Huatzindeo o Salvatierra

11_salvatierra_plaza_principal_1.jpgsalvatierra02.jpgtravesia1.jpg11028c.jpg11028b.jpgESTADO-SALVA1_0.jpg

Huatzindeo o Salvatierra

“Las fábricas “La Reforma” y “San Isidro de Batanes”, son el núcleo de la industria febril y manufacturera y siguen muchos talleres de telares para rebozos y tejidos de lana. Existen cuatro molino para harina instalación hidráulica para servicio eléctrico, dos alfarerías, 5 fábricas de cigarros,, 5 de jabón y velas, 2 imprentas, 7 tenerías,, 27 talleres de telares, 16 carpinterías, 9 fraguas,22 zapaterías, 12 sastrerías, una compañía de tranvías, 3 hoteles y 11 mesones, 9 fondas…” 1908

“El arquitecto Trasgueras diseñó la iglesia parroquial, que hace honor a Salvatierra y el reloj se colocó en 1885”

“La iglesia del Carmen y las dos anexas son de 1644, lo mismo que el puente y estuvieron a cargo del fraile lego carmelita Andrés de San Miguel”

“San Ángel se estrenó el 4 de febrero de 1655”

“La iglesia de San Francisco y la iglesia de la tercera Orden son del mismo tiempo que la del Carmen”

“El convento de Capuchinas Concepcionistas, fundado el día 13 de junio de 1798 es muy buen edificio”

Esta asentada sobre el fértil Valle de Huatzindeo, “Lugar de hermosa vegetación”

Salvatierra, población a la que primero se le otorgó el título de ciudad, de grandes monumentos construidos en el período del Virreinato.

La riqueza arquitectónica de Salvatierra le ha merecido el reconocimiento como tercera Ciudad Colonial del Estado de Guanajuato.

Entre sus cerros y lomeríos destaca el cerro de Culiacán.

Salvatierra pertenece a los Valles Abajeños,  se ve beneficiada con la aparición del Río Lerma, mismo que enverdece el paisaje la mayor parte del año.

Salvatierra está integrada por bosques de pinos y sabinos principalmente,  en lo que a fauna se refiere, cuenta con mapaches, víboras, zorros, zopilotes, liebres, ardillas, y anteriormente había zonas con venados, casi extintos por la caza inmoderada.

Entre los monumentos principales se encuentran: el Templo y Convento del Carmen, construidos entre 1644 y 1655.

El Puente de Batanes, construido en 1649 y que fue escenario de batallas históricas.

El Convento Franciscano, cuya construcción se inició en 1645 y se concluyó en 1743.

El Santuario de Nuestra Señora de la Luz, obra realizada entre 1743 y 1808.

El Convento de Capuchinas.

El Templo del Barrio de San Juan, que data de 1745 y marca el sitio donde existió la Autónoma República de Indios.

Las Ruinas del Mayorazgo y del Marquesado de Salvatierra.

 

La Fábrica de la Reforma, fundada en 1845.

La hacienda de San José del Carmen de la familia Llamosa de 1680.

El Mercado Hidalgo, edificado entre 1910 y 1912 y famoso, entre otras cosas por su magnífica fachada labrada en muy fina cantería.

El símbolo de la Cruz de San Andrés, recuerda a la antigua congregación de San Andrés Chochones, lugar en el que se asentó la Nueva Ciudad y a la otra que oficialmente se fundó con el nombre de San Andrés de Salvatierra.

Los tres molinos de pan para moler que existían en la ciudad.

El antiguo Puente de Batanes  simboliza la unión del Valle de Huatzindeo con la Nueva Ciudad;

Dentro de la historia de Salvatierra se registran diversos acontecimientos importantes, tales como la Batalla del Puente de Batanes, ocurrida el 16 de abril de 1813 entre el general insurgente Ramón López y Agustín de Iturbide.

Medio siglo después, en 1867 en este mismo Puente se dio el triunfo del general Manuel García Pueblita sobre una fracción del ejército francés.

En Salvatierra  el padre Hidalgo pernoctó en lo que hoy es el Mesón Doña Josefa en su trayecto de La guerra de independencia.

Gerónimo López, el hijo, fundó en la gran heredad de tierras que recibió de su padre, uno de sus tres Mayorazgos, estableciendo un molino de trigo en las inmediaciones del Valle de Huatzindeo, dotándolo de energía hidráulica para su funcionamiento, haciéndolo sacar el agua del río.

Gabriel López de Peralta acrecentó la heredad de su padre y de su abuelo, adquiriendo gran extensión de tierras que alcanzaban desde el margen derecho del río hasta colindar con el Valle de Tarimoro.

De estas tierras ofreció al Virrey para el asentamiento de la ciudad, a condición de que se le asignara a perpetuidad el cargo de Corregidor de la misma.

No habiéndose cumplido con lo que se convino, sus descendientes entablaron demanda contra el Rey, ganándole el juicio; por lo que en compensación el 3 de diciembre de 1707 se expidió la Cédula Real por la cual se fundaba el Marquesado de Salvatierra, correspondiendo el primer título a Doña Francisca Gerónima Catalina López de Peralta Sámano Turcios Luyando y Bermeo, bisnieta de Don Gabriel.

Sobre la finca del antiguo molino del Mayorazgo, se levantó la palaciega mansión del Marquesado, cuyas minas aún se conservan.

Deja un comentario