La evolución de la mano humana

Madrid.

Un fósil del pez elpistostege encontrado en Miguasha, Canadá, reveló nuevos conocimientos sobre cómo evolucionó la mano humana a partir de las aletas de peces, según publica un equipo internacional de paleontólogos en la revista Nature.

Investigadores, de la Universidad de Flinders, en Australia, y de la Universidad de Quebec, en Rimouski, en Canadá, revelaron que el espécimen ofreció el eslabón evolutivo perdido en la transición de peces a tetrápodos, cuando comenzaron a incursionar en hábitats como las aguas poco profundas y la tierra durante el periodo Devónico Tardío hace millones de años.

Este pez, de 1.57 metros de largo, muestra el esqueleto completo del brazo (aleta pectoral) por primera vez en cualquier elpistostegaliano hallado. Usando tomografías computarizadas de alta energía, mostró húmero (brazo), radio y cúbito (antebrazo), filas de carpo (muñeca) y falanges organizadas en dígitos (dedos).

Ahora anunciamos nuestro descubrimiento de un espécimen completo de un pez similar a un tetrápodo, llamado elpistostege, que proporciona nueva información extraordinaria sobre la evolución de la mano de vertebrados, señaló John Long, profesor de Estrategia en Paleontología de la Universidad de Flinders.

Es la primera vez que descubrimos dedos atrapados en una aleta. Este hallazgo hace retroceder el origen de los dígitos en los vertebrados hasta el nivel de los peces, y dice que las pautas para la mano se desarrollaron por primera vez en una evolución profunda, justo antes de que los peces abandonaran el agua, sostuvo.

La evolución de los peces en tetrápodos, vertebrados de cuatro patas a los que pertenecen los humanos, fue uno de los eventos más significativos en la historia de la vida.

Hacia la conquista de la tierra

Los vertebrados pudieron abandonar el agua y conquistar la tierra. Para completar esta transición, uno de los cambios más significativos fue la evolución de manos y pies.

A fin de comprender la evolución de una aleta de pez a una extremidad de tetrápodos, los paleontólogos estudian los fósiles de peces y tetrápodos de aletas lobuladas del Devónico medio y alto (hace 393-359 millones de años) conocidos como elpistostegalianos. Éstos incluyen al tiktaalik del Ártico de Canadá, conocido sólo por especímenes incompletos.

El coautor Richard Cloutier, de la Universidad de Quebec, destacó que en la década pasada, los fósiles que han dado información sobre la transición de peces a tetrápodos han ayudado a comprender mejor las transformaciones anatómicas asociadas con la respiración, la audición y la alimentación, a medida que el hábitat cambió de agua a tierra.

El origen de los dedos se relaciona con el desarrollo de la capacidad del pez para soportar su peso en aguas poco profundas o para viajes cortos en tierra, continuó.

“Las otras características que el estudio reveló respecto de la estructura del hueso del brazo superior o el húmero es que también muestra características presentes que se comparten con los primeros anfibios. Elpistostege no es necesariamente nuestro antepasado, pero es lo más cercano que podemos llegar a un verdadero ‘fósil de transición’, un intermedio entre peces y tetrápodos.”

El elpistostege fue el depredador más grande en un hábitat marino poco profundo hace unos 380 millones de años. Tenía colmillos poderosos y afilados, por lo que podría haberse alimentado de varios de los peces extintos más grandes con aletas lobuladas que se encontraron fosilizados en los mismos depósitos.

Este antiguo pez originalmente fue nombrado sólo por una pequeña parte superior del cráneo, encontrado en los acantilados fosilíferos del Parque Nacional Miguasha y descrito en 1938 como perteneciente a un tetrápodo temprano.

Otra parte del cráneo fue encontrada y descrita en 1985, lo que muestra que realmente era un pez avanzado con aletas lobuladas. El notable nuevo espécimen completo de elpistostege fue descubierto en 2010.

This entry was posted in Mundo.