Premio a la fotógrafa Graciela Iturbe

Recibe la mexicana

Graciela Iturbide

el premio Hasselblad de fotografía

Tras la entrega del reconocimiento, considerado el Nobel de la fotografía, la artista inauguró una exposición con su obra en el Centro Hasselblad, en Suecia.

Agencias / La Jornada On Line

Por su excepcional fuerza y belleza visual, así como por su profundo interés por la cultura y la vida cotidiana, la artista de la lente mexicana Graciela Iturbide recibió este sábado de manos del príncipe Carlos Felipe de Suecia, el prestigioso premio Hasselblad de fotografía.

Según el fallo de la Fundación Hasselblad, Iturbide ha llevado el concepto de la fotografía documental un paso más allá al hacer visible la relación entre el hombre y la naturaleza, el individuo y la cultura, lo real y lo psicológico.

Luego de la ceremonia de entrega del reconocimiento, además de una medalla de oro y 500 mil coronas suecas (unos 63 mil dólares) en el Teatro Municipal de Gotemburgo, la fotógrafa mexicana inauguró una exposición con su obra en el Centro Hasselblad del Museo de Arte de esa ciudad sueca.

De acuerdo con la información publicada en diversos medios locales, las actividades relacionadas con el premio se abrieron ayer con un seminario sobre el trabajo de la artista mexicana, por ser considerada una de las fotógrafas latinoamericanas más importantes de las últimas décadas.

Luego que en marzo pasado se dio a conocer el fallo de la fundación, la embajadora de Suecia en México, Anna Lindstedt, resaltó la labor artística de Iturbide al señalar que su obra lleva al espectador a ver lo que puede ser muy difícil de descubrir.

“Son imágenes de mucho dolor y tristeza, pero también de alegría y felicidad -como la vida misma. Describes momentos cotidianos o momentos muy especiales en tus fotografías, con una singular poesía, que le da a la imagen una vida propia”, enfatizó entonces.

Nacida en la Ciudad de México el 16 de mayo de 1942, Graciela Iturbide fue alumna del Centro de Estudios Cinematográficos de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde asistió a cursos impartidos por el fotógrafo Manuel Álvarez Bravo, quien también fue galardonado con este mismo premio en 1984.

Según sus críticos, su obra se caracteriza por imágenes que muestran una gran sencillez, donde retratar significa participar de la vida de las personas, así como del ritmo y calidez de su gente y tradiciones.

A lo largo de su carrera como fotógrafa, ha recibido varios reconocimientos, entre los que destacan el premio Eugene Smith 1968, por su reportaje “Médicos sin fronteras”, y en 1988 con el del mes de la fotografía en París. De igual forma, fue miembro del Consejo Mexicano de Fotografía, gracias a su trabajo titulado “Recuerdo de la infancia”.

Asimismo, destacan otras distinciones internacionales como el Gran Premio Internacional de Hokkaido (Japón, 1990) y el de la Bienal Fotográfica del Instituto Nacional de Bellas Artes (1980).

El galardón entregado a Iturbide es un legado del sueco Victor Hasselblad, fotógrafo y creador de la cámara más famosa del mundo, que se usó en la Luna. En 1979, después de su muerte, la fundación que lleva su nombre fue instituida de acuerdo con su último deseo y testamento.

De acuerdo con la embajada sueca en México el galardón se entrega cada año a un fotógrafo por su excepcional trayectoria fotográfica y es considerado uno de los premios fotográficos de mayor prestigio en el mundo, considerado el Nobel de la Fotografía.

Reconoce el valor de una fuerte sensibilidad de estética en la fotografía tradicional y contemporánea; al mismo tiempo destaca la importancia de las personas que dedican su vida a escribir historia a través de las imágenes.

This entry was posted in Mundo.

Deja un comentario