La Fiesta en El Chico, Veracruz

Fervor religioso por la Virgen María en El Chico

Pese a la lluvia, fieles participaron en la procesión de la ex Hacienda de Santa Anna al santuario de El Chico.

Foto: Diario de Xalapa

Diario de Xalapa

Noé Zavaleta

Pese a la pertinaz lluvia, cerca de mil 200 habitantes cumplieron con fervor a la Virgen María del Santuario de El Chico, vecinos de diversas congregaciones participaron en la procesión de la ex Hacienda de Santa Anna, ubicada en El Lencero, al santuario religioso en El Chico.

Desde las 10:30 de la mañana, en una yunta jalada por dos bueyes y a ritmo de tambora, la Santa Virgen de El Chico, Veracruz, inició su travesía a ritmo de tambora y acompañada de juegos pirotécnicos.

Virgen que el ex presidente Antonio López Santa Anna se llevó en el siglo XIX a Palacio Nacional y que hasta 1855, al término del último periodo de Santa Anna como Ejecutivo federal, la santa patrona de los lugareños regresó a su casa.

Al celebrar el 154 aniversario de regreso de la Virgen al Santuario de El Chico, la pasión religiosa se desbordó por su santa patrona, ni la lluvia persistente ni lo nublado del cielo impidió que los lugareños de El Chico, Estanzuela, Chavarrillo, Dos Ríos, Rancho Viejo y otras congregaciones se volcaran a encabezar dicha procesión.

Con cantos y alabanzas, gente de la tercera edad y niños en su mayoría, protegidos apenas por paraguas y por su santa patrona, realizaron la procesión que duró poco más de 90 minutos, en el trayecto se hacía remembranza que la virgen original, la que reposa encapsulada en el Santuario de El Chico, posee su indumentaria original, que data desde La Conquista.

La parroquia de Santa María de El Chico -como le conocen los lugareños- resulta insuficiente para albergar a los fieles católicos, razón por la que la misa en honor a la Virgen María se tuvo que oficiar en la explanada de este templo católico, mismo que fue adornado para la fiesta con un pequeño arco repleto de flores para recibir la entrada triunfal de la virgen, además, sobre el piso realizaron tapetes y mosaicos, muy similares a los de Xico, en ofrenda al paseo de la virgen.

Tapetes que también se extienden por las principales avenidas de la congregación, aunque en esta ocasión la lluvia los fue desdibujando antes de su paso.

El Chico se vistió de gala, pues a decir de la agente municipal Hilda Salazar Jiménez, los 4 mil habitantes de esta congregación se unieron a los festejos, ya sea participando en los actos religiosos o recibiendo a los visitantes con comida, servicios públicos y organizando el baile, ya al caer la noche de este miércoles 23 de septiembre.

Salazar Jiménez apuntó que esta fiesta patronal no es exclusiva de El Chico, pues las congregaciones circunvecinas también la adoptan como suya y sirve para mostrar las diversas artesanías y manualidades que hacen en El Chico, “como las artesanías en barro, el tabique, la costura, así como la producción de café molido”.

GLOBOS AEROSTATICOS, OFRENDA A LA VIRGEN

Como una ofrenda a la Virgen María que resguarda el Santuario de El Chico, cada 23 de septiembre Daniel Cortés Avendaño y su familia lanzan globos aerostáticos artesanales, globos multicolores que engalanan la Parroquia de Santa María de El Chico y que sirven como un atractivo para los visitantes de las fiestas del regreso de la Virgen María a su santuario.

Daniel Cortés y su familia se llevan hasta 15 días en elaborar los globos multicolores, atracción lúdica que se realiza a un costado de la parroquia y cuyo primer lanzamiento sirve para anunciar la llegada de la Santa Patrona a su casa.

Globos, que a decir de Cortés Avendaño, pueden durar hasta 60 y 30 minutos suspendidos en el aire, dependiendo de las rachas de viento y las condiciones meteorológicas.

Señaló que esta tradición de lanzar globos hechos de papel china en forma artesanal y apuntalados con una estopa, centrada en una canastilla, data desde hace más de 100 años, pues su padre lo hacía desde joven y es una manda familiar para ofrendar a la virgen.

A sus 68 años, Daniel Cortés asegura que desde niño aprendió la hechura de estos globos de papel de china, con dos metros y 20 centímetros de estatura, que son inflados a base de aire natural y cuando son “llenados en su totalidad”, son encendidos con diésel, “antes se hacía con petróleo, pero ahora ya nadie no lo vende”, comentó con un dejo de nostalgia.

Misma nostalgia que lo hace rememorar que su padre comenzó a tejer esta tradición de elevar globos “desde que era joven”, situación por la que calcula que esta práctica ha de tener más de 100 años.

Acompañado de su hijo Juan Carlos Hernández y de su esposa, además de amigos, hacen el lanzamiento de estos globos artesanales, que incluyen el rellenado a base de aire natural y dos ligeras vueltas de don Daniel Cortés para que el artefacto vaya agarrando forma hacia el cielo.

“Es que cuando ya está bien lleno, antes de desprenderlo uno lo guía”, explicó el precursor de esta tradición.

Los globos, comentó Juan Carlos Herrera, son lanzados desde las 12 del día y hasta en la tarde, siendo los más vistosos los últimos, cuando el sol ya se ha ocultado de la congregación El Chico y el brillo multicolor de estos globos artesanales alumbra la noche y se van perdiendo en el infinito celestial.

Esta entrada fue publicada en Mundo.