López Austin y el pasado prehispánico

El historiador recibirá un homenaje por parte del INAH y la UNAM la próxima semana

López Austin, revolucionario de la concepción mesoamericana

 Sus planteamientos son fundamentales en la temática de los pueblos indígenas, afirma Andrés Medina Hernández, del IIA

 “Hizo aportes sustantivos al conocimiento de la cultura actual”

Emir Olivares Alonso

Historiador reconocido a escala nacional e internacional, un “gran maestro” formador de decenas de generaciones y “hombre comprometido” social y políticamente, Alfredo López Austin (Ciudad Juárez, Chihuahua, 1936) ha contribuido a “revolucionar” la concepción y las discusiones en torno a la cosmovisión mesoamericana.

 

Así lo aseguró Andrés Medina Hernández, académico del Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien agregó que su colega ha realizado “aportes sustantivos” tanto al conocimiento del México antiguo como en la cultura contemporánea del país, en particular en la tradición de los pueblos mesoamericanos.

 

La siguiente semana, los días 4 y 5 de septiembre, López Austin, investigador emérito del IIA y profesor de la Facultad de Filosofía y Letras, recibirá un homenaje de parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la UNAM.

 

“Que se le haga este homenaje en vida es significativo y relevante, porque él mismo podrá reconocer que su trabajo ha rendido frutos. Además, podrá hacer toda una reflexión en torno al impacto de su obra y sobre cómo los temas que él ha estudiado son significativos todavía en la investigación contemporánea, habemos investigadores que seguimos líneas que planteó en su obra”, señaló Medina Hernández.

 

De destacada trayectoria académica, López Austin es uno de los estudiosos del México prehispánico más connotados en el país. Sus temas de investigación se han centrado en las civilizaciones precolombinas, en particular la Mexica, religión mesoamericana y el mito de Quetzalcóatl, entre otros.

 

Ha publicado más de 30 libros como autor, editor y coordinador, entre ellos Hombre-dios: religión y política en el mundo náhuatl, El conejo en la cara de la luna: ensayos sobre mitología de la tradición mesoamericana, Breve historia de la tradición religiosa mesoamericana, Cuerpo humano e ideología. Las concepciones de los antiguos nahuas, entre otros.

 

Con la edición de Cuerpo humano e ideología. Las concepciones de los antiguos nahuas, en 1980, “reconoce a partir de documentos en náhuatl lo que llama la cosmovisión mesoamericana. El planteamiento que hace en esta obra es fundamental en la discusión teórica y la temática de los pueblos indígenas, y enriquece todo el debate en varias direcciones”, planteó en entrevista con La Jornada Medina Hernández.

Foto

López Austin es investigador emérito del Instituto de Investigaciones Antropológicas y profesor de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM; el historiador en entrevista, en 2008Foto Carlos Cisneros

 

Gracias a los aportes de ese libro, agregó el investigador del IIA, se reconoce la vigencia de una concepción del mundo mesoamericano desde el siglo XVI y que llega hasta nuestros días y está presente tanto en los pueblos indígenas como en buena parte de la cultura nacional. Esos aportes además reactivaron la discusión entre varios especialistas, principalmente los arqueólogos, sobre el concepto Mesoamérica (acuñado en 1943 por el etnólogo alemán Paul Kirchhoff) y que en los años 70 del siglo pasado comenzó a recibir críticas porque era el referente oficial del INAH, pero dejaba fuera a los pueblos originarios del norte del país.

 

“Cuando López Austin publica su libro, en 1980, reactiva la discusión porque aporta un planteamiento que es muy sugerente y permite reconsiderar muchos aspectos que tienen que ver con esta tradición cultural e histórica”, apuntó Andrés Medina Hernández.

 

Debido a su importante trayectoria, López Austin ha recibido varios reconocimientos y distinciones, como el Premio Universidad Nacional (1993); la medalla y diploma del Senado de la Universidad de Varsovia, Polonia (2008); el Linda Échele Award, de la Universidad de Texas, Austin, Estados Unidos; el H.B. Nicholson Medal for Excelente in Mesoamerican Studioes, de la Universidad de Hardvard, por mencionar sólo algunos.

 

“Se trata de un espléndido investigador; de un hombre comprometido social y políticamente, que siempre apoya a los movimientos progresistas. Es un gran maestro, buen conferencista, académico e historiador reconocido internacionalmente. Es una persona bastante accesible, lo que llama la atención frente a otros investigadores de prestigio, siempre ha sido sencillo, abierto a la discusión y gana el cariño de sus alumnos. Representa lo mejor de la UNAM y del país, por eso es relevante el homenaje que se le rendirá”, finalizó Medina Hernández.