“Mi vida en Matehuala” por Mario Rodriguez

“Aquellos tiempos”.

Mario Rodríguez Estrada.-

“QUIEN BIEN AMA, TARDE OLVIDA”.-Chaucer.-Poeta Inglés.-1340-1400.-

Añoranzas Matehualenses.-

El pasado mes de enero, me permití enviar a uno de los principales periódicos de la bella ciudad de Matehuala, una modesta colaboración periodística, celebrando que hace cincuenta años tuve la suerte de “aterrizar” en uno de los mas bellos parajes del estado natal de mi padre, San Luis Potosí…donde tuve la felicidad de conocer a una Pléyade de bellas y hermosas niñas que me cautivaron el alma, tanto que hube de dejar mi corazón en sus calles, plazas y especialmente en el viejo Colegio “Matel”…siendo mi segundo año de vida profesional como Profesor de Educación Física…tuve que esmerarme por darles mis mejores clases y sobre todo entrenarlas en voleibol, por cuyo deporte tenían una desmedida afición…practicándolo de manera tal que no les importaba arriesgar su físico, en la dura canchita del “Matel”…destacaban tres de las hermanitas Dibildox…bellas y gentiles…Silvia, Lucía y Alicia…a las que se sumaban Marina Tamayo y una niña llamada Paz…que jugando era una verdadera fiera …

El Imparcial me hizo el favor de publicarla y difundir mi correo electrónico, lo que me hizo recibir sendos correos de algunas de ellas…Lucía lo hizo con una pericia tal que me hizo sospechar que se convirtió en toda una dama de gran cultura y especial sentido para escribir…lo mismo Silvia y hace unos días la recordada Marina, que ahora viviendo en Seattle, USA…a pesar de los cincuenta años transcurridos…vierten elogiosos conceptos hacia mi persona, mismos que en estos momentos de recuperación física, me han ayudado a restablecer mi decaída moral y espiritual.

En mis tres décadas de ejercer con toda felicidad mi profesión, tuve alrededor de mil alumnos por año…de todos ellos y ellas, las bellas niñas de Matehuala, son las que con más cariño recuerdo…de San Juán del Río, mi primera parada,

Solo me queda la añoranza de Laura Nieto…volibolista de gran entrega…y de los varones de Matehuala, el ahora queretano, gran economista y periodista Jorge Gómez Eichelman…pero nada comparable el profundo sentimiento de las esforzadas deportistas del Colegio Matel…no solamente eran bellas físicamente, sino que aunaban una belleza interior que muy pocas veces hallé en otras de mis alumnas…solo comparables en su esfuerzo y entrega a un deporte, como el bello grupo que formé con las niñas de mis escuela primarias de “Aquellos tiempos”…Constitución y Riva Palacio,  que bajo el nombre de Politas de Querétaro, llenaron de lauros al basquetbol femenil queretano…1968-1975…tanto que me enamoré de una de ellas, muy parecida en su actuar a las niñas de Matehuala…aceptando casarse conmigo, me tuvo en una luna de miel que solo me duró 24 años…regalándome tres bellos hijos…dos niños y una hermosa niña…desde hace diez años lamento su ausencia…y solo me ha dejado sus bellos recuerdos…que ahora entretejo con los bellísimos y nostálgicos recuerdos de las agraciadas niñas de Matehuala…a todas las saluda con afecto su viejo “Profe”…Mario RE.  

 

Esta entrada fue publicada en Mundo.