El tiempo de la presidencia de Porfirio Díaz

Porfiriato

Porfiriato, periodo de la historia de México comprendido entre 1876 y 1911 en el que el general Porfirio Díaz, que ejercía una dictadura modernizadora, gobernó en México y propició un gran crecimiento económico del país.

Díaz, que derrocó a Sebastián Lerdo de Tejada, continuó la reforma liberal y anticlerical de Benito Juárez, restauró el orden e implantó la paz interior, atrayendo a los personajes más importantes e influyentes y consolidando un sistema que se basaba en las relaciones personales y en la fuerza militar. No obstante, bajo su gobierno estallaron numerosos conflictos. Jugaron un importante papel en la dictadura porfiriana un grupo de intelectuales y profesionales, los llamados científicos, que veían el porfiriato como instrumento necesario para la modernización y la democracia. El gobierno de Díaz, mezcla de progresismo y conservadurismo estuvo lleno de contradicciones. Aunque su lema era “sufragio efectivo, no reelección”, llegó a ser reelegido en siete ocasiones, abandonó muchas de sus propuestas iniciales y obtuvo el apoyo de la Iglesia y los terratenientes.

Bajo la dictadura porfiriana México consiguió un importante progreso económico, apoyado en gran medida por el alto crecimiento de población que experimentó el país en esas décadas. Aumentaron los latifundios a costa de las tierras de las comunidades indígenas, la desamortización de los bienes eclesiásticos y las tierras baldías. Con las grandes propiedades, la agricultura se orientó a la exportación y creció espectacularmente, sobre todo en la producción de henequén, café, cacao, hule y chicle. Se favoreció la llegada e inversión de capital extranjero. El Estado no intervenía en los conflictos obreros, dejando libertad de acción a los patronos. Se pagaban salarios bajos, lo que evitaba la llegada de inmigrantes y favorecía el empleo de mano de obra nacional y una alta rentabilidad. Y con ese capital extranjero se financiaba el programa de progreso, la construcción y expansión de la red de ferrocarriles concedidos a las compañías extranjeras y el desarrollo de la minería de plata.

En los primeros años del siglo XX el gobierno de Porfirio Díaz se fue debilitando, tenía poca credibilidad y muchos opositores. Se recrudecieron los actos de represalia contra campesinos y trabajadores, como las matanzas de Río Blanco (1905) y Cananea (1906) y poco después el Partido Liberal Mexicano, bajo el liderazgo de los hermanos Flores Magón, publicaba un manifiesto de 28 puntos, considerando como el antecedente inmediato del levantamiento popular. En 1908, Francisco Ignacio Madero, hijo de un rico industrial y latifundista, publicó un libro que pronto se hizo famoso, La sucesión presidencial en 1910, en el que condenaba el militarismo, rendía culto a la Constitución de 1857 y llamaba a la ciudadanía a organizarse de cara a las próximas elecciones políticas. Madero organizó el Partido Antirreeleccionista, se entrevistó con Díaz y tras las elecciones, que volvió a ganar fraudulentamente el dictador, en julio de 1910 lanzó el llamado Plan de San Luis, en el que se reivindicaban, entre otras cosas, la devolución de las tierras a los campesinos y el “sufragio efectivo, no reelección”, tan esgrimido por el propio Díaz en época anterior.

El 20 de noviembre de 1910, siguiendo la llamada de Madero, se iniciaba la Revolución Mexicana, que acabaría con el porfiriato, después de un breve pero intenso enfrentamiento político y militar. El 25 de mayo de 1911 la Cámara de Diputados recibió la renuncia formal a la presidencia de la República del general Porfirio Díaz. Esa misma noche salía rumbo a Veracruz, donde se embarcó con destino a Europa.

Plaza de Armas

La plaza de Armas que hasta hace muchos años presentaba un aspecto poco simpático y era un lugar molesto para el tráfico de los vecinos ya que por ahí pasaba el mercado de “El Baratillo”, ha sufrido en nuestros días una transformación completa. Debido a los afanes del Sr. Vicente Albarrán, regidor del Ayuntamiento y también a los del Srs. Alberto Llaca y Macario Hidalgo que hayan hecho que este lugar se convierta en un bellísimo jardín, donde ahora lucen hermosos árboles. El perímetro exterior, que es un perfecto paralelogramo, esta circundado de vistosos árboles y flores.

En el centro del Jardín está la fuente principal, y en medio de ella la ancha base de una columna, como de 8 metros de altura, en cuyo remate se encuentra una estatua de Marqués de la Villa de Villar de Águila.

También en esta plaza se encuentra un conjunto de pedestales se pusieron inscripciones, las que por acuerdo del Ayuntamiento deberán conservarse y dicen así: En la que mira hacia el Norte; Al Sr. Marqués de la Villa del Villar del Águila, en la del Oeste: Porque costeó y dirigió la introducción del agua a esta ciudad, En la del Sur: El M.I. Ayuntamiento en pública gratitud y en le del Este: Le consigna este monumento el año de 1843.

El costado que mira al N. De la plaza que describimos, lo forman una parte del Mesón de San Antonio, teniendo su entrada por la inmediata calle de Posadas, y algunos conjuntos habitacionales que por abajo tienen pequeños comercios.

Esta entrada fue publicada en Mundo.