José Pomar; desconocido?

 

Pomar, ese otro desconocido

Juan Arturo Brennan

Inicio con una duda importante: no sé si afirmar aquí que es muy poco lo que se sabe sobre el compositor mexicano José Pomar (1880-1961), o si sería más propio decir que es muy poca la información que circula sobre su vida y su obra. En todo caso, es también muy escasa la música de Pomar que se toca o se graba, de manera que hacerse una idea clara de su perfil personal y profesional no es fácil. Es probable que el dato esencial que todo buen melómano mexicano conoce respecto a Pomar es que fue un músico inmerso (desde la Revolución Mexicana misma) en la discusión ideológica y política de su tiempo, y que participó en esa discusión desde la disidencia. Dicho lo cual, cabría preguntarse si la postura ideológica de Pomar tiene algo que ver directamente con la casi nula difusión de su música, o si se trata simplemente de otro buen compositor que ha sido relegado al olvido por la negligencia y desmemoria cultural que padecemos y que, lejos de mejorar, parece agravarse día a día.

En medio del vacío que se ha hecho alrededor de José Pomar y su música, ha cristalizado muy recientemente un proyecto que sin duda ayudará a disipar ese vacío; se trata de un muy interesante álbum doble (¡que existe, de hecho, físicamente!) que contiene la integral de la obra para piano de Pomar, interpretada por el pianista mexicano Rodrigo Acevedo Traba. Una primera virtud de este álbum monográfico está en el hecho de que Acevedo no sólo interpreta y graba la música de Pomar, sino que se ha dedicado a investigar a profundidad al compositor, lo que añade a su proyecto un buen cimiento de credibilidad. Un primera revisión del tracklist de estos dos compactos permite encontrar que la producción pianística de Pomar está cimentada, muy a la manera de su tiempo, en formas de danza, piezas características, y un buen número de obras con títulos narrativos o descriptivos, así como varias partituras con dedicatoria a diversos músicos del momento. En cuanto al estilo y el lenguaje musical, hay aquí una clara orientación hacia el romanticismo tardío, con numerosas pinceladas típicas de la música de salón, y algunos interesantes apuntes de modernidad, todo ello envuelto en una escritura pianística que combina equilibradamente el rigor formal con cierta fluidez en el discurso. Lo más interesante de este catálogo pianístico completo de Pomar está, en mi opinión, en el hecho de que, excepción hecha de la Balada de Noche Buena (que no es una de las mejores piezas de la colección), la infaltable tendencia a los brochazos nacionalistas está prácticamente ausente; esto permite, por una parte, que el oyente se concentre más a fondo en las virtudes esenciales de la música, sin el distractor folclorizante, y por la otra, imparte a la música un perfil más abstracto y universal que el que ostenta la producción de muchos de sus contemporáneos.

De entre toda esta interesante música de Pomar grabada por Rodrigo Acevedo, destaco tres instancias especialmente atractivas. En primer lugar, la expresividad contenida de los tres interludios titulados Al arrimo de su cariño (1912-1916), en los que está ausente todo asomo de la cursilería que su título pareciera anunciar. En segundo lugar, la breve pero muy bien lograda Sonatina (1934) que cierra esta grabación, muestra de las mejores cualidades de la escritura de Pomar. Y finalmente, la obra cumbre de la colección, la Sonata (1913), simétrica construcción en cinco movimientos que, a pesar de ser una obra relativamente temprana, apunta hacia interesantes búsquedas formales y armónicas. Como breve dato complementario, vale señalar que el cakewalk. Del gato de los Bosquejos de escenas infantiles (1912-1928) alude a la danza-fuente con suficiente claridad como para remitir al oyente al famoso Golliwog’s Cakewalk, del Children’s Corner de Debussy.

Las interpretaciones de Rodrigo Acevedo Traba son pulcras y cuidadas, y hay que lamentar que buena parte de su noble proyecto de repetirlas en diversos recitales se haya visto truncada por este nuevo año de la peste. El caso es que ya se puede escuchar una parte importante de la música de José Pomar; ahora nos falta conocer más a fondo su ideario político disidente, que no es menos importante. Este doble álbum está en el sello Tempus.

This entry was posted in Mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *