“Parásitos” comedia y sátira, va por 6 óscares

La surcoreana Parásitos es uno de los fenómenos cinematográficos de 2019.

Ganó la Palma de Oro de Cannes; los actores fueron elegidos como mejor elenco en los premios del sindicato del gremio de Estados Unidos y va tras seis Óscares: mejor película, cinta internacional, director, guion original, dirección de arte y montaje.

El filme se enfrenta en la categoría de mejor película internacional a la española Dolor y gloria, a la francesa Los miserables, a la polaca Corpus Christi y a la macedonia Honeyland.

También será una serie para HBO que, en opinión de su director, Bong Joon-ho, no será un refrito, sino una versión expandida del filme que explorará ideas descartadas durante el proceso de escritura.

Tuve varias ideas que se fueron acumulando cuando comencé a escribir el guion, declaró el realizador candidato al Óscar a Europa Press. Simplemente, no podía incluirlas todas en el tiempo de ejecución de una película de dos horas, por lo que quedaron almacenadas para crear una cinta de seis horas de duración, añadió.

“Mira lo que hizo Ingmar Bergman con Fanny y Alexander, hay una versión para teatro y otra para televisión”, destacó.

Parásitos es un delicioso thriller de comedia negra que retrata a una familia que vive en un sótano, en una colonia pobre de Corea del Sur y que subsiste doblando cajas para pizza. La aparición de un amigo familiar cambia su panorama, ya que sugiere a uno de los miembros, el hijo mayor, que se haga cargo de su trabajo como tutor de inglés de una adolescente de clase alta.

Una de las secuencias más importantes del filme pasa casi desapercibida: la familia está en torno a una mesa cenando y discutiendo sobre los nuevos empleadores ricos de su hijo.

Aunque es rica, es agradable… refieriéndose a la señora adinerada. Ella es agradable porque tiene dinero, dicen los personajes.

Eso puede sonar a juegos de palabras, pero es una línea crucial, afirmó en entrevista Song Kang-ho, quien interpreta al padre de familia.

El diario inglés The Independent habló con Song Kang-ho respecto del auge del largometraje.

Cuando eres rico, es mucho más fácil ser generoso, y eso se traduce en ser amable. Cuando eres menos rico, incluso si quieres ser generoso, es muy difícil, comentó Kang-ho.

Aunque, aceptó, en Parásitos nadie es realmente agradable.

Simbolismo

La casa de clase alta que presenta la cinta es una maravilla arquitectónica. Es un simbolismo increíble, porque el piso del sótano (donde vive con su familia, en la historia) expresa la esperanza, pero al mismo tiempo la desesperación. Estás medio subterráneo, así que hay un potencial para ascender, pero también existe el potencial de ir al sótano absoluto. Hay una ironía con la que la película está lidiando, y eso la hace poderosa, sostuvo Kang-ho.

El actor afirmó que el tema del olor, presente en la película, es algo invisible, pero ahí es donde reside también su horror, porque hay algo muy fuerte que no puedes ver, pero determina la relación.

Aseguró que no hay buenos ni malos en la cinta. No creo que mi personaje sea una mala persona. Es amable y considerado… pero detrás de toda su fachada hay una sensación de dolor y de orgullo que constantemente se ve amenazada y se acumula con el tiempo.

Relaciones simbióticas

¿Quién es el parásito en la historia?– Se le preguntó al actor, muy destacado en su país.

Respondió: Creo que en cierto sentido cada personaje es un parásito. La familia rica depende del conductor, la criada y otras personas, así que en cierto modo, también son parásitos. Esta película trata sobre cómo podemos vivir juntos y cómo las personas construyen relaciones simbióticas, en lugar de señalar a alguien y llamarlo parásito.

Para Song Kan-ho, no hay mejor resumen de esto que la declaración que Bong Joon-ho publicó cuando el filme salió por primera vez: Es una comedia sin payasos, una tragedia sin villanos, todo conduce a una maraña violenta y a una caída de cabeza por las escaleras, escribió.

¿Quién puede apuntar con el dedo a una familia en dificultades, encerrada en una lucha por la supervivencia y llamar a sus integrantes parásitos?

Este lunes, Bong Joon-ho abrió el debate tras declarar en una nota de la Afp que los subtítulos son un muro difícil de saltar en Hollywood. Una vez que superen la barrera de una pulgada de altura de los subtítulos, tendrán muchas más películas increíbles.

Son muchos los obstáculos que enfrentan las producciones internacionales como Parásitos, aunque sean exitosas: el idioma es uno de ellos. Hay quien dice que los subtítulos distraen, obligan a concentrar la atención en la parte baja de la pantalla, perdiendo información visual valiosa. Están otros que dicen que los ayudan a enfocarse, a seguir mejor la trama.

No es sólo porque son filmes extranjeros, no es sólo debido a que tienen subtítulos, señaló a la agencia Afp. “Es que no son películas comerciales (mainstream), son trabajos artísticos”, cine intelectual, concluyó el realizador surcoreano.

This entry was posted in Mundo.

Deja un comentario