“Los Congresos mexicanos”

Congresos

durante la Guerra de Independencia

José Félix Zavala

Mientras en el pueblo de Dolores el Cura Hidalgo convocaba a la guerra de independencia, a la misma hora eran tomados prisioneros en Querétaro los conjurados, comenzando por Josefa Ortíz De Domínguez, siendo llevada al Convento de Santa Clara.

Josefa Ortiz De Domínguez siguió en Querétaro siendo activa partidaria de la guerra que había estallado gracias a la oportunidad de su aviso y se mantenía en comunicación con los habitantes de la ciudad, adictos a la causa y con los dirigentes del ejército insurgente
Debido al activismo de Josefa Ortiz de Domínguez desde Querétaro fue nombrado el Arcediano de la Catedral de México, José Mariano Beristain, para que investigara a los autores de aquella conjura continuada, ininterrumpida y no sofocada y a la que muchos curas de la ciudad eran favorables.

Quién encabezaba esta insurgencia “silenciosa” era La Corregidora de Querétaro, por lo que fue remitida a un convento-prisión en la ciudad de México y la ciudad de Querétaro fue fortificada de tal suerte que nunca pudo ser tomada por los insurgentes hasta el fin de la guerra.

1.- Junta Suprema Nacional Americana

La historia del hoy llamado Congreso de la Unión de los Estados Unidos Mexicanos, como depositario del Poder Legislativo Federal, se remonta al año de 1811, cuando, tras el fusilamiento de Miguel Hidalgo y de los primeros líderes insurgentes, José María Morelos estableció la primera junta representativa de la nación mexicana, denominada oficialmente Junta Suprema Nacional Americana, la cual se reunió en Zitácuaro, por lo que fue también llamada Junta de Zitácuaro.
José María Morelos siempre tuvo presente la necesidad de la organización política del movimiento insurgente, y en esta organización era fundamental la redacción de una Constitución y el establecimiento de un cuerpo legislativo de representantes de la nación.

Por ello, la redacción de la Constitución era el principal objetivo de la Junta de Zitácuaro. La ciudad de Zitácuaro fue tomada e incendiada por los realistas, como castigo por albergar a la Junta.

2.- El Congreso de Chilpancingo y la Constitución de Apatzingán de 1814
Primer Congreso de Anáhuac

Tras tomar la ciudad de Oaxaca, el 25 de noviembre de 1812, Morelos consideró necesario organizar una nueva junta legislativa y, luego de la caída de Acapulco en abril de 1813, se eligió a Chilpancingo como la sede del Primer Congreso de Anáhuac, que se inauguró el 6 de septiembre de 1813.

A consecuencia de ello, la junta se estableció en Apatzingán y el 22 de octubre de 1814 promulgó la primera constitución de México, la Constitución de Apatzingán.
Este texto constitucional establecía un Congreso depositario del poder legislativo, denominado oficialmente el Congreso de Anáhuac, que se reunió por primera vez en la Parroquia de la Asunción, en la ciudad de Chilpancingo, por lo cual se conoció desde entonces como el Congreso de Chilpancingo.

La más importante obra de éste fue la promulgación de los Sentimientos de la Nación, redactados por Morelos.

Congreso Constituyente y Constitución de 1824

Al consumarse la independencia en 1821, el gobierno provisional convocó a la elección de un Congreso Constituyente, que asumió el poder legislativo y estableció la monarquía constitucional y eligió Emperador de México a Agustín de Iturbide.

Tras la caída de Iturbide, el Congreso se volvió a reunir y eligió el sistema republicano, debatiéndose entonces entre la forma centralista y la federal.

Consecuencia fundamental de una o de otra, estaba la determinación de la unicameralidad o bicameralidad del Congreso.

Gracias al impulso de Fray Servando Teresa de Mier y de Miguel Ramos Arizpe, se adoptó el sistema federal, al promulgarse la Constitución de 1824 y, con ella, la división del Congreso en dos cámaras: la de Diputados, representantes de la población, y el Senado, en representación de los estados de la Federación.

La primera sede del Congreso fue la Iglesia de San Pedro y San Pablo y, a partir de 1829, fue el recinto legislativo del primer piso del Palacio Nacional, donde se radicó hasta 1872.
Las vicisitudes políticas de los primeros años de la independencia de México tuvieron como consecuencia numerosas disoluciones y convocatorias del Congreso, cambios constitucionales que modificaban sus atribuciones.

Constitución de 1857

Con la promulgación de la Constitución de 1857 se suprimió el Senado y se estableció el Congreso unicameral, manteniéndose el sistema federal.

Finalmente, en 1874, el presidente Sebastián Lerdo de Tejada propuso la restauración del Senado de la República, que volvió a quedar constituido el 13 de noviembre de 1874, y el Congreso quedó constituido desde entonces en forma bicameral.

El Senado restablecido y constitucionalmente electo se instaló el 16 de septiembre de 1875, para la VIII Legislatura.

El Congreso Constituyente de 1917

Constitución de Querétaro

El 19 de septiembre de 1916 se publicó a nivel nacional la convocatoria para la elección de diputados al Congreso Constituyente, para iniciar el 20 de noviembre.
Resultaron electos diputados por Querétaro: José Ma. Truchuelo, Juan N. Frías y Ernesto Perrusquía.