“El Valedor” Tomás Mojarro

Nació en Jalpa, Zacatecas, el 21 de septiembre de 1932. Narrador y ensayista. Estudió Filosofía y Teología en el Seminario Conciliar de Querétaro, Filosofía y Letras en Bellas Artes de Guadalajara. Ha sido comentarista de Canal Once y Radio unam; profesor en el Centro Universitario de Teatro; coordinador de talleres de lectura y de creación. Colaborador de El Sol de MéxicoEt CaeteraRevista Mexicana de LiteraturaRevista de la Universidad de MéxicoSumma Unomásuno. Becario de El Colegio de México, 1958, y del cme, en narrativa, 1958 y 1959. Premio México 1973 por Trasterra.

Fue conductor y colaborador en el Canal Once de televisión del Instituto Politécnico Nacional (IPN), y Radio Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); fue profesor en el Centro Universitario de Teatro (CUT).

Fue becario de El Colegio de México (COLMEX), de 1958 a 1959, y del Centro Mexicano de Escritores, en narrativa, de 1959 a 1961.

Colaboró en Summa, Et cætera, Revista de la Universidad de México, Revista Mexicana de Literatura, El Sol de México (suplemento cultural), Unomásuno y en periódicos de provincia.

Obtuvo el Premio México en 1973 por Trasterra, quizá el único premio que ha aceptado en su vida.

Mojarro es un personaje que, debido a convicciones personales, evita postularse para recibir premios. «El premio coopta», dice.

En el año 1983 participó en el filme experimental Figuras de la Pasión, de Rafael Corkidi. Este filme es un Auto Sacramental que narra la trágica historia de la Pasión de Cristo. El maestro Mojarro interpreta el personaje de Jesús.

En 1985 colaboró con Televisión Mexiquense al participar como conductor en más 100 cápsulas con temas variados bajo el nombre de “Charlas sin sentido”, con guion de su autoría.

Entre 2015 y 2018 colaboró en el Periódico “Metro” que se distribuye en la Ciudad de México; algunos artículos quedaron almacenados en su bitácora de Internet El Valedor.

Vida:

Hijo de Tula Medina y Juan Mojarro, padre de Tomás Mojarro Villarreal, Mayahuel Mojarro y Ariel Mojarro.

Estudió filosofía y teología en el Seminario Conciliar de Querétaro, sin concluir, y Filosofía y Letras en Guadalajara.

Inspirado en La familia Burrón, de Gabriel Vargas, y en el entorno urbano, creó su propia galería de personajes, que dieron forma a las historietas de El Valedor, 1988-1989, donde él mismo aparece representado.

En éstas colaboraron: los caricaturistas Rruizte, Feder (Roberto Castro), Miguel Ángel Robles y Po, entre otros.

En El Valedor se muestra la corrupción del político, del funcionario público, del policía, de los burócratas y del ciudadano común; todos llevados ante espejo trágico y cómico del arte.

Delineó ahí, y posteriormente, los perfiles de El Jerásimo (primo del Revolucionario Ins.), el Sr. Táchira (su maestro), El Juguero (su vecino), Tano (el vulcanizador que al propio tiempo es travesti y actúa como La Princesa Tamal [tomado de La Princesa Yamal]), La tía Conchis, El Cosilón, etcétera.

La mayoría de estos personajes tienen un lugar dentro de sus artículos, a los que denomina Fabulillas [1], por la fábula o moraleja que contienen.

Además del humanismo, en sus exposiciones aborda con destreza temas de teoría política, organización popular y transformación moral del mexicano.

Sus participaciones se recargan en el materialismo histórico, del que reivindica con frecuencia a sus escuchas los conceptos de enemigo histórico y lucha de clases.

Mojarro, con ayuda de sus maestros, ha aportado una propuesta teórico-práctica de organización y movilización social y política que se basa en el Materialismo Histórico y la historia de México, esa “estrella polar” que le llama él.

Esta entrada fue publicada en Mundo.