“Honduras o El Canto del Gallo” de Diego Olavarría

Entregan el Premio “Carlos Montemayor” a Diego Olavarría

Carlos Paul

Ciudad de México.

Por su obra Honduras, o el canto del gallo, el cronista y ensayista Diego Olavarría (Ciudad de México, 1984), fue distinguido con el Premio Bellas Artes de Crónica Literaria “Carlos Montemayor” 2020.

Se trata de una narración en torno a un niño mexicano de seis años, quien debido a una misión diplomática de su padre, residió durante dos años en Honduras; y de cómo siendo ya un joven de 34 años, regresa a los lugares, olores y sabores de su infancia y se encuentra con un país devastado por la violencia, la delincuencia y la naturaleza.

Es un trabajo literario-autobiográfico, en el que de acuerdo con el jurado, “el autor proporciona los datos históricos, socioeconómicos y políticos necesarios para entender las raíces de la pobreza de esa nación y la obscena riqueza de empresarios, políticos y delincuencia organizada”.

Diego Olavarría, quien actualmente radica en Alemania, explicó que se trata de “una crónica autobiográfica, la cual relata hechos reales. Es un viaje por la memoria combinado con un recorrido por el presente de una ciudad hondureña, en este caso San Pedro Sula”.

Dicho premio lo otorga la Secretaría de Cultura federal, a través del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), y el Gobierno del estado de Chihuahua, por medio de la Secretaría de Cultura de esa entidad, y que se entrega en el marco de la Feria del Libro de Chihuahua. El jurado estuvo integrado por Pablo Espinosa, Josefina Estrada y Gustavo Marcovich.

Durante la entrega de la distinción, que se llevó a cabo este viernes a través de las redes sociales de esas instituciones culturales, Olavarría agradeció el reconocimiento y destacó que el género de la crónica requiere en la actualidad de “apoyo, tiempo y recursos”.

Antes de la lectura de un fragmento de Honduras, o el canto del gallo, en voz del propio autor, Diego apuntó que la crónica es un género fundamental para la literatura mexicana.

“Desde hace años se habla de un resurgimiento de la crónica, que durante el siglo XX estuvo ligada a los periódicos, pero que en tiempos recientes ha alcanzado nuevas alturas, gracias a sus propuestas estéticas, pero sobre todo por tratar los temas de la actual realidad social; ya sea que se escriba sobre el medio ambiente o la violencia de género o la vida en las ciudades o en el campo, los cronistas contemporáneos latinoamericanos, ofrecen una mirada profunda e indispensable para entender el presente”.

El género goza de buena salud y de un ánimo experimental renovado, dijo el también ensayista, sin embargo, “la crónica por su naturaleza periodística, investigativa y literaria, requiere de tiempo, apoyo y recursos”.

La entrega del premio, que consta de un diploma y 100 mil pesos, estuvo a cargo de María Concepción Landa García Tellez, titular de la Secretaría de Cultura de Chihuahua, Dolores Martínez, subdirectora de Patrimonio Artístico del INBAL y Leticia Luna, titular de la Coordinación Nacional de Literatura, entre otros funcionarios; quienes reconocieron la “reflexión socio-política” que implica el trabajo de Diego Olavarría.

Este año, se dijo, se recibieron 98 propuestas, de las cuales se registraron 60 hombres, 38 mujeres. La edad de los postulantes osciló entre los 36 y 59 años. Los trabajos que se recibieron fueron en su mayoría de la Ciudad de México, pero también de Chihuahua, Durango, Jalisco, Hidalgo y Veracruz; así como de Brasil, Chile y Francia.

 

Esta entrada fue publicada en Mundo.