Esperando el escultor M. Michel, el reconocimiento queretano

Homenajes en bodega
Diario de Querétaro

 

Heidy Wagner
A propósito de monumentos perdidos, DIARIO DE QUERETARO localizó dos enormes esculturas de bronce dentro de una bodega localizada en el Acceso III, No. 113 de la Zona Industrial Benito Juárez, la primera dedicada al “Bombero” de aproximadamente 3 metros de altura y otra inspirada en los “Minusválidos”, ambas firmadas por el renombrado escultor mexicano Miguel Michel.

Cabe destacar que estas obras nunca han sido expuestas en Querétaro, de acuerdo a los encargados de esta bodega los monumentos han permanecido almacenados desde 2008 y la intención de la administración municipal anterior según dicen, era colocarlos en el Parque Bicentenario como un homenaje a los Bomberos y a los deportistas sobre silla de ruedas, situación que obviamente nunca ocurrió.

Miguel Michel es un destacado escultor jalisciense, ingeniero industrial de profesión, además de maestro y artista, en la Ciudad de Querétaro existen varias de sus obras como: Un par de toros naturales, monumento a La Familia, al Maestro, a la Senectud, a Andrés Balvanera, Josefa Vergara y Carlos Septién García, un Escudo Nacional de 1.00 cm y 1.60 cm de altura, Independientemente de otro monumento dedicado al Maestro en el municipio de San Juan del Río.

A partir de 1985, Miguel Michel inicia un periodo de intensa actividad escultórica independiente que se traduce en un inmenso número de piezas de dimensión monumental que forman parte de esas fechas del equipamiento urbano de importantes ciudades de todo el país, entra las que destacan Guadalajara, Tijuana, Ciudad Victoria, Tuxpan, Querétaro, Monterrey, Chihuahua, Baja California, Morelos, Quintana Roo y Ciudad de México.

La amplitud de su obra abarca bustos y figuras completas de nuestros Héroes Insurgentes: monumentos y bustos de Miguel Hidalgo y Costilla, José María Morelos, Josefa Ortiz de Domínguez, Mariano Abasolo y los hermanos Aldama concebidos y ejecutados por el gran escultor, engalanan las grandes ciudades de México.

En otra de las vertientes de su trabajo escultórico, Miguel Michel ha buscado aproximar sus concepciones artísticas al hombre común y al ámbito de la familia media, a través de piezas de formato pequeño y mediano de diversas temáticas de gusto generalizado y no demasiado onerosa adquisición. Las piezas de Michel pese a su carácter -a medio camino entre lo artesanal y lo industrial-, tienen calidad artística que transmite un gusto excelso por la vida; motivos religiosos, animales, temas taurinos, tópicos deportivos, bailarinas y desnudos, mujer mexicana y escenas de la vida diaria conforman la nómina de estas cuidadas piezas de inspiración realista, en las que no están exentas las visiones de raíz humorística y amable ironía.

La obra de Michel ha sido expuesta en múltiples y variadas locaciones: Casas de la Cultura de Puebla, Cuernavaca, Ciudad Guadalupe y Laredo y Centro Cultural Asturiano de México; Museos de la Ciudad de México y de Arte Moderno de Gómez Palacio; Galerías Montetaxco del INBA, Esculturart en Cocoyoc y Polanco en la Ciudad de México; instalaciones de instituciones privadas tales como el Banco Nacional de México, el Consejo Nacional Agropecuario y más de una decena de clubes de golf en todo el país; universidades del Noroeste de Sonora, La Salle de Torreón y Juárez en Durango; Palacio de Minería en la Ciudad de México; en el año 2007 expuso en la Facultad de Ingeniería de la UNAM.

Algo que vale la pena tomar en cuenta, por aquello de los monumentos perdidos, es el hecho que la ficha de trabajo de Miguel Michel informa que entre los años 2006 y 2008 realizó varias obras para la Ciudad de Morelia, Michoacán, entre los que destacan uno dedicado a los Minusválidos y otro al Bombero.

Esta entrada fue publicada en Mundo.