Los mineros queretanos sin rescate

Cancelan búsqueda en la mina

Diario de Querétaro

Lorena Alcalá

Este viernes se suspendió la búsqueda de los cuerpos de los mineros Adán e Isidro Ledesma Guerrero, de 42 y 38 años respectivamente, quienes cayeron en la mina “Las Calabacillas”, de la comunidad de San Cristóbal, en San Joaquín, ante la dificultad del terreno y las maniobras, que ponían en riesgo incluso a los rescatistas.

Aunque al principio se pensaba que los gambusinos yacían a una profundidad de 80 metros, los descensos por parte de los espeleólogos mostraron que la mina, ya sea por condiciones ambientales o por el uso de explosivos, -se encontraron alrededor de 20 kilogramos al interior- había crecido en su extensión subterránea.

De acuerdo con informes de la Dirección de Gestión de Emergencias del estado, cuyo titular Gerardo Quirarte Pérez, estuvo al mando de la operación de rescate en San Joaquín, los rescatistas descendieron hasta una profundidad de 280 metros y aún no se veía el fondo de la mina, ni mucho menos había rastro de los accidentados.

Después de hacer la evaluación de la situación y ante el riesgo de que un nuevo derrumbe costara la vida de los rescatistas que intentaban llegar hasta los hermanos Ledesma Guerrero, se llegó a la conclusión de que era prácticamente imposible encontrar con vida a los mineros tanto por la magnitud de la caída libre como por la posibilidad de que además, les hubieran caído toneladas de piedra encima, por la porosidad del terreno.

Aparentemente, un sujeto no identificado, convenció a Adán e Isidro a realizar exploraciones en la mina “Las Calabacillas”, abandonada desde hace 40 años, para volver a explotar el mercurio. Sin embargo, a pesar de tener experiencia como mineros, las condiciones del terreno los traicionaron y el derrumbe de un pretil en el que estaban apoyados, precipitó su caída.

Durante su gira por la Sierra Gorda de Querétaro, el gobernador José Calzada Rovirosa realizó el jueves una gira de supervisión de las labores de rescate y ofreció su solidaridad a las familias de los mineros desaparecidos.

Sin embargo, este viernes el propio titular del Ejecutivo estatal anunció la suspensión de los trabajos y añadió que los rescatistas, provenientes de San Luis Potosí, Querétaro, Morelia, y el Distrito Federal , fueron enviados ya de vuelta a sus lugares de origen, a fin de protegerlos de otra posible desgracia.

Por la tarde de ayer se realizó una misa en honor a los mineros fallecidos.