“Nadie habla mejor de la poesía que los poetas” por Mario Rodríguez

“AQUELLOS TIEMPOS”.-

Mario Rodríguez Estrada.-

“DEBO DECIROS QUE NO HE ENCONTRADO A NADIE QUE HABLE DE LA POESIA MEJOR QUE LOS PROPIOS POETAS”.-Platón (428-347 a.n.e.), filósofo griego.

Tratando de comprender la poesía moderna.-

Los primeros brotes de la tendencia modernista en la América Española…dice Max Enríquez Ureña…surgen al iniciarse la década de 1880 a 1890. Al querer comprender los entreveros de sus versos, causa en el snob que se atreva a entenderlos, una completa y total psicopatía mental…tal es, por ejemplo, el caso del poeta cubano Diego Vicente Tejera al leer su poema “Un ramo de violetas”, en el que emplea estrofas casi amorfas de versos cortos, valiéndose además de combinaciones y metros, entonces no usuales, como el dodecasílabo, formado por cuatro clausulas trisilábicas: “Lo ves, niña mía/¿te encantan sus rostros?/¡qué fulgor tan dulce despiden tus ojos!/ángeles blancos/ángeles róseos/azules unos/dorados otros/tienen/todos/arpas de oro.

Gutiérrez Nájera, aún cuando usó en sus múltiples, archi reconocidos y bellísimos poemas, diversos metros y combinaciones, se aficionó (gracias a Dios), a un verso de diez sílabas, compuesto de cinco más cinco, que para mi limitado gusto los hacen más entendibles…y vea usted si no: En dulce charla de sobremesa/ Mientras devoro fresa tras fresa/ Y abajo ronca tu perro bob/ Te haré el retrato de la duquesa/ Que adora a veces el duque Job…Qué maravilla de musicalidad.
Le sigue Salvador Díaz Mirón, que igualmente hizo uso de incontables metros, dando vida a versos repletos de su combativo temperamento, activo, violento e impulsivo…y si no dígame usted , que calificativo le podríamos dar al recrearnos con estas dos floraciones de sus múltiples entramados vergelianos: No intentes convencerme de torpeza/ En los delirios de tu mente loca/ Mi razón es al par Luz y firmeza/¡Firmeza y luz como el cristal de roca…Los claros timbres de que estoy ufano/Han de salir de la calumnia ilesos/Hay plumajes que cruzan el pantano y no se manchan/¡Mi plumaje es de esos!…(¡Hay cañón!…que brillante pintura poética).-(A Gloria).-

Después aparecen el cubano Julián del Casal…(1863), al quedarse huérfano dedicó unos versos igualmente huérfanos a su madre: No fuiste una mujer, sino una santa/que murió de dar vida a un desdichado,/pues salí de tu seno delicado/como sale una espina de una planta…Después vino José Asunción Silva, que a mediados de 1894 apantalló al mundo poético al dar a conocer su poema intitulado: “Nocturno”…Una noche/una noche toda llena de murmullos, de perfumes y de música de alas/una noche/ en que ardían en la sombra nupcial y húmeda las luciérnagas fantásticas/a mi lado lentamente, contra mí ceñida toda, muda y pálida/como si un presentimiento de amarguras infinitas/hasta el más secreto fondo de las fibras te agitara/por la senda florecida que atraviesa la llanura/ caminabas. Y aquí ya me dejó este poeta un tanto difuso y confuso,” pues la forma…dice Max Henríquez Ureña…es desusada y novedosa. Esa medida elástica, en la que se mezclan versos asonantados de cuatro, ocho, doce, dieciséis y veinte sílabas (siempre múltiplos de cuatro), en mitad de los cuales aparece excepcionalmente algún exasílabo, cuando no un dodecasílabo repetido tres veces consecutivas para producir, por contraste con las cláusulas tetrasilábicas, una armonía superior, que desconcertó a muchos lectores”…y la mera verdad a mí también, por lo que mejor dejé en paz eso de tratar de entenderle a los poetas…y mucho, pero mucho menos a los poetas super modernistas, que al no comprenderles ni jota nos llaman nacos…por lo que desde ahora me declaro alumno de los libros de la relatividad de Einstein…leeré los versos que yo entienda y me causen placer…seguiré siendo Machadista y Rubén Darista…ellos por lo menos si le ponen música a sus versos…se despide su despistado y noqueado poético amigo de “Aquellos tiempos”…Mario RE.-