El destino me impuso ser escritor:Fernando Del Paso

“Estoy contento con el destino porque me impuso ser escritor”

Fernando del Paso recibirá dos homenajes; hoy en la colonia Roma y mañana en Bellas Artes

Ángel Vargas

La Jornada

 

Fernando del Paso afirma que la literatura es una vocación que debe al destino, el cual “me impuso a todos mis parientes y amigos, con los cuales estoy muy agradecido por haber hecho de mí lo que soy: un escritor”.

 

Considerado uno de los más relevantes narradores y ensayistas de Latinoamérica, con obras reconocidas como José Trigo, Palinuro de México y Noticias del imperio, el autor hablará al respecto durante el homenaje que el Movimiento Pro Dignificación de la Colonia Roma AC le rendirá este sábado a las 12 horas.

 

El acto consistirá en la develación de una placa conmemorativa en Orizaba 150, en dicha colonia, en la cual se ubica la casona donde nació Del Paso el primero de abril de hace 78 años.

 

No obstante que aún se encuentra convaleciente de un problema de salud que lo aquejó hace unas semanas, el escritor decidió viajar a la ciudad de México (vive en Guadalajara, Jalisco) para asistir al mencionado reconocimiento, así como al que se le tributará mañana, también a las 12 horas, en el Palacio de Bellas Artes.

 

Este segundo homenaje forma parte del ciclo Protagonistas de la Literatura Mexicana, organizado por el Instituto Nacional de Bellas Artes, instancia que reconoce al también dibujante, publicista y diplomático por su trayectoria como “escritor polifacético que ha incursionado en la novela, la poesía, el ensayo, la dramaturgia, el periodismo, el dibujo y en la pintura”.

 

Lectura dramatizada

 

En ese acto, que tendrá lugar en la sala Manuel M. Ponce, participarán el poeta Hugo Gutiérrez Vega, Giuliana Dal Piaz, traductora al italiano de Noticias del imperio, y Héctor Iván González, especialista en la obra del escritor. Además se realizará una lectura dramatizada de esa novela histórica, a cargo de Mauricio Jiménez.

 

A propósito del homenaje que le hará el Movimiento Pro Dignificación de la Colonia Roma, Fernando del Paso reflexiona que, en la existencia de todo ser humano, casi todo nos es impuesto.

 

“La vida misma, el nombre que vamos a llevar toda la vida, la ciudad y el país, la religión, y lo mismo el idioma con el que nos vamos a entender con los demás. La única imposición que nunca me gustó fue la religiosa”, asienta.

 

“Estoy contento con todo el resto de las imposiciones. Amé a mis padres, me gusta mi nombre, adoro el idioma en el cual me expreso, me gusta en particular la casa en que nací aunque ya no viva mi abuelo, que era su dueño y hace tiempo que se vendió.”

 

El literato recuerda que dicha edificación fue propiedad de su abuelo materno, José Morante Villarreal, quien no obstante ser casi autodidacta, pues estudió sólo hasta el tercer grado, logró ser líder ferrocarrilero, presidente de la Cámara de Senadores y gobernador interino de Tamaulipas.

 

“También el destino me impuso a todos mis parientes y amigos a quienes estoy muy agradecido por su presencia y por haber hecho de mí lo que soy: un escritor”, así rubrica Fernando del Paso el texto que leerá en la ceremonia de hoy.