Una muerte por COVID 19 y un amor a distancia

Por Lucía Martínez Martínez

Amor a Distancia…

Confidencias Desde La Cama… De un hospital

Texto de Lucía Martínez de Félix-Zavala

¡¡¡SUCCURRE

SOCCORSO

SOROSPEN!!!

Ay Coquito…

Te arrancó la vida tan inesperadamente de mi camino. Llegué a creer que tenía poder para retenerte.

Pensé en poder salvarte, me partiste el corazón al decir silenciosa y discreta lo que sufrías y sentías, enfermedad, soledad y abandono, lo decías cuidadosamente para no aludir a nadie.

Muchas mujeres/esposas/madres/hijas vivimos en la vida calladamente lo mismo que tú.

Estuvimos en comunicación tu última semana y tú última noche, nos dijimos que nos queríamos mucho, que anhelábamos algún día ser abuelas aunque fuera a los noventa y tantos años.

Me dijiste que esta Semana Santa era muy especial, la vivimos juntas a distancia Tú y Yo. También dijiste que nunca te habías imaginado vivir el mal sueño de esta pandemia.

Te refugiabas en «Machetito», «Pelusa» y «Trish», tus perritos, rescatados de la calle, quienes te acompañaban con mucho agradecimiento y humildad, para que pudieras soportar la soledad y el menosprecio injusto de la vida. Se quedaron muy tristes y lloramos juntos tu partida. En tus manos se volvieron nobles y dignos, los llenaste con tanto amor y provisiones. Seguramente se empeñarán en la vida para que en el Paraíso donde te encuentras, les permitan visitarte en algún momento y recordar aquellos bellos tiempos paseando en el jardín junto a ti.

Yo creo que tuviste un cariño muy grande y callado por uno de ellos, alguno era tu consentido.

Estoy tranquila porque te volviste como NIÑA, perdonaste unos meses antes a los que te menospreciaron, insensatos de nosotros, qué gran lección nos diste.

Todo lo tenías preparado, hasta te paseaste unas semanas antes de que el COVID-19 y el MENOSPRECIO te arrancaran y devoraran juntos la existencia.

Tu gran FIDELIDAD y AMOR a DIOS dieron su fruto, saliste premiada a pesar de la contingencia nacional, porque tuviste el día veintiséis una MISA en tu memoria, celebrada con un Señor Obispo y NOVENARIO con las Madres Salesiana, todo a la distancia.

Sacrificaste tu vida y tu salud para sacar a tu familia adelante.
Heroico fue tu esfuerzo, los dolores y malestares eran insoportables, te acostumbraste a vivir y trabajar así.

Sólo me queda el consuelo de seguir día con día recordándote y compartiendo contigo las cosas simples de la vida,
porque te quedaste viviendo en mi corazón …allí continuaremos nuestras conversaciones.

Hasta siempre hermana.

Esta entrada fue publicada en Mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *