Cacahumilpa; Una gruta

Las maravillosas Grutas de Cacahuamilpa

La entrada a las grutas se hace por el salón llamado el Vestíbulo, mediante cómodos escalones.

Foto: El Sol de México

Organización Editorial Mexicana

“Por los Rincones de México”

 

Las maravillosas grutas están situadas en la sierra caliza de Cacahuamipa, la entrada se localiza en la barranca de Linotitla, en el extremo sur del Cerro de Otlaltepec, en el municipio de Taxco, Estado de Guerrero.

El acceso a las grutas es muy cómodo porque se construyó un edifico que permite a los visitantes utilizar amplio estacionamiento, restaurantes para comer o tomar refrescos, tiendas de artesanías y lugar donde pueden descansar después de recorrer todos los salones que integran las amplias grutas.

Se entra a las cavernas mediante un gran pórtico natural de 21 metros de altura por 41 metros de ancho, se desciende mediante una escalinata para iniciar el recorrido por el salón llamado el Vestíbulo, donde se comienzan a admirar las asombrosas formaciones logradas por las estalactitas (escurrimientos que bajan del techo) y por las estalagmitas (formaciones que suben del suelo hasta encontrar a las que descienden), durante miles de años.

Después del Vestíbulo siguen otros catorce salones con bóvedas que fluctúan de 30 a 70 metros su altura, donde se localizan formaciones increíbles compuestas de las arenillas que arrastró el agua a su paso por las paredes y techos de las cavernas.

Los visitantes reciben de los guías las explicaciones y los nombres que les han dado a las formaciones de acuerdo a su parecido, así se muestran: la Torre China, el Caracol, la Fuente, el Aguila, el Arbol de la Noche Triste, la Mujer Dormida, el Calendario Azteca, el Nacimiento, el Mantón de Manila, los Encajes, y otras muchas representaciones más, aparte las que el visitante encuentre utilizando su imaginación, y mediante los efectos de luz del alumbrado especial.

Antes de la conquista los habitantes de las cercanías de las grutas ya conocían su existencia, la ocultaron a los españoles, para utilizarlas como refugio cuando eran perseguidos. En tiempos de la Independencia y de la Revolución estas oquedades sirvieron, en muchas ocasiones, para que se ocultaran de los enemigos a los ejércitos libertarios y a los de la Revolución.

Se llega a las grutas tomando la carretera que conduce a Acapulco, al observar la desviación a la población de Amacuzac, se va ésta y se sigue por el camino que marcan los múltiples avisos, para arribar en corto tiempo a la entrada de estas maravillosas grutas. El nombre de Cacahuamilpa es una palabra náhuatl que significa: “en el campo cultivado de cacahuates”, nombre que también lleva la población cercana a las grutas.

Esta entrada fue publicada en Mundo.