La Sierra Gorda y su riqueza natural: Increible

Reserva de la Biosfera Sierra Gorda, ejemplo a seguir por otras áreas de protección ecológica

Diario de Querétaro

La Reserva de la Biosfera Sierra Gorda fue decretada el 19 de mayo de 1997, con la meta de proteger la excepcional riqueza de sus ecosistemas y especies. La administración de la reserva quedó a cargo del Grupo Ecológico Sierra Gorda quienes desde ese momento pusieron en marcha programas para llevar a la región a la sustentabilidad integrando la participación de las comunidades serranas y logrando con ello la protección y restauración de suelos, recursos forestales y vida silvestre.

En marzo del 2001, gracias a los satisfactorios logros para promover la conservación de la biodiversidad, se incluyó a la Sierra Gorda dentro de la Red Mundial de Reservas Man and Biosphere de la UNESCO, consiguiendo con ello protección y recursos internacionales.

Esta reserva forma parte de la Sierra Madre Oriental y se localiza en el centro-oriente de México, al norte del estado de Querétaro, en un punto donde confluyen las dos grandes regiones neártica y neotropical, y ocupa un área de 383,567 hectáreas distribuidas entre los municipios Jalpan de Sierra, Landa de Matamoros, Arroyo Seco, Peñamiller y Pinal de Amoles.

Tiene una geografía en extremo accidentada, cuyas altitudes van desde los 300 metros sobre el nivel del mar en el Cañón del Río Santa María, del municipio de Jalpan, hasta los 3,100 msnm, en el Cerro de la Pingüica, en Pinal de Amoles. Además, debido a la naturaleza característica de la región se encuentra un gran número de sótanos, grutas y galerías subterráneas, como el Sótano del Barro, con 410 metros de tiro vertical, verdadero paraíso para espelólogos y geólogos.

Hidrológicamente la Sierra Gorda pertenece en su totalidad a la cuenca del Río Pánuco, a través de corrientes como el río Santa María y el Moctezuma, que a su vez alimentan a los ríos Escanela, Tancuilín, Extoraz, Ayutla y Concá. Es decir, todos los escurrimientos producidos en la reserva desembocan en el Golfo de México. Colinda con los estados de Guanajuato, al oeste, San Luis Potosí al norte y este, Hidalgo al sureste y con el resto del estado de Querétaro al sur, sirviendo de límite al río Extoraz.

La principal característica biológica que hace relevante a la Sierra Gorda es la ecodiversidad, que indica que en una superficie determinada se localizan un gran número de ecosistemas distintos con una gran diversidad biológica. No es extraño que a los visitantes les sorprenda la rapidez con la que cambia de ecosistemas sólo con rodear alguna montaña, debido a que los diferentes patrones de precipitación pluvial son propiciados por las mismas cordilleras que componen la Sierra y provocan “sombras” orográficas o de lluvia. Dicho de otra forma, las nubes cargadas de agua provenientes de la costa en muchas ocasiones se topan con los picos más altos que les impiden el acceso a determinadas microrregiones, por tanto, se conservan más secas y gracias a esto, se desarrolla una vegetación específica por cada región.

De todas las áreas naturales protegidas de México, ésta ocupa el primer lugar en cuanto a ecodiversidad y presenta 14 tipos distintos de vegetación. Una muestra de esta diversidad es la presencia de especies norteñas como el abeto Douglas (pseudotsuga menziesii) y el álamo temblón (populus tremuloides), otras típicas de las selvas del sureste como la ceiba (ceiba pentandra), de los desierto del norte, como la gobernadora (larrea tridentata), hasta especies de bosques chiapanecos como el petatillo (ulmus mexicana) o los helechos arborescentes (nephelea mexicana).

Con los trabajos realizados por investigadores de distintas instituciones, hasta el momento hay registradas 2,308 especies de plantas vasculares y 127 del reino fungi, aunque se cree que este número crecerá significativamente dada la gran cantidad de biomas existentes. De las especies registradas 25 cuentan con estatus de protección,11 como amenazadas, cinco en peligro de extinción, cinco catalogadas como raras y cuatro están bajo protección especial.

Entre las especies amenazadas o en peligro de extinción se encuentran la biznaga gigante (echinocactus grandis), el peyote queretano (lophophora diffusa), la magnolia (magnolia schiedeana),el cedro blanco (cupressus lusitánica),el cedro rojo(cedrela dugesii), el palo escrito(dalbergia paloescrito) y muchas cactáceas que son depredadas para su venta como objetos de ornato.

En correspondencia con la enorme diversidad vegetal existe igualmente una notoria riqueza faunística, a la que podemos representar por dos especies que normalmente viven en latitudes disímiles, pero a las que sorprendentemente podemos ubicar en la misma zona dentro de la reserva, como el oso negro (ursus americanus)y la guacamaya verde (ara militaris),faunas representativas de la región neártica y neotropical respectivamente.

Aunque se tiene claro que las cantidades tenderán a subir en el futuro, actualmente hay reportadas 580 especies de vertebrados, de las cuales 323 son aves, con 19 órdenes distintas, 53 familias, 220 géneros y 27 especies endémicas a la reserva. Los mamíferos suman 131, lo que ubica a la reserva en primer lugar nacional seguido por Montes Azules con 112. Hay 71 especies de reptiles y 23 de anfibios, y éstos últimos son los menos estudiados.

En la reserva existen poblaciones de las seis especies de felinos que habitan el territorio nacional: gato montés (felis rufus),tigrillo(felis wiedii),ocelote( felis pardalis),jaguarundi (felis yagouaroundi), puma (felis concolor)y el imponente jaguar(panthera anca),éste último en peligro de extinción y del cual ya se tienen huellas en yeso localizadas cerca del Cañón del río Santa María.

Entre las especies endémicas de la Sierra Gorda está la tuza(pappo- geomys neglectus)con distribución muy restringida en las partes más altas de Pinal de Amoles; un tipo de mariposa(autochton siermadrior),algunos artrópodos y peces cavernícolas. En mayo pasado fue presenta- do una nueva especie de crustáceo (procambarus ortmannicus yagoii), también endémico del río Extoraz que, a unos meses de ser descubierto, ya se encuentra en peligro de extinción por la inminente construcción aquí de una presa.

El Grupo Ecológico Sierra Gorda realiza sus programas de conservación y su proyecto de “Protección de la biodiversidad en la Reserva de la Biosfera Sierra Gorda”, basándose en la formación de una cultura ambiental de sustentabilidad. Se busca que la población serrana valore y cobre conciencia sobre la riqueza natural de su tierra y sobre las dificultades y problemas que la afectan, para emprender labores de rescate, saneamiento, protección y fortalecimiento del patrimonio natural, además de generar nuevas actitudes y opciones económicas acordes con el desarrollo sustentable.

Actualmente, los aprovechamientos madereros comienzan a dar frutos debido a la reforestación intensiva realizada por los mismos ejidatarios, lo cual permitió recobrar tierras de labranza con vocación originalmente forestal y las tierras cultivadas ahora utilizan barreras naturales para evitar la erosión de las montañas. Los desechos plásticos son depositados en contenedores dispersos en las 600 comunidades que conforman la reserva, y son concentrados para su procesamiento industrial, evitando la contaminación en lugares aislado.

Este proyecto de protección se encuentra avalado y financiado por el Fondo Mundial para el medio ambiente de la ONU yel Banco Mundial, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y el Fondo Mundial para la Vida Silvestre.

En el estado de Querétaro solamente existen tres áreas naturales protegidas: El Parque Nacional del Cimatario; el Parque Nacional Cerro de las Campanas y desde luego la Reserva de la Biosfera Sierra Gorda; es decir, El Tángano, Joya la Barreta y Peña Colorada si bien están catalogados como áreas de protección ecológica especial y en el mejor de los casos cuentan con un decreto o reconocimiento municipal y estatal como zonas protegidas, sin embargo a nivel internacional no tienen ese estatus, ojalá que los distintos niveles de gobierno en coordinación con los grupos y asociaciones de ambientalistas trabajen en este tema con la finalidad que estos espacios reciban beneficios como los que hoy tiene la Reserva de la Biosfera, pero para ello se necesita trabajar más y grillar menos.

Agradezco de antemano sus comentarios y sugerencias en el correo electrónico

heidywagner@yahoo.com

Esta entrada fue publicada en Mundo.