La antigua ciudadela, inicio de la actual Querétaro

24-corredor.jpg16-sala-de-profundis.jpg28-fachada.jpg11-panteon-2.jpg29-vista-desde-madero-y-allende.jpg34-panteon-y-salida-de-servicio.jpg34-panteon-y-torre.jpg33-el-conchero-y-puerta-lateral.png34-panteon-y-salida-de-servicio.jpg33-callejon-de-cabrera.jpg21-patio-de-los-naranjos.jpg12-fachada-2.jpg8-huerta-2.jpg3-las-capillas.jpg26-patio-principal.jpg22-interior-1.jpg20-corredor.jpg6-interior-del-templo.jpg2-el-panteon.jpg

 La Ciudadela

El origen de la actual ciudad de Querétaro se da en el segundo cuarto del siglo XVl con la toma de la ciudad prehispánica por conín y posteriormente con la llegada de los frailes franciscanos que erigirán en un solar que les concede Conín el templo y la doctrina, que después serán, La Parroquia de Santiago y el Convento Grande de San Francisco, más su panteón, su huerta, sus cuatro capillas anexas, el edificio de la enfermería, el molino y la primera escuela de letras.

Con el tiempo se detruirá todo esto y se tranformará conforme va pasando la historia de Querétaro.

El Convento es ahora el Museo regional, la huerta es la Plaza de la Constitución, la enfermería, un edificio de comercio y el portal de Independencia, las capillas serán,el Gran Hotel y su portal Bueno, su cementerio y atrio,el Jardín Zenea, la escuela de las primeras letras, la facultad de Bellas artes y solo se conservará el templo de San Francisco con las modificaciones que ha ido sufriendo desde su inicio en el siglo XVl hasta el siglo XXl.

Desde luego que dejó de ser parroquia cuando le fue requerida y pasó al clero secular instalándose en el templo de La Compañía de Jesús, que estaba desocupado y allí permanece hasta la fecha.

Las calles que enmarcaban y enmarcan esta ciudadela con los nombres actuales son la Avenida Juárez, de 16 de septiembre a Independencia, la Avenida Madero, continuando con el Andador 5 de mayo, la calle de vergara hasta Independencia,  la calle de Independencia y la primera de Pino Suárez  y la calle de 16 de septiembre entre Juárez y Corregidora.

Deja un comentario