Recostrucción del rostro de Miguel Hidalgo

Usan cráneo de Hidalgo como punto de partida para la reconstrucción de su rostro

Dora Luz Haw

Reforma

Ciudad de México

 

“Yo he visto esa cara antes”, podrá decir cualquier persona que mire la nueva imagen del cura Miguel Hidalgo y Costilla creada por la empresa Animatronix para el robot que construye del héroe independentista, ya que, aunque es totalmente inédita, resulta sumamente familiar.

 

Si bien es cierto que el rostro de este humanoide se parece a todo lo que ya existe, es única y posiblemente la más real que haya, afirma Bruno Enrique Ramírez, experto en arte forense y colaborador de Animatronix.

 

“No es una copia, es una amalgama iconográfica, pero su sustento es tal, que podríamos decir que es la imagen más fidedigna y planeada que se ha hecho sobre Hidalgo”, advierte el investigador.

 

Ni David Alfaro Siqueiros, Joaquín Ramírez, José Guadalupe Posada, Jesús de la Helguera, Juan O ‘Gorman o Diego Rivera, quienes reiteradamente interpretaron la imagen del Padre de la Patria, lo hicieron con tanta exactitud como en esta ocasión.

 

Para llegar a ella, el también perito de la Procuraduría del DF, leyó relatos en los que se hace una descripción física, emocional y psicológica del personaje.

 

Después hizo una investigación antropológica de acuerdo a su predominancia racial para buscar elementos que coincidieran con su afinidad biológica. Rastreó también su linaje en España para considerar su carga genética.

 

Pero la cabeza de Hidalgo, que fuera exhibida públicamente en la Alhóndiga de Granaditas tras ser fusilado, fue el punto de partida de la investigación: la forma de su cráneo deducido por coincidencias iconográficas, permitió reinterpretar todo su rostro. Tener acceso al esqueleto real, les hubiera otorgado mayor exactitud, aclaran.

 

Con base en estudios anatómicos, Ramírez dispuso los músculos, primero por medio de dibujos de su propio puño y luego se ayudó con animación por computadora.

 

Fue el escultor Israel Pedraza Aguilera, egresado de la Escuela Nacional de Artes Plásticas, a quien le correspondió darle vida tridimensional.

 

“Mediante estudios antropométricos derivados de la forma de su cráneo hice un molde de espuma de poliuretano. Sobre él coloqué grupos musculares de plastilina que me permitieran ubicar los elementos del rostro.

 

“Ya modelado, saqué otro molde de yeso que sirviera como base para hacer una máscara de material flexible, en este caso un silicón que nos permite dotar al rostro de naturalidad, translucidez y organicidad”, afirma el experto en escultura de retrato, quien trabaja también para el Museo de Cera.

 

Animatronix, bajo la dirección Edgar Martínez, trabaja en la robótica que permitirá a este prócer de más de 100 kilos moverse, gesticular y, en pocas palabras, comunicarse con el público.

 

El resultado será un humanoide 99 por ciento mexicano, con mecanismos y controladores construidos con piezas adquiridas en el País e incluso el silicón que simula la piel, es elaborado por la propia empresa.

 

Martínez explica que la reconstrucción implica diversas analogías anatómicas: el esqueleto es sustituido con mecanismos articulados; los músculos se relevan por actuadores; el sistema circulatorio es remplazado por aire que conmociona los músculos y el cerebro es una computadora que coordina todos los movimientos.

 

El software también es desarrollado por ellos, lo que les permite ensamblar y manipular los circuitos con total libertad, explican los ingenieros eléctricos Juan Morales y Francisco Partida.

 

“Lo más difícil es lograr la integración perfecta entre el exterior y el interior. No queremos hacer monitos sino personajes apegados a la realidad. Por ello trabajamos a la par con la Comisión, quien supervisa lo que se va haciendo”, dice Martínez, egresado del Tecnológico de Monterrey.

 

Aún falta por definir el tono de voz que tendrá el Animatronic. La Comisión está decidiendo si es interpretada por algún actor.

 

Verdes eran sus ojos

 

Los ojos que utilizará el robot del cura Miguel Hidalgo y Costilla, serán una prótesis para humanos, ya que los expertos buscan elementos que permitan darle veracidad al personaje.

 

“Hidalgo era de mediana estatura, cargado de espaldas, de color moreno y ojos verdes vivos. La cabeza algo caída sobre el pecho, bastante cano y calvo”, describió Lucas Alamán.

 

La versión de que sus ojos eran de ese color, es apoyada por Pedro Armendáriz, teniente de presidio y comandante del pelotón de fusilamiento, testigo de la muerte del cura.

 

“Antes de morir nos clavó sus hermosos ojos verdes”, escribió.

 

Hugo Martínez, ingeniero electrónico y socio de Animatronix explica que también se utilizará una dentadura de la que utilizan las personas. Aún no saben si se le aplicará cabello natural.

Esta entrada fue publicada en Mundo.