Huimilpan: Lugar de Grandes Milpas

02.gif

 Huimilpan 

Huimilpan vienen del Nahuátlhui, lugar; mil, milpa; pan, sobre: Lugar de Grandes Milpas. 

El territorio de Huimilpan estuvo ocupado por un buen número de culturas, entre ellas destacan la Otomí, que dejó huella y aún existen muchos pobladores con las características de esta cultura. 

A lo largo del río Huimilpan, se han localizado dos zonas arqueológicas; una de ellas se encuentra en la parte Sur en la comunidad de San Pedro Norte, en el Cerro de Capula, compuesta por cuisillos que fueron construidos por alguna cultura no identificada aún.

La segunda zona, se ubica en la parte Norte,  en las comunidades de La Puerta del Tepozán, Carranza, El Vegil, El Milagro, El Garruñal y El Zorrillo.

Se dice que habitaron estas tierras los Teotihuacanos, los Tarascos y los Otomíes; que este territorio era frontera entre Tarascos y el imperio Azteca

A la llegada de los invasores se encontraron con dos culturas, por un lado la de los Chichimecas, cultura que se dedicaba a la caza, pesca y recolección de frutos, y la Otomí que  cultivaba el maíz, la calabaza, el chile y el jitomate, patrón alimenticio principal de esta cultura. 

La conquista del pueblo de Huimilpan se llevó a cabo el 10 de julio de 1529, por el Capitán de Entradas  Nicolás de San Luis Montañés, descendiente de tlatoanis de los Reinos de Tula y Xilotepec.

Dentro de sus conquistas realizadas para la Corona Española, se puede mencionar la del pueblo de Acámbaro en 1526 y de Huimilpan en 1529.

Después participó en las de San Juan del Río y Querétaro en 1531. 

A partir de esta época, Huimilpan estuvo a cargo de la Orden de los Franciscanos, mismos que tenían su convento en El Pueblito según consta en el archivo parroquial de esta población y que data de 1716. 

En la época Colonial se instalaron diez haciendas a lo largo del territorio, entre ellas:

Los Cués, Santa Teresa, Lagunillas, Ceja de Bravo, El Vegil, Apapátaro, La Noria, Carranza, El Milagro.

Y  la de los Indios que pertenecían al pueblo de Huimilpan y se ubicaba en la trasquila a 1.5 Km de  donde fue fundado el pueblo. 

Además,  cuenta con antecedentes prehispánicos, relatando a continuación los principales aspectos de esta importante época de nuestra región. 

Emanados de una de las más importantes tradiciones reconocidas para el Preclásico medio – superior 500 a. C. – 350 d. C. como lo fue Chupícuaro, cultura que se mantuvo vigente durante un largo tiempo  y  reconocida en una gran extensión territorial que abarca Guanajuato, el norte de Jalisco y Centro de Zacatecas (Braniff 1975), así como también se ha localizado en los valles de Querétaro, San Juan del Río (Saint Charles 1986) y Tepejí del Río, Hidalgo (Mastache y Crespo 1974). 

Para un segundo momento tenemos lo que se ha denominado etapa de fortalecimiento regional. El trabajo de Castañeda (et.al. 1988) que se refiere al estado de Guanajuato, define un periodo entre 350-900 d.C. de desarrollo en la población, en que se incluye una de las características arquitectónicas  que definen al centro norte de Mesoamérica, construcciones que se relacionan a las actividades de culto principalmente, patio cerrado-pirámide. 

Por otro lado, siguiendo con el recuento de la historia prehispánica de la región hacia 800-900 d. C. el Centro norte fue escenario de importantes movimientos poblacionales provenientes del  occidente y norte de México, parecidos a los originados desde el propio centro hacia la región norteña. 

Este proceso de construcción de la frontera norte de Mesoamérica concluye en el siglo XII, en donde el territorio antes ocupado por grupos sedentarios quedó en posesión de grupos de recolectores cazadores, conocidos con el nombre genérico de Chichimecas, que son los que se encuentran en su arribo  hacia estas regiones en el siglo XVI. 

Regularmente se había reconocido la presencia de grupos Otomíes y Chichimecas para el momento del contacto español y fundación del actual poblado de Huimilpan. 

Sin embargo recientes investigaciones en el interior de la Parroquia de San Miguel Arcángel, se descubrieron vestigios arqueológicos de grupos  Purépechas  y en la comunidad de Apapátaro, durante un reconocimiento de área, se detectaron materiales de tradición Mexica, ambos grupos  también compartieron este espacio territorial, posiblemente antes que las etnias arriba mencionadas. 

Los recorridos de superficie que se han realizado en el municipio, nos refieren una buena cantidad de asentamientos prehispánicos sobre todo en la zona norte,  en donde esta la llamada Unidad arqueológica de El Tepozán que se inscribe y  extiende en las cercanías de comunidades como Carranza, El Zorrillo, El Milagro y La Puerta de El Tepozán, de donde toma su nombre.  El Tepozán 
 

Esta área arqueológica, se localiza entre la ladera noreste del cerro de la Víbora y la ladera sureste del Cerro Grande, localizándose en ella dos sectores, uno que se ve representado por la presencia de construcciones monumentales y abundancia de materiales; y otro que reporta marcadas concentraciones de cerámica identificadas como núcleos aledaños a las construcciones. (Brambila y Castañeda, 1991). 

La unidad reportó siete edificios ubicados donde aprovechando la topografía del terreno y complementándose con nivelaciones artificiales para alcanzar una buena condición del terreno para la construcción de grandes terrazas sobre las que desplantan las estructuras arquitectónicas 

Estas exploraciones fueron llevadas a cabo en la parte sur del sector sureste de la Unidad de El Tepozán, conocida como El Palacio, en donde se descubrió y excavó parte de lo que fuera un panteón prehispánico. 

Se reportaron una serie de siete osamentas todas ellas relacionadas con la última etapa e ocupación del asentamiento. 

Durante estos trabajos fueron recuperadas como parte de las ofrendas mortuorias, piezas de cerámica que fueron sometidas a trabajos de restauración, todas ellas pertenecientes a distintos tipos y formas  propias del Periodo Epiclásico 700-950 d. C. de la región y áreas circunvecinas de Michoacán, el bajío guanajuatense, los valles del sur de Querétaro, como el de San Juan del Río.  J. Guadalupe Velázquez Pedraza.Sacerdote. Nació el 15 de diciembre de 1856 en Ceja de Bravo. Músico, escritor y poeta de fama mundial compositor del Ave María Guadalupana y Ave María para filarmónica.  Edmundo Varela Osornio.Sacerdote. Poeta y compositor del corrido de Huimilpan.  Rubén Maya Moreno.Escultor y pintor de fama mundial; nacido en La Joya, Huimilpan en 1964, ha realizado más de 40 exposiciones individuales y 100 colectivas tanto en el país como en el extranjero; ha obtenido premios en Londres, Florencia, Barcelona y Madrid, mientras en el ámbito nacional obtuvo en 1989 la medalla Gabino Barreda que otorga la UNAM y la presea J. Guadalupe Velázquez en el 2001 otorgada por parte del Ayuntamiento de Huimilpan, además ha recibido diferentes premios otorgados por los gobiernos de los Estados de Querétaro, Jalisco y México D.F., asimismo ha presentado trabajos en más de 60 publicaciones en revistas, periódicos, libros y gacetas, tanto nacionales como internacionales. 

Huimilpan forma parte de la Sierra Queretana, encontrándose algunas elevaciones de importancia, dentro de las cuales destaca el Cerro de Santa Teresa con 2 500 msnm.

Otros de mayor altura son: Bravo, Capula, el Picacho y el de la Cruz que alcanza 2 650 msnm. 

Microcuencas que son San Pedro, El Zorrillo-Granjeno, Ceja de Bravo, San José, La Tepuza y Los Cues,

Cuenta con la Parroquia de San Miguel Arcángel, misma que fue fundada en 1716. Desde sus primeros años de servicio hasta 1800 perteneció a la Orden de los Franciscanos, en 1800 pasa a ser vicaría de Amealco y fue hasta 1941, cuando pasa a ser parroquia.  

El templo ha sufrido varios cambios, en los primeros años fue una capilla, en 1955 el Padre José Bautista construyó los cruceros, sus bóvedas de tipo árabe y el frente perteneciente al siglo pasado, en el atrio, que en tiempos pasados fungió como cementerio, de los cuales aun se conservan los restos. 

También se encuentra una cruz que data de 1764. El kiosco municipal del Jardín Hidalgo, fue construido en 1910 por personas que eran detenidas o que cometían algún delito y que trabajaban sin recibir remuneración alguna durante uno o dos días en la construcción del mismo.

Existe un acueducto construido en el año de 1939; las fachadas de las casas que se encuentran alrededor del Jardín Hidalgo datan de los siglos XIX y XX. Asimismo, hay 10 haciendas de la época colonial y un buen número de ellas se encuentran en buenas condiciones: Los Cues, Santa Teresa, Lagunillas, El Vegil, Apapataro y Carranza. 

En la comunidad de San Pedro, se cuenta con un museo comunitario que está formado en su mayoría por piezas prehispánicas, mismas que han sido recolectadas por los habitantes de la comunidad. 

En la comunidad de San Pedro, el 31 de enero se celebra el Día de San Juan Bosco, patrono de la comunidad. Las actividades principales son la misa celebrada por el Obispo y el comercio informal que se genera ese día. 

Las celebraciones de Semana Santa en la comunidad del Vegil son muy especiales puesto que la representación de la muerte de Cristo se hace en vivo. Estos días se les da de comer a todos los asistentes a la fiesta, gastos que corren a cargo de los mayordomos que son los organizadores de estos festejos. 

El 15 de mayo se festeja a San Isidro Labrador, patrono de los campesinos; haciendo un recorrido con el Santo por todos los terrenos de siembra para pedir buen tiempo, que no falte agua y no mande tormentas para lograr buenas cosechas.

El santo es acompañado por música de viento y se celebra una misa en un área del ejido Huimilpan conocido como “Ojo de Agua” y las yuntas se adornan con papeles de colores muy llamativos. 

El 10 de julio es aniversario de la fundación de Huimilpan; en septiembre es la feria y se festejan las Fiestas Patrias; el 29 se festeja a San Miguel, Patrono de la ciudad; el 2 de noviembre se celebra el día de muertos; el 12 de diciembre a la Virgen de Guadalupe y del 16 al 24 de diciembre se realizan las tradicionales posadas navideñas en la Cabecera Municipal. 

En el municipio se conocen varias, la más popular que se cuenta en el municipio es la del Cerro de la Víbora. Trata de un gallo y una serpiente; se dice que del cerro bajaría una víbora y devoraría al pueblo si el gallo no cantaba antes de que dicha serpiente llegara al pueblo; si el gallo cantaba, la serpiente quedaría encantada y convertida en piedra, cosa que sucedió según la leyenda. 

Otra de las leyendas que se conocen, es la del cerro de La Peña (Monte Cristo). Cuentan que en el Cerro de la Peña existe una cueva y dentro hay una monja encantada. Para desencantarla se necesita vencer a un toro bravo, a un chivo muy grande y a una serpiente; quien logre vencer estos tres obstáculos será recompensado con el dinero que ahí se encuentra, cosa que no ha sucedido. 

Una más es la de la comunidad de El Granjeno. Se dice que en el pozo que se encuentra en esta comunidad donde están unas rosas aparece una mujer vestida de blanco muy hermosa y con ella se encuentran costales de dinero encantado, para desencantarla se tiene que ir un viernes santo y vencer varios obstáculos peligrosos.

En este renglón se tienen las alabanzas que se cantan en los velorios, música sacra que se aprecia en todos los actos litúrgicos y música popular que son interpretadas por grupos locales. 

El municipio de Huimilpan cuenta con un gran número de bancos de cantera en las comunidades de Lagunillas, La Ceja de Huimilpan, Neverías, Pío XII, La Cuesta, El Salto de la Cantera, Paniagua, El Mirador, La Presita, Puerta del Tepozán y El Zorrillo. Las artesanías que ahí se elaboran son: fuentes, fachadas, columnas, ceniceros, relojes, esculturas de animales y toda clase de figuras, ya sean decorativas como para la construcción.   

La comida tradicional en el municipio son las carnitas, chicharrón de res, barbacoa de carnero, sangrita de borrego, pollocoa, pollo criollo tradicional y elotes en carnitas, tamales con carne de puerco, nopales en penca, caldo de borrego, verdolagas, quelites, patitas, cabezas, mollejas y pescuezos de pollo con nopales en vinagre, tortas de cilantro, así como el tradicional mole. 

Dulces 

Principalmente se hacen ates y jaleas de membrillo, pera y tejocote, dulces de calabaza, chilacayote, tejocote, membrillo y pera, además de dulces con leche. 

Bebidas 

Pulque de maguey curado con cebada y frutas, vino de mesa de membrillo, capulín, manzana, durazno, pera y ciruelo, además existen otras bebidas tradicionales que son utilizadas para el espanto y la bilis, preparadas con yerbas y alcohol. 

El Parque Ecológico Recreativo, que se ubica en la Ceja de Huimilpan y es una zona reforestada conocida como Cerro de la Cruz. De igual manera el visitante podrá conocer dos zonas arqueológicas, ubicadas al Norte y Sur del municipio y todos sus atractivos naturales como son: Cerro de Capula y El Montoso.   

El sistema hidrológico depende de las cuencas de los ríos Lerma y Pánuco;

En el Municipio se localizan dos climas: el primero de ellos es templado subhúmedo, se presenta en la parte central del Municipio y al Sur de esta franja climática se presenta con niveles ligeramente superiores de humedad.

Principales Ecosistemas 

Flora 

La vegetación con la que cuenta el municipio se divide en dos tipos: la primera de ellas, se encuentra en la parte Norte, considerada como media o baja, encontrándose la uña de gato, huisache, mezquite, granjeno, palo bobo, palo dulce, cardones y nopal; y en la parte Sur del municipio, concretamente en las montañas de El Montoso, El Picacho, Cerro de la Cruz, La Cueva, El Capula, el Cerro de La Víbora y Bravo, subsiste vegetación abundante y rica en materiales de madera como: encino, pino, madroño, tejocote, capulín, cedro, eucalipto y pingüica. El cedro y el eucalipto son especies inducidas que a través del tiempo se han propagado de manera natural, del mismo modo, en la ribera del río hay vegetación como: fresno, saúz y jara. 

Cabe mencionar que en el del Picacho es donde se da la mayor explotación, debido a que ahí se hace carbón para posteriormente comercializarlo en la ciudad de Querétaro. 

La presencia de climas semisecos ha favorecido el desarrollo del matorral crasicaule, mientras el clima templado ha propiciado la presencia de algunos matorrales, donde se encuentran la mayoría de áreas de pastizal.

Con todo, el matorral crasicaule es el tipo de vegetación predominante en Huimilpan. Esta comunidad vegetal se localiza al Sur de La Cuesta, al Norte de Piedras Lisas y Los Cues, en el lado Oriente de Cerro Blanco, así como en La Noria, al Norte del Municipio. 

El bosque de encino sólo cubre una mínima parte entorno al Cerro Grande y en los linderos con Amealco y con Guanajuato; las áreas de bosque de encino que han sido desmontadas, en algunas ocasiones son invadidas por el pastizal inducido, empleado para alimentar ganado, el modo que muchos encinares desaparecen por completo.

El abandono de estos terrenos, ya sea por agotamiento del suelo, en caso de uso agrícola, o por sobre pastoreo, ha traído como consecuencia la posible erosión del suelo. 

Fauna Silvestre


 

Del tipo silvestre se encuentran especies como coyote, gato montés, ardilla, tuza, conejo, liebre, zorrillo, onza o comadreja, tlacoyote o cacomiztle, mapache, tlacuache y tejón, así como una gran variedad de aves: cenzontle, carbonero, canario, cardenal, chupamirto y aves nocturnas como tecolote y lechuza, En la parte alta de las montañas están el tiguerillo, la primavera, y el arriero; entre los peñascos viven el águila real, los gavilanes, los zopilotes, y los cuervos.

La torcaza, la pájara vieja, el chifio, la tarenga y las palomas en los jacales; por los campos agrícolas el tordo aparece en parvada y en los capulines canta el gorrión. En tiempos que se trabaja la tierra con barbechos llegan las garzas blancas; el pato golondrino, las garzas grises y los chichicuilote son comunes en la presa de Juanacatlán.

Reptiles: escorpión, lagartijos, culebras, alicante, serpiente chirrionera, hocico de puerco, camaleón, cascabel  y hasta coralillos. En las presas se encuentran peces de especies como mojarra, carpa egipcia y carpa espejo. En cuanto a insectos podemos encontrar libélulas, moscos, abejas silvestres, jicotes, avispas, chapulines, tijerillas, luciérnaga, moscas, tarántula, alacrán negro, ciempiés, escarabajo, entre otros. También podemos encontrar una gran diversidad de mariposas diurnas y nocturnas.   

Deja un comentario