienen, sino aquello que nos da la capacidad de entendernos y construirnos juntos”, señala el autor.

Además de la provocación a la lectura, el cuento resalta valores tan importantes como el trabajo en equipo, la organización, la solidaridad y la amistad.

En la raíz, la cultura cristiana

Además de la protagonista, la narración cuenta con la invaluable presencia de un fraile franciscano quien es el que desentrama el lío que se forma con la huída de los significados.

“Lolita encarna a los niños amantes de los libros, con una imaginación viva y decidida” asegura Gilberto; mientras que “el fraile viejito –un fraile que de verdad existe, y que trato de esbozar tal cual es físicamente y del cual mucho he aprendido en el terreno de las letras y la filosofía– es una suerte de homenaje que le rindo a todos aquellos que, inspirados en su fe cristiana, han hecho un aporte invaluable a la cultura nacional, dándole el rostro que hoy detenta”, concluye nuestro jefe de redacción.

Presentación

El día que se perdieron los significados será presentado el 30 de julio a las 5 de la tarde en la Sala Infantil de la Biblioteca Central Estatal Wigberto Jiménez Moreno, ubicada en Prolongación Calzada de los Héroes #  308, colonia La Martinica, en León, Gto.,  muy cerca de la Central de autobuses. La entrada es libre.

Esta entrada fue publicada en Mundo.