Los Jesuítas en Tepotzotlán

Abren mundo de los jesuitas al público

Restauración del coro alto del convento de Tepotzotlán. Foto: El Sol de México

Organización Editorial Mexicana

Redacción /

El Sol de México

Un total de 70 piezas, pero sobre todo la reapertura de espacios conventuales cerrados a los visitantes por más de 20 años, son los principales atractivos que se muestran en el Museo Nacional del Virreinato con la exposición temporal “Jesuitas, vida y expulsión de Tepotzotlán”.

La muestra fue inaugurada ayer en ese espacio museístico del Estado de México, al que se puede llegar por carretera a Querétaro.

Uno de los objetivos de la exposición es presentar a los visitantes la vida cotidiana de los misioneros de la Compañía de Jesús, la cual llegó a tierras mexicanas en 1572 para evangelizar a los indígenas.

En segundo lugar, se enseñará la importancia que tuvo el Colegio de San Francisco Javier y la forma en que fueron expulsados los jesuitas de la Nueva España.

Entre los espacios que se remodelaron y se muestran a los visitantes están la cava, el frigorífico, el patio de las cocinas, el pasillo de acceso al antecoro y el coro mismo, los cuales permanecieron cerrados desde 1989 y que ahora manos especialistas procedieron a remodelar. La museografía que se presenta está considerada como de avanzada, porque combina ventanas educativas, tridimensionales, apoyos interactivos, cedularios con tipografía grande para su lectura fácil, diseño atractivo y lenguaje claro.

Por lo que toca a las piezas que se exponen, están esculturas, platería, pinturas al óleo, relojes de sol y un mural de la Buna Muerte.

La exposición estará dividida en cuatro unidades: Orígenes de la Compañía de Jesús, Los jesuitas en la América Virreinal y en la Nueva España, Los jesuitas en Tepotzotlán y Expulsión jesuita de Tepotzotlán.

Finalmente, el 70 por ciento de los objetos que se muestran son del Museo Nacional del Virreinato, pero también son aportados por el Archivo Histórico y la Biblioteca Eusebio Kino de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús, el Archivo Histórico del Arzobispado de México; y el Museo Nacional de Arte.

Esta entrada fue publicada en Mundo.