“Al maestro con cariño” por Mario Rodríguez

“AQUELLOS TIEMPOS”.

Mario Rodríguez Estrada.-Mario RE.-

“NUESTRA FELICIDAD EN ESTA VIDA DEPENDE DE LOS AFECTOS QUE SOMOS CAPACES DE INSPIRAR”.-Duquesa de Praslin.-

Los estimables Maestros de Grupo, durante su vida profesional, suman cada año unos cincuenta alumnos, que multiplicados por los treinta de su carrera, atendieron a su final unos mil quinientos discípulos…nosotros los “Profes” de Educación Física, atendemos en promedio dos escuelas de diez grupos cada una, anualmente, que contabilizando el mismo número grupal, nos da mil discípulos por año, multiplicados por los treinta de nuestra carrera magisterial, resultan treinta mil …lo que nos da una gran ventaja sobre las personitas que nos conocen y saludan…algunas, debo decirlo con gran orgullo, nos recuerdan con gratitud y estimación…y más, mucho más si hicimos alguna buena obra por ellos…tratando de ayudar a realizar y resaltar su personalidad…y por medio de las actividades deportivas, marcarles caminos hacia su alta estima, ya ganen o pierdan, pues lo importante de implicarse en ellos, es haber tomado parte…competir sin la obligación de ser campeones …

Por eso es gratificante que en el ocaso de nuestra vida, grupos diversos de nuestros ex alumnos, se acuerden de nosotros para invitarnos a compartir con ellos, reuniones, celebrando sus treinta o más años de su egreso escolar…en este bendito año del 2010…dos de ellos se han molestado en tomarnos en cuenta, y con mucha antelación nos han girado sendas invitaciones…una de ellas la celebramos en la bella ciudad de las “Camelias”…Matehuala, S.L.P., en donde estuvimos hace cosa de dos meses, pues mis siempre bellas ex alumnas cumplían “solamente” CINCUENTA AÑOS de haber tenido la dicha de haber sido su maestro de Educación Física y Deportes…1960…cuando cumplía apenas mi segundo año de vida profesional…y con floridos 21 años de edad…ellas entre 14 y 17 años…surgió un afecto que no se borró de mi memoria jamás…y al parecer de algunas de ellas, tampoco…con ojos de bondad nos miramos como en nuestra pasada juventud, y disfrutamos de momentos de verdadera camaradería…recordando algunos bellos momentos, algunos por mí ya olvidados, pero que en algunas de ellas estaban más que presentes …solo flores y abrazos recibí …prometiendo volverá reunirnos dentro de diez años…ofreciéndoles que aunque sea en cenizas asistiré a su futura reunión…así Marina Tamayo y las bellas hermanitas Dibildox lo apuntaron en su agenda…y Yo en la mía…(espero cumplir).

La segunda invitación la recibí, la semana pasada, de una inquieta y un tanto agradecida ex alumna de mi inolvidable Tía Jovita Estrada…Maestra en toda su vida profesional de la muy estimada y este año Centenaria Escuela “Josefa Ortiz de Domínguez”…Lupita Landa, que juntándose con otras compañeras decidieron poner fin a un ayuno de 32 años sin reunirse, ya que egresaron de la primaria “apenas” hace esos mismos años…(1978)…me platicó que siendo su maestro de E.F. le otorgué un trato preferencial, pues sufría de cierto trauma familiar, y que entre su recordada maestra Jovita y su Profe Mario RE la ayudamos a superar…algunos casos similares me presentaron otros de sus compañeros, a los que animamos a tomar parte en los deportes, diciéndoles simplemente “usted puede”…”anímese”…o agradecer que haya convencido a sus padres para que les dejaran participar en las competencias…De momento simplemente no recordaba tales hechos, pues tal accionar era el pan de todos los días de todos los “Profes” de Educación Física…pero recibir su agradecimiento envuelto en su afecto, es algo que no tiene precio…a mis antiguas alumnas de Matehuala y de Queretarín todo mi afecto…les abraza y saluda su casi centenario “Profe”…Mario RE.