La Historia de Colometa

Ana Belén transmitió al público del Teatro Juárez la sentida historia de Colometa

_DSC2626.JPG

Ernest Junger dice que narrar una vida es como pelar una cebolla: los recuerdos, como las capas de la cebolla, van desprendiéndose al contar la historia y, al pelarla, primero de manera inocente y después con experiencia, se logra concretar la crónica de una existencia.

De esta forma, Mercè Rodoreda desentraña en su obra La Plaza del Diamante – escenificada por Ana Belén en un monólogo preparado por Joan Ollé y puesto en escena por Bitò Produccions SL- la vida de Colometa, una mujer que representa a tantas otras que vivieron y padecieron la Guerra Civil Española.

Sentada en una banca de parque, leyendo el diario de Colometa, Ana Belén reveló, la noche del lunes en función única en el Teatro Juárez, los cambios en la vida de la protagonista: la inocencia de Natalia, convertida en Colometa por decisión de su amante, y los convencionalismos de una época que dejaban a la mujer en un segundo plano. No fueron pocos los que, sin poder evitarlo, hicieron suyas las desventuras de Colometa y compartieron sus sentidas reflexiones. No fue para menos:

La protagonista, hundida en un matrimonio infeliz, sin identidad propia, contó la partida de su marido a la guerra, y mostró su resignación ante la realidad que le tocó vivir. Atormentada por los recuerdos, narró además cómo vio partir y morir a sus seres queridos; pasó hambre y miseria, y se vió muchas veces incapaz de sacar adelante a sus hijos.

Así, quienes se dieron cita en el Teatro Juárez, conocieron cómo, poco a poco, Colometa termina con una vida marcada por la opresión -historia individual que se transforma en una imagen de una época agitada- y descubre, “entre vuelos de palomas, cómo en cada charco, por pequeño que sea, se refleja el cielo entero”. Y al final, en el escenario como en la novela, dejó de ser “Colometa” para convertirse en la “señora Natalia”. Un cambio de nombre que a su vez fue también de personalidad.

Rodoreda utiliza un lenguaje sencillo, simple y cargado de poesía, sin dejar de lado el humor para reflexionar y cuestionar en torno a la construcción y destrucción de una sociedad, pero también de destrucción y construcción de una identidad personal. Ello, combinado con la conexión que logró Ana Belén con el público, resultó en una obra conmovedora que llegó a las fibras de los espectadores, haciendo patente su reconocimiento, por medio de un entusiasta aplauso unánime, a la novelista, en el centenario de su nacimiento.

Considerada una de las grandes novelas catalanas del siglo XX y una de las mejores novelas europeas de su época, La Plaza del Diamante, fue publicada en 1962, editada en español en 1965 y cuenta con traducciones a cerca de 30 idiomas, debido a la respuesta de la crítica y público internacional, al tiempo que se ha llevado al cine, la televisión y al escenario teatral en formatos y adaptaciones diversas.

El propio Joan Ollé la subió a escena en el verano de 2004, 25 años después de que Rodoreda le animara a esa empresa, y fue estrenada en el Festival de Perelada, con adaptación al texto original del mismo Ollé y Carles Guillén, y la participación de tres actrices que asumían las voces de las distintas edades: inocencia, aprendizaje y experiencia de Colometa.

Joan Ollé es director teatral, actor, guionista de radio, presentador y director de televisión, además de profesor del Instituto de la Diputación de Barcelona. Fue director del Sitges Teatre Internacional-Creación Contemporánea, SITC, de 1992 a 2001.

Como director teatral ha montado cerca de 40 obras, entre ellas Noctum per acordió, primer montaje de Dagoll-Dagom; Quan la ràdio parlava de Franco, de Josep Maria Benet i Jornet y Terenci Moix; Antígona, de Salvador Espriu; Así que pasen cinco años, de Federico García Lorca; Fedra, de Jean Racine; La Plaça del diamant, de Mercè Rodoreda; Oncle Vània, de Thèkov; La Isla del Tesoro; Odiseo y Penélope, de Mario Vargas Llosa; Soldados de Salamina, de Javier Cercas, e Ivonne, princesa de Bogonya, de Witold Gombrowich.

Ha sido galardonado con el Premio Serra d’Or, por la obra Set i mig, creación colectiva, llevada a escena en 1996, y con el Premio Ciutat de Barcelona 1996, por De poble en poble, de Peter Handke.

Bitò Produccions nace en 1991 con la intención de dar cobertura profesional a las producciones teatrales de la Compañía “El Talleret de Salt”, y al mismo tiempo ir creando una estructura de producción y distribución lo bastante fuerte que consolide y amplíe la capacidad que había tenido el Talleret hasta el momento. En una segunda fase, Bitò se inicia en los campos de la Programación, de la gestión de giras y de producciones ejecutivas y coproducciones con otras compañías. Bitò Produccions gestiona y programa el Teatro de Salt y el Teatro de Blanes.

Esta entrada fue publicada en Mundo.