A las 2 de la tarde un estruendo cimbró el suelo… luego una nube de polvo

A las 2 de la tarde un estruendo cimbró el suelo… luego una nube de polvo
Silvia Chávez González
La Jornada

Tlalnepantla, Méx.,

Familiares y amigos de residentes de las calles Club Exploradores de Chimalhuacán y Alacranes, colonia Lázaro Cárdenas tercera sección, llegaron a buscar a sus parientes que habitan en la zona del derrumbe, en el Cerro del Chiquihuite, ubicado en los límites del municipio mexiquense de Tlalnepantla y la alcaldía Gustavo A. Madero de a Ciudad de México.

Busco a Paola, de 20 años, a mis nietos Jorge y Maylin, de 3 y 5 años, no sé de ellos, no los encuentro, estaban en una casa, junto a las otras dos viviendas, expresó la madre de la joven que habitaba una de las tres casas contiguas sobre las que cayeron las rocas.

La calle Alacranes quedó bloqueada por el derrumbe de inmuebles y enormes piedras, las cuales, según bomberos, pesan más de cien toneladas.

“La amiga de mi mamá no la encontramos, vivía en una de esas casas, la conocemos como Ana, tiene 42 años y su hijo Juan Carlos, vivían solos; su vivienda estaba justo ahí donde cayó la piedra.

Pero no sabemos si están ahí”, manifestó Patricia Onorato, residente. Narró que como a las dos de la tarde escuchó un fuerte estruendo y salió de su casa, y al ver hacia arriba, vio que había humo o polvo, y las casas no estaban ya. Los vecinos subieron corriendo y trataron de quitar las piedras, una mujer gritaba desde una ventana que la ayudaran.

Laura Martínez comentó que en la calle Alacranes habitaban la señora Silvia con sus tres hijos; no sabemos de ellos, no queremos pensar que están ahí (abajo de las rocas)

Vecinos dijeron que entre las casas derruidas había un niño desnudo que lloraba; lo acogieron y auxiliaron, minutos después llegó el equipo de Protección Civil y Bomberos (PCB), que pidió el retiro de civiles.

Pasadas las 17 horas los pobladores comenzaron a desalojar las viviendas. Llevaban bolsas, maletas, documentos personales, mascotas y equipo de trabajo, pues varios de ellos laboraban en su hogar, en la parte alta del cerro del Chiquihuite.

A Miguel Ángel Granados, paciente pos-Covid-19, personal de PCB lo sacó en camilla; su esposa Reyna Figueroa refirió que habitan a tres casas del derrumbe y mejor se salieron.

La colonia Lázaro Cárdenas tercera sección a pesar de que se ubica en la zona alta del cerro del Chiquihuite, tiene calles de concreto, alumbrado público y agua potable, incluso banquetas bien trazadas, aunque las viviendas se ubican al pie de peñascos sobre las cuales se asientan las antenas de Televisión Azteca.

Vivo aquí en la casa amarilla, y escuché como aire, como si hubiera llegado un helicóptero, cuando salí de casa vi a mucha gente que corría para el cerro, señaló Juan, de 22 años, quien añadió que la Lázaro Cárdenas no es una colonia irregular porque aquí se pagan todos los servicios.

Esta entrada fue publicada en Mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *