Los chiles en nogada

Fiestas con sabor a México

Chiles en nogada: Aunque casi 50 ingredientes son necesarios para hacerlos y su preparación tiene su ciencia, en época de fiesta no pueden faltar.

Foto: Archivo

El Sol de Cuernavaca

 

 

Organización Editorial Mexicana

Hay sabores para todos los gustos. En especial durante la celebración de la Independencia de México, cuando la exquisita comida mexicana tienta el paladar de todos los que participan en las fiestas patrias.

Los suculentos platillos demuestran la constante preocupación de los cocineros mexicanos por halagar el gusto, el olfato y la vista. Se trata de agradar al paladar y llenar el estómago, pero también se busca enriquecer el espíritu.

Los chiles en nogada, el pozole, las tostadas o los moles son parte de la muestra gastronómica en donde el color compite con el sabor, en un derroche de sazón y tradición de las fiestas patrias.

Lo cierto es que en México el pueblo entero festeja el aniversario de la Independencia con almuerzos y cenas. Los diversos platillos que adornan y engalanan la tan esperada celebración provienen de diversas costumbres de diferentes puntos del país.

Los expertos coinciden en que el platillo más popular para este día son los chiles en nogada, que hace 183 años se sirvieron por primera vez al emperador mexicano Agustín de Inturbide; se adornan con los colores verde, blanco y rojo.

Las tostadas, sopes y tacos con las clásicas salsas verdes y rojas también salen a relucir.

La base de la mayoría de los antojitos mexicanos es el maíz, las tortillas nunca faltan en las celebraciones tradicionales, y este mes patrio no es la excepción. Pueden ser blancas, amarillas o azules.

El picante es un ingrediente fundamental, sin él, la comida mexicana no sería la misma. “Aunque para la mayoría del mundo el chile es fuerte y difícil de digerir, es básico, lo único es que hay que saberlo manejar”, explicó Santamaría.

Las formas de prepararlo son distintas pero la manera más tradicional para esta fecha es moler el picante con vinagre y ajo o en forma de guacamole, en donde el aguacate se mezcla son cebolla, sal, jitomate y el picante verde.

Pero una comida no está completa sin una bebida que la acompañe. La más popular es el tequila, que se toma sólo y de jalón en un caballito (vaso tequilero) acompañado de sangría (limón, con salsa de tomate y picante) o con refresco de lima para aquellos que no lo aguantan “derecho”, sin mezcla.

Pero para aquellos que no les gusta “entrarle” (beber) al alcohol pueden agasajarse con las aguas de sabor, hechas con frutas naturales, las más típicas son las de horchata, jamaica y tamarindo.

El ambiente de fiesta es pleno y para no dejar ir las fiestas patrias sin una buena celebración, en muchas casas. El punto de reunión es indistinto. Algunos prefieren ir a un restaurante que les ofrece todo tipo de alimentos típicos, otros eligen la comodidad y el ambiente familiar de sus casas, que son adornadas con banderas tricolores o pendones con águilas doradas.

El color es un ingrediente indispensable en la fiesta y los mexicanos adornan los muchos lugares con los de la bandera, hay por todos lados papel picado verde, blanco y rojo, manteles y platillos con los mismos colores. Por lo que año con año México se viste de gala y festeja con orgullo.

Esta entrada fue publicada en Mundo.