La Laguna de La Ventanilla…

Lagartos en la laguna de la ventanilla

Navegando lentamente los turistas admiran a todos los animales de tierra y agua.

Foto: OEM-Informex

Organización Editorial Mexicana

“Por los Rincones de México”

Emilio Gandarilla Avilés

La Laguna de la Ventanilla, donde crecen y se crían enormes lagartos, además de otras especies de animales y aves, está ubicada muy cerca de la poblacion del mismo nombre, en la costa del Océano Pacífico, en el Estado de Oaxaca, entre las poblaciones de Puerto Escondido y Puerto Angel.

El pequeño poblado de La Ventanilla está constituido por pequeñas casas redondas hechas con hojas de las palmeras en el techo y cañas de bambú como paredes, a la usanza de las chozas de las tribus africanas, en las partes intrincadas de la selva.

El nombre de La Ventanilla lo toma de una roca que se encuentra en la playa, que muestra en el centro una ventana formada por la erosión de los vientos y del agua.

Para llegar a la orilla de la laguna, después de dejar el auto en un estacionamiento especial, se camina por la playa para encontrar el embarcadero de las lanchas, en ese sitio se inicia un recorrido por los canales que se han formado debido a los árboles del tinte, cuyas raíces aéreas le dan al agua un aspecto muy especial, digno de admirarse.

Ya navegando, se ven muchas especies de aves acuáticas levantando el vuelo, además en las orillas se observan venados, mapaches, iguanas, y otros animales. Los lagartos que se encuentran nadando o tomando el sol, al sentir el paso de las lanchas se acercan a corta distancia enseñando sus filosos dientes.

Este paseo es muy singular por los paisajes que se presentan ante los ojos del visitante, con la cromática especial de las aguas, las nubes, el cielo y los diferentes tonos del verde de los árboles, palmeras y plantas.

El regreso a la población se hace por un camino bordeado de palmas de coco y plátano que producen una agradable sombra y que es un buen antecedente para una sabrosa bebida bien fría.

Se llega a esta laguna desde Puerto Escondido, tomando la carretera que conduce a Puerto Angel, después de recorrer 35 kilómetros está la desviación para La Ventanilla.

Esta entrada fue publicada en Mundo.