El pasado manda en la Iglesia del futuro

 

El cardenal Bertone asegura que ha sido atacado por una “red de cuervos y víboras”

El arzobispo considera “positivo” el balance de los siete años en el cargo, a pesar de “las acusaciones” vertidas contra él

 

    El pasado manda en la Iglesia del futuro

    La élite diplomática recupera el poder en el Vaticano

 

EFE

Ciudad del Vaticano

 

El aún secretario de Estado vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, que será sustituido el próximo octubre, considera “positivo” el balance de los siete años en el cargo, a pesar de “las acusaciones” vertidas contra él por “una red de cuervos y de víboras”.

 

La prensa italiana recoge hoy estas declaraciones que Bertone realizó ayer a la salida de una ceremonia religiosa en Siracusa, en la isla italiana de Sicilia, después de que el sábado el papa Francisco decidiese sustituirle por el actual nuncio de Venezuela, el italiano Pietro Parolin.

 

“El balance de estos años yo lo veo positivo. Naturalmente ha habido muchos problemas, especialmente en los últimos dos años. Se han vertido sobre mi acusaciones. Una red de cuervos y víboras. Pero esto no debería oscurecer lo que considero un balance positivo”, dijo Bertone. El cardenal de 78 años había quedado salpicado por el escándalo de las filtraciones de los documentos vaticanos (el llamado Vatileaks), en los que se le acusaba de mala gestión y de abuso de poder.

 

Su nombre aparecía en cartas como las que envió Carlo María Viganó, nuncio en EE UU y exsecretario general del Governatorato de la Ciudad del Vaticano (Gobierno que gestiona este Estado), en las que intentaba advertir a Benedicto XVI de la “corrupción, prevaricación y mala gestión” en la administración vaticana.

 

Benedicto XVI ya había rechazado una primera renuncia por motivos de edad de Bertone en 2009 explicando que no quería “renunciar a la valiosa colaboración” del purpurado, y tras el escándalo también le volvió a demostrar su confianza.

 

El Secretario de Estado, que dejará su cargo el 15 de octubre, admitió que en estos años ha tenido “defectos”, pero aseguró que lo ha dado “todo” y que no se puede afirmar “que no haya intentado servir a la Iglesia”.

 

El papa Francisco ha elegido como su nueva mano derecha a un hombre con una gran bagaje diplomático, que desde 2009 era nuncio de Venezuela y que conoce perfectamente como funciona la Curia romana pues de 2002 a 2009 fue subsecretario de la Sección para las Relaciones con los Estados de la Secretaría de Estado.