«Lightyear» está a punto de estrenarse en casi todo el mundo, pero ya ha sido prohibida en 14 países.

Lightyear es una cinta diversa, un reflejo del mundo actual, señala el director
Los personajes Buzzlightyear y Uzi Aduba, en un fotograma de la cinta que se estrena hoy en México.
Juan Ibarra
La Jornada

La película con que el estudio de animación Pixar regresará a la pantalla grande, Lightyear, está a punto de estrenarse en casi todo el mundo, y no obstante, su clasificación para toda la familia, ya ha sido prohibida en 14 países.

La razón es que es la primera producción de Disney en incluir a una pareja abiertamente homosexual en la trama. Egipto, Indonesia, Líbano, Kuwait, Malasia, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos, entre otros, determinaron que las breves escenas en que se muestra a dos mujeres compartir su vida no son aptas para el público.

Sin embargo, la productora Galyn Susman y el director de la cinta, Angus MacLane, opinan diferente. “De inicio, es un reflejo de la realidad del mundo en que vivimos y sentimos que la ciencia ficción siempre fue una puerta de entrada a una sociedad más diversa, empezando por Star Trek, que en su época era un programa muy diferente para ese tiempo. Con ese mismo espíritu, tratamos de encontrar la mayor diversidad posible entre nosotros y nuestro reparto”, dijo MacLane en conferencia de prensa virtual. Toda la relación se trata de mostrarle a Buzz lo que él no tiene, y realmente queríamos mostrar una relación amorosa y significativa, además de que un beso formara parte de eso. Estuvimos muy felices de poder hacerlo, complementó Susman.

La historia de Lightyear va más allá de las orientaciones sexuales de sus personajes. El spin-off de Toy Story fue promovido por MacLane, quien ha trabajado como animador para Pixar desde 1997. La idea vino a mí porque siempre he querido contar o saber acerca del trasfondo de los Guardianes Espaciales y el Comando Estelar y Buzz Lightyear, contó el realizador quien también codirigió Buscando a Dory.

De esa idea simple surgió Lightyear, y así fue como MacLane planteó la idea al estudio. “¿Cuál fue la película que Andy vio que lo hizo querer una figura de Buzz? ¿Por qué no simplemente hacemos de esa película algo simple y asombroso como eso, con todo lo nerd y geek de la ciencia ficción que queremos ver en una película?”, recordó el director.

El animador y director también reconoció que para su filme de ficción en el espacio se inspiró de grandes clásicos como la saga Star Wars y 2001: Odisea del espacio. Creo que queríamos capturar la emoción de ver una de estas películas siendo niño; la manera en que te sobrecogen con el potencial de viajar a otro mundo y adentrarse en una divertida aventura espacial que narrativamente pudiera propulsarte a través de estos pequeños hechos, dijo MacLane.

Drama y comedia

Para la cinta del Guardián Espacial se decidió no convocar a Tim Allen, quien ha dado voz a Buzz en todas las cintas de Toy Story a la fecha. En lugar de esto, el actor elegido para doblar al protagonista fue Chris Evans. “Necesitábamos una persona diferente interpretando a Lightyear, alguien separado del juguete, así que estábamos buscando retomar a un personaje secundario y hacerlo el protagonista de su propia película. Necesitábamos a alguien muy completo que pudiera hacer drama y comedia que no minara las características del personaje”, explicó la productora.

Para Evans, la voz de Lightyear para la versión en inglés, esa diferencia entre el juguete y el guardián espacial le permitió hacer un aporte al personaje. Un juguete conoce su propósito. No tiene que preocuparse por la enfermedad o sobre cómo las decisiones que tomamos como personas tienen más consecuencias, y fue divertido poner a Buzz en esa situación, relató el actor.

Incluso antes de ser elegido como Buzz, Evans ya apreciaba al personaje. Amo a Buzz Lightyear, amo a Toy Story. Cuando la película salió, de alguna forma abrió puertas en términos del nuevo acercamiento al medio que proponía, así que estaba encantado y emocionado de saber que había más por venir, agregó.

El actor también dijo que otro personaje que le gustaría interpretar del universo Disney es Robin Hood, de quien es gran fanático. Creo que es encantador y capaz, y no tengo ese acento británico maravilloso, pero me encantaría intentarlo.

Entre la primera entrega de Toy Story y su spin-off, Lightyear, hay más de 20 años de diferencia. Durante ese tiempo, la tecnología ha modificado la manera en que las películas de animación son hechas. “Creo que el mejor cambio es que las herramientas se han vuelto muy sofisticadas, tanto, que ahora podemos contratar a artistas en lugar de técnicos, así que podemos poner mucha más perspectiva y arte en la gente que puede trabajar en estas películas. La luz, por ejemplo, en Toy Story era literalmente escribir líneas de código, nada parecido a cuando hay que iluminar, ¿cierto? Y ya no hacemos más eso, obviamente. Esto ha sido enorme, ha abierto la posibilidad a que gran número de personas puedan venir y abrazar el medio”, puntualizó la productora Susman.

Lightyear se proyectará en cines mexicanos a partir de hoy, jueves 16 de junio.

Esta entrada fue publicada en Mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.