¿Es la música un tipo de inteligencia?

La Jornada Semanal

Alonso Arreola

 

¿Son la pintura, la danza, el teatro, el cine… son las artes inteligencia en sí mismas y por ellas mismas, o son expresiones de la razón, comprensión, juicio y talento humanos como parte de un desarrollo inevitable? En otras palabras, ¿las artes son arco o son flecha?

Hace nueve días presentamos una conferencia en el IV Congreso de Educación Artística para el Desarrollo Humano del Instituto Cultural de León. Horas antes y frente a un variopinto grupo de maestros y estudiantes, hicimos un círculo reflexivo a partir de la pregunta propuesta por la organización: “¿Es la música un tipo de inteligencia?” Pues bien, hoy añadimos: ¿Son la pintura, la danza, el teatro, el cine… son las artes inteligencia en sí mismas y por ellas mismas, o son expresiones de la razón, comprensión, juicio y talento humanos como parte de un desarrollo inevitable? En otras palabras, ¿las artes son arco o son flecha?

Acordemos primero que la inteligencia es suma de cualidades, como memoria, concentración, análisis, predicción, creatividad, capacidad para resolver problemas, imaginación, organización en tiempo y espacio, asociación de ideas, síntesis… Todas cualidades móviles y flexibles en un cambio de “mirada” constante. Ahora pensemos en la música como ese río de elementos preexistentes (culturales, teóricos y técnicos), cambiante siempre, al que nos es dado entrar para manifestarnos brevemente. Así, la música es la suma de todas las músicas que nos precedieron. Es un vehículo más o menos independiente que promueve nuestra inteligencia sea como compositores o como recreadores (escuchas); una huella que nos activa mientras viaja por el aire. Es como un casco invisible que comunica gimnasios o discotecas cerebrales, pues es la única actividad conocida que activa, enciende y combina simultáneamente todas las zonas especializadas que se han identificado a través de tomografías magnéticas (lóbulos, amígdala, hipocampo, córtex, etcétera).

Ahora bien, la idea del gimnasio es peligrosa pues nos lleva a mitos no comprobados como el del “Efecto Mozart”. ¿Lo conoce nuestra lectora, lector? Es el que supone que por escuchar música clásica niños y bebés serán luego más inteligentes; lo que en realidad queda en segundo plano, justamente, por la enorme actividad cerebral que se desarrolla con la atención musical y que –paradójicamente– termina ocultando aspectos de influencia en áreas específicas manteniéndonos en el misterio. Sin extendernos, además de esta inteligencia en términos tradicionales, sería justo hablar de una inteligencia emocional y de una inteligencia corporal. En los tres tipos se ve involucrada la música de principio a fin, pues ha servido por milenios para que el hombre aprenda lecciones, rituales y prácticas de supervivencia en sociedad y frente a la naturaleza.

Desde otra mirada, hay también inteligencia artificial producida por algoritmos con principios aleatorios, como GenJam y GenBeBop, que van aprendiendo a improvisar “jazzísticamente” a partir de la información con que se alimentan. Estos principios nacieron siglos atrás no sólo con el surrealismo, el dadaísmo y el fluxus, sino con propuestas estocásticas como las de Xenaquis. Hablamos de técnicas relativas a teoría de probabilidad, estadística, teoría de grupos, teoría de juegos y conjuntos aplicándose a la música computarizada. (Ya desde antes Mozart componía minuetos echando los dados, “escuchando” a la suerte.) Estos experimentos buscan destacar la inteligencia de un sistema asequible a partir de parámetros programables, alejados de la espontaneidad humana.

Allí el origen del daño que causan géneros como el reguetón, pues limita los argumentos más elementales y primitivos del sistema musical para un entendimiento extendido, sin retos intelectuales. Una violencia cultural compleja, pues el consumidor manda causando –sin saberlo– una xenofobia sonora.

Así es,: los robots identifican sus gustos mientras músicos y productores los sacian. Romper ese ciclo con ideas estéticas o morales es un estorbo en su negocio. Ya se ve: hablar de inteligencia musical o de música inteligente; de la inteligencia flotando en la música o de la música flotando en la inteligencia, es como tratar de fotografiar un baile entre fantasmas. Perdónesenos el intento. Buen domingo. Buena semana. Buenos sonidos.

This entry was posted in Mundo.

Deja un comentario