“La ciencia en crisis” en Querétaro

Ciencia en crisis

Déficit en Querétaro de investigadores. Foto. Diario de Querétaro.Diario de Querétaro

Laura Banda

No obstante ser una de las 10 primeras entidades del país en cuanto a capacidad instalada en ciencia, tecnología e innovación con 42 centros de investigación, en Querétaro hay déficit de investigadores.

Se trata de una comunidad de mil 918 científicos; esto es, un promedio de 1.7 investigadores por cada mil habitantes cuando la recomendación mundial es de 10 por cada mil.

De acuerdo al director del Consejo de Ciencia y Tecnología en el Estado de Querétaro, Concyteq, Angel Ramírez Vázquez, no se ha logrado penetrar en el cambio de mentalidad de los jóvenes de manera que aspiren a formarse como investigadores.

Dio a conocer que de una comunidad de más de 40 mil estudiantes en el nivel de licenciatura, menos del 5 por ciento al concluir sus estudios decide dar continuidad a su formación en las aulas, ya que buscan de manera inmediata integrarse a la planta productiva.

Dijo que “en los centros de investigación tenemos 20 programas de doctorado con 236 estudiantes, que es poco para la cantidad de investigadores que deben generarse en un estado como Querétaro, que requiere mucho de investigación y desarrollo tecnológico”.

Lamentó que hoy, en un mundo globalizado de alta competitividad y estándares de eficiencia sea escasa la formación de científicos para atender los temas de innovación y tecnología en apoyo a la solución de problemas específicos.

La realidad está aquí: sólo el 0.58 por ciento de la población que cursa estudios superiores se encuentra en el grado de doctorado, 6.86 por ciento en maestría y 1.61 por ciento en programas de especialidades.

Números que son insuficientes para Querétaro, un punto geográfico estratégico para el arribo de la inversión productiva. Se requiere de mayor cantidad de potencial humano que vengan a dar atención y solución a las necesidades y problemáticas de un mundo altamente competitivo, pero también de aprovechamiento de la capacidad instalada de centros de investigación como de las universidades, que finalmente éstas se conviertan en el soporte tecnológico que requieren sin necesidad de voltear y recurrir a la importación de tecnología y equipos.

En su opinión, deberá fomentarse una verdadera vinculación entre Gobierno, academia y sector productivo, en particular de las empresas de menor tamaño que requieren actualización y mayor eficiencia en un mercado de libre comercio.

HACIA LA INDEPENDENCIA TECNOLOGICA

Dijo que el camino hacia la independencia tecnológica de Querétaro está en marcha y si bien llevará tiempo, lo importante es que estamos en el camino correcto con estrategias de fomento a la formación de nuevas generaciones de investigadores, el aprovechamiento de los centros de investigación como un soporte básico de la innovación y competitividad de las empresas, pero también la vinculación gobierno-empresas y academia que nos garantice que los recursos económicos que aún resultan insuficientes sean realmente aprovechados en investigaciones o desarrollos tecnológicos que den soluciones a las problemáticas del Estado.

En este tema, Ramírez Vázquez dijo que parte fundamental del quehacer científico y tecnológico está en la posibilidad de mayores presupuestos, ya que actualmente se canaliza en México sólo el .04 por ciento del Producto Interno Bruto, cuando en otras naciones representa el 3 por ciento y más aún el 70 por ciento de la inversión en este sector proviene de la iniciativa privada.

En este sentido, dio a conocer que de las cerca de 3 mil empresas que se tienen en el Estado, sólo 102 tienen una vinculación formal con los centros de investigación a través del Registro Nacional de Instituciones y Empresas Científicas y Tecnológicas.

LOS OBSTACULOS

Está claro que se necesita impulsar la formación de recurso humano desde el nivel básico, al interesar a las nuevas generaciones en temas de tecnología e innovación también. Advirtió que hay obstáculos por vencer como es el dominio del idioma inglés, un factor clave para acceder a las oportunidades de becas y programas internacionales.

Expuso que las exigencias del idioma no es sólo para aprovechar y captar las oportunidades de una beca de estudio, sino para la misma contratación de personal en la iniciativa privada.