A 50 años de la muerte de Alfonso Reyes

Muestra homenaje a Alfonso Reyes

Alfonso Reyes: El Sendero entre la vida y la ficción.

Foto: Cortesía

Organización Editorial Mexicana

El Sol de México

Museo Nacional de Arte (MUNAL), del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), acoge la exposición “Alfonso Reyes y los territorios del arte”, un recorrido por las letras, el cine y las artes plásticas a través de los escritos del polígrafo regiomontano.

Así, se ofrece una nueva forma de ver al reconocido Reyes, quien nació en 1889 y murió en 1959.

Con esta exposición se conmemoran el 120 aniversario del natalicio y 50 años del fallecimiento del escritor, filósofo y poeta regiomontano, ocurrido este último el 27 de diciembre de 1959.

La exhibición, en la que se reúnen 182 obras entre pinturas, dibujos, grabados, esculturas, libros, revistas, periódicos y cartas referenciadas, presenta las impresiones estéticas de Reyes en diferentes etapas de su vida, tanto en México como en Europa y Sudamérica, así como testimonios de otros intelectuales contemporáneos sobre el arte de su tiempo.

También da cuenta de los testimonios que el escritor legó en diferentes etapas de su vida literaria, es decir, entre 1908 y 1959. El año 1908 es el punto de partida, porque es la fecha en que Reyes escribe su primer texto importante sobre crítica de arte: “Julio Ruelas subjetivo”, que publicó en la revista Moderna. El año 1959 refiere a la fecha de su muerte.

Asimismo, se editará un catálogo en el que participarán especialistas, quienes abordarán la relación de Reyes con las artes plásticas y el cine desde diferentes perspectivas. Entre los expertos están Héctor Perea, Adolfo Castañón, Alicia Reyes, Christopher Domínguez Michael, Fernando Curiel, Fernando Corona, Manuel González Casanova, Aurelio de los Reyes, Minerva Margarita Villarreal, Arturo López y Raquel Tibol, con un texto publicado en la revista Proceso, el 7 de diciembre de 1981.

Esta exposición permanecerá abierta al público hasta el 14 de febrero del 2010 en Tacuba 5, Centro Histórico, anunció el Museo Nacional de Arte en colaboración con Conaculta.

Al respecto, Emmanuel Carballo, Adolfo Castañón, José de la Colina y Francisco Prieto hablaron sobre el legado de Alfonso Reyes en entrevista con Conaculta.

Emmanuel Carballo afirmó: “Alfonso Reyes es de los pocos milagros que se han dado en territorio mexicano en el siglo XX. Tenía el don de la palabra. Es el hombre que supo darle al lenguaje un nicho específico que antes no había sido dado por nadie. La forma de su decir no tiene paralelo en la literatura mexicana y en la latinoamericana”.

Por su parte, el autor de origen español que ha adoptado a México como su patria, José de la Colina (quien reside en nuestro país desde 1940), consideró que se debe evocar su papel como constructor de una literatura mexicana con una esencia universal.

“Supo traer esa cultura universal a las páginas mexicanas. Lo hizo con un estilo llano, fácil de leer y agradable. Creo que esa fue su mayor virtud, su capacidad de poner en una prosa extraordinaria una cultura universal. Esto es lo que le debe la literatura en general y los lectores a Adolfo Reyes”.

Adolfo Castañón, por su parte, consideró: “Su ascendiente como escritor que renueva la prosa, como poeta que domina las formas clásicas, su entrega indiscutible a la vocación literaria, su don de cordialidad y su superioridad en el plano de la crítica y la erudición han hecho de su figura una de las cifras más complejas y representativas de la inteligencia americana”.

En tanto, para Adolfo Castañón, ganador del Premio Xavier Villaurrutia en 2008, Reyes es el creador de una vasta obra que resulta legible en cualquiera de sus páginas, léanse textos como “Visión de Anáhuac”, “Ifigenia cruel”, “Vísperas de España”, “Calendario”, “Junta de sombras” y hasta su animada correspondencia, por ejemplo con Pedro Henríquez Ureña. Son libros y obras, insiste, de cuya lectura pueden sacar provecho todas las generaciones.

En tanto, el novelista de origen cubano Francisco Prieto aseguró que Alfonso Reyes fue, es y seguirá siendo un personaje inspirador de infinitos estudios e investigaciones, ya que su obra es tan peculiar que seguirá arrojando nuevas visiones: “No todo está dicho sobre él, aún queda mucho por explorar”.

* REYES, MAESTRO DE ESCRITORES

Alfonso Reyes, quien fue uno de los fundadores del Ateneo de la Juventud (grupo de intelectuales que compartían una visión moderna de México) en los albores del siglo XX, es una consulta obligada para quienes eligen el oficio de la pluma. Si bien no se trata de que los escritores imiten su estilo, sus libros sí son una escuela donde se puede aprender sobre el uso adecuado del lenguaje.

Emmanuel Carballo, quien tuvo el privilegio de ser amigo de Reyes (cenaba con él todos los martes en su casa), está convencido que la mejor enseñanza que este autor le sigue dando a los escritores es que se dediquen en cuerpo y alma al oficio.

“Reyes fue producto de la paciencia; dedicó muchos años de su vida para escribir todos los días. Dividía su vida entre leer y escribir. Si los escritores enriquecieran su bagaje leyendo primero los libros de su lengua y luego los de otras naciones, se cumpliría el sueño más profundo de Reyes”, señaló Emmanuel Carballo.

Y agregó: “Reyes no es un escritor para mayorías, sino para minorías. José Vasconcelos o Martín Luis Guzmán sí pueden ser para las masas. Reyes es un escritor para escritores, cosa que es sumamente importante en este país. No tiene por qué ser escritor para mayorías. Así como hay distintos quesos para distintos paladares, Reyes es para paladares exquisitos o para paladares que apenas se van a formar”.

Francisco Prieto, quien radica en México desde su infancia, considera oportuno que las reflexiones de Reyes (miembro fundador de El Colegio de México) deben expandirse y no limitarse al círculo literario, ya que sus conocimientos sobre la cultura mexicana fueron y siguen siendo significativas en nuestro acontecer nacional.

Desde su punto de vista, la promoción de sus libros es el vehículo idóneo para lograr este propósito. Hace una mención especial de la antología “Universidad, política y pueblo” que coordinó José Emilio Pacheco. Para Prieto, este compendio es relevante por el contenido, ya que Reyes coloca a la cultura como un elemento vital para el pueblo.

“Este sentido vital de la cultura, de no perder lo que representa la formación en las humanidades, para mí es de lo más fundamental de resaltar en Reyes. Se habla tanto hoy en día de preparar al hombre para la tecnología, para las lenguas extranjeras y se olvidan que lo importante es que las personas deben desarrollar una conciencia y no pecar de ignorantes”.

Por este aporte cultural, el también periodista considera que debiera promoverse más la obra de Alfonso Reyes en las escuelas, empezando desde nivel de secundaria hasta la universidad. Está convencido que en esta tarea la intermediación de los maestros es fundamental para llevar a los alumnos de la mano por los caminos literarios del autor regiomontano.

“Si nosotros lleváramos a nuestros muchachos por la obra de Reyes desde la secundaria, los maestros lograrían contagiarlos con su pasión por esta literatura. Es un autor muy clásico que no requiere tener un diccionario a la mano para leerlo y comprenderlo. Sus libros deben ser llevados a las aulas y encontrar el centro vital para lograr una empatía con los jóvenes. Estoy convencido que a Reyes tan sólo hay que prestarle atención para gozarlo”, expresó Francisco Prieto.

Esta entrada fue publicada en Mundo.