Los precursores de la independencia mexicana

De las ideas a los hechos: los precursores de la Independencia

Consuelo SIRVENT GUTIÉRREZ

INTRODUCCIÓN

El anhelo de independencia y de soberanía propias, es consustancial a todas las
naciones que por una u otra razón han estado sometidas al gobierno de una
metrópoli que impide su proceso histórico de realizar un destino como país
independiente. En América, la independencia de sus países nació como una aspiración a
partir de que el colonialismo europeo impuso sus condiciones políticas como resultado de
su expansión territorial y económica; fundamentalmente, Inglaterra, España y Portugal
fueron los países colonialistas, y en menor medida, Francia, Holanda y Portugal.
La independencia en América creó nuevas formas políticas, como por ejemplo el
federalismo y el sistema presidencial, que fueron penetrando a través de diferentes
procesos jurídicos a todo lo largo del continente.
En México, aún cuando reconocemos a Miguel Hidalgo y Costilla y a José María
Morelos y Pavón como principales padres de la Patria, desde la conquista de nuestro país
se dieron algunas manifestaciones independentistas que la historia ha recogido con poco
detenimiento; sin embargo, como muestra de ello en la Columna de la Independencia,
(monumento que se encuentra en la Ciudad de México, para conmemorar a los héroes de
la independencia que expresaron estas inquietudes libertarias.

La libertad de los países americanos corresponde a diversos tipos de colonialismo
que podemos agrupar básicamente en tres: el inglés, el francés y el español. Esta forma
de colonialismo esta vinculada a las estructuras políticas de cada uno de los pueblos
conquistados, eso explica que la independencia de los diversos países americanos se de en
diferentes momentos, fechas y características. En efecto la independencia de los Estados
Unidos de América se genera por un proceso de control económico y comercial exagerado
La Independencia de México a 200 años de su inicio.

Pensamiento social y jurídico

que Inglaterra ejercía sobre sus colonias y cómo estas reaccionaron estableciendo una
lucha que concluyó creando primero una confederación y más tarde con un sistema federal
que corresponde a las diferentes condiciones sociales económica y políticas de cada una
de las trece colonias originales; proceso que concluyó exitosamente con la creación de
nuevas estructuras políticas el sistema presidencial y la federación.

Muy distinto fue el caso de la independencia haitiana donde el detonante fue la lucha de los
esclavos negros de origen africano que eran explotados por los colonos franceses. Cuando
Francia se debatía y convulsionaba en problemas internos se posibilitó la independencia
de Haití bajo el liderazgo del llamado “Napoleón negro” Toussaint Louverture.
En el caso de hispano América, su independencia se debió, no solo a las condiciones
internas, en donde los criollos ejercían menos derechos que los peninsulares, sino también
por la invasión de Napoleón Bonaparte a España. Esto explica que tanto en Argentina
como en México la reivindicación independentista es más una rebelión contra el domino
francés que una verdadera lucha nacionalista. En ningún momento se plantea la lucha de
los pobladores originales -salvo Bolivia y Ecuador- realmente la trama de los intereses
económicos y religiosos es la que detona las primeras manifestaciones de independencia;
así podemos comprender que en el “Grito de Dolores”, el cura Miguel Hidalgo expresara
“viva Fernando VII” y también que la conjura de la Profesa años después, donde el
canónico Matías Monteagudo acuerda con el realista Agustín de Iturbide la independencia
para evitar el efecto modernizador de las Cortes de Cádiz.
En toda la América hispana sin tener las comunicaciones de las que hoy disponemos,
surgió como un relámpago el grito libertario de independencia que habría de conducir a
toda nuestra América a la libertad y formación de una nueva estructura política, similar a
la de los Estados Unidos de América. Estos nuevos elementos constitucionales no son un
copia, sino el resultado de una visión distinta a las antiguas relaciones de poder que se
dan en el viejo continente, donde la monarquía es el sistema fundamental; la formación
de un sistema democrático y federal con régimen presidencial es resultado de la política
del nuevo mundo1
.
1 La excepción fue Brasil, que conservó por mucho tiempo el sistema monárquico, debido a que por la
invasión de Napoleón a Portugal la famlia real de Braganza se vino a vivir y gobernar su colonia, Brasil.
Comisión Organizadora de Festejos del Bicentenario de la Independ

Esta entrada fue publicada en Mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *