Por las fiestas del bicentenario

Exhibirán relicario de Miguel Hidalgo en el Museo Nacional de Historia

Medalla de la Virgen de Guadalupe, en su cara posterior tiene una leyenda en latín que traducida significa: “No hizo cosa igual en ninguna nación”.

Foto: El Sol de México

Redacción

Una medalla de plata de la Virgen de Guadalupe y un relicario, que pertenecieron a don Miguel Hidalgo y Costilla, el Padre de la Patria, fueron exhibidos en las fiestas del Centenario de la Independencia y ahora serán mostradas al público al celebrarse el bicentenario de esa gesta heroica.

Estos artículos religiosos son atesorados en el Museo Nacional de Historia “Castillo de Chapultepec” y recientemente fueron restaurados por personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

De acuerdo con el titular de dicho centro cultural, Salvador Rueda, los dos objetos son los que con más verosimilitud pudieron pertenecer al cura de Dolores Hidalgo, Guanajuato, quien la madrugada del 16 de septiembre de 1810 llamó a los mexicanos a independizarse de España. En lo que se refiere a la medalla de la Virgen de Guadalupe, en su cara posterior tiene una leyenda en latín que traducida significa: “No hizo cosa igual en ninguna nación”.

A su vez, el relicario de plata dorado tiene en una cara la pintura en óleo sobre lámina de la Virgen de Dolores, patrona del Curato de Dolores, mientras que en la otra parte se muestra el Divino Rostro de Jesús de Nazareth con una sola espina en la frente, que era la imagen con la que se identificaba su propietario.

La autenticidad de estos artículos religiosos se basa en que la medalla estaba resguardada en una cajita de madera junto con un registro notarial y un árbol genealógico del Padre de la Patria, elaborado en papel sobre tela. La presea fue donada en 1915 por Maria Guadalupe Hidalgo y Costilla, nieta del cura de Dolores Hidalgo, y presentaba una oxidación severa en diversos puntos, por lo que se tuvo que limpiar bajo microscopio.

Por lo que toca al relicario, se descubrió que en su base tiene las iniciales de don Miguel Hidalgo y Costilla, pero es estudiado en un laboratorio para determinar la época en que fue realizado y comprobar que perteneció al héroe insurgente.

Finalmente, este último artículo lo tenía don Ignacio Mariscal, quien fue funcionario público de los presidentes don Benito Juárez y don Porfirio Díaz y, en su momento, aseguró, que la autenticidad del relicario le fue hecha por familiares de Hidalgo y Costilla.

Esta entrada fue publicada en Mundo.