“Duele la saña, la impotencia y la mentira”

Por Jerónimo Sánchez

Duelen los ajenos dolores, los del otro
Duelen por cercanos
Duelen los dolores, los agravios
Duelen porque están en ellos y en nosotros

Queman las lágrimas ajenas
Cuando son la impotencia de los muchos
queman por falta de esperanza
Y porque anuda en garganta de nosotros

Es la muerte que nos mira
Hueca, de frente, sin miedo e insensible
Concentrada en la intención y complacida
Por las tantas muertes que se adueñan de la vida

Duele la mentira que difama
El odio sin sentido que arremete
Duele la vida encarcelada
De los muchos inocentes que perecen

Duelen los delitos fabricados
Duelen los artífices de impunidad
Duelen doblemente porque ellos y nosotros
Morimos arrollados en su “legalidad”

No duele la muerte que es de todos
La que llega y de tajo se retira
Duele la impuesta, que aunque empieza
Nos toma horas, días, meses, años …no termina

Duele la saña, el gozo de allá arriba
Duele la indolencia, la soberbia el desparpajo
Duele el miedo que se imparte con su leyes
Duele la rabia que se crece desde abajo

Duele la muerte que se extiende en los cercanos
La que llega irremediable hasta la casa
Duele el exilio que allí viven
Los tuyos y su muerte fragmentada

Simulada camina la muerte en los pasillos
Entre anaqueles, entre archivos y expedientes
Simulada camina entre los jueces
Entre leyes, ministerios y pudientes

Descarnada camina en el palacio
Donde atiende a intereses mezquinos e influyentes
Allí se entretejen y proyectan los destinos
De un abajo dolorido, desgarrado de su gente

Duele el dolor de los agravios, la soberbia
Duele la saña, la impotencia y la mentira
Duele el odio que nos cubre y avergüenza
Duele la muerte que se impone desde arriba

Duele lo que a todos la injusticia
Duele lo que a todos su “legalidad”
Conmueve a todos su imprudencia
Es dolor de muerte su perversidad

Esta entrada fue publicada en Mundo.