117 casos de abuso policíaco; D H Montaña

A un año de creación Monitor Civil documenta 117 casos de abuso policiaco. 

·       Las principales quejas relacionadas con Policías Preventivas Municipales y la Policía Investigadora Ministerial.·       Igualmente presentan quejas ante el Monitor Civil policías por violaciones a sus derechos laborales. 

Tlapa, Guerrero, México a 26 de noviembre de 2008.- A un año de que fue inaugurado el Monitor Civil de la Policía y Fuerzas de Seguridad en la Montaña de Guerrero, abogados de este proyecto ciudadano han registrado 117 casos relacionados con distintos tipos de abuso policiaco, que incluye desde multas excesivas, detenciones arbitrarias, uso excesivo de la fuerza, allanamientos de morada, inejecución de órdenes de aprehensión, entre otros, ejecutados principalmente por agentes de la Policía Investigadora Ministerial (PIM) y policías preventivos de varios municipios. 

El Monitor Civil es una organización de la sociedad civil que se constituyó como un vigía ciudadano interesado en promover frente a las corporaciones policiales, que su actuar debe ceñirse a cuatro principios básicos: Atención prioritaria al ciudadano, respeto a la ley; respeto a los derechos humanos y; transparencia. 

El Monitor nació como una entidad autónoma a partir del esfuerzo de tres instituciones de la sociedad civil el Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde), Fundar-Centro de Análisis e Investigación y TLACHINOLLAN, y por ello no asume ninguna bandera política, ni se pronuncia a favor o en contra  de intereses partidistas, sino que contrario a ello propone un aporte técnico  y científico dirigido a las corporaciones policiales desde la visión de los derechos humanos.  

En estos términos, el Monitor Civil de la Policía y fuerzas de Seguridad de la Montaña de Guerrero, tiene entre sus principales objetivos proveer a la policía y a las fuerzas de seguridad de la región de una perspectiva externa, civil, imparcial e independiente sobre su actuación e informar de la percepción y satisfacción de la ciudadanía respecto a su servicio.  Es por ello que una de sus líneas estratégicas de trabajo es la atención y documentación tanto de quejas ciudadanas sobre abuso policial, como de quejas de los mismos policías a los que se les violentan sus derechos humanos laborales.  

Desde su creación en noviembre de 2007 a la fecha, el Monitor Civil registró 117 casos relacionados con 16 de las 24 corporaciones policiales que operan en la región. Estas quejas fueron interpuestas en un 84 por ciento por  ciudadanos, en tanto que el 16 por ciento restante se trata de hombres y mujeres policías que han acudido a nuestras oficinas por violación a sus derechos laborales.  

En cuanto a los hechos denunciados por los ciudadanos al interponer sus quejas, la detención arbitraria de personas es la violación más recurrente, siendo una práctica constante de las corporaciones que proceden a privar de su libertad a ciudadanos sin que medie flagrancia en el delito, falta administrativa u orden de aprehensión.  

Otra práctica común de las corporaciones policiales que ha podido documentar el Monitor Civil, es lo referente a las multas excesivas. Constantemente las Direcciones de Seguridad Pública de los ayuntamientos de la región son concebidas como fuentes de ingreso para la administración pública municipal y por ello se efectúan cobros excesivos por conceptos de multas.  Incluso al día de hoy Monitor Civil puede señalar que en ninguno de los municipios de la región las multas por faltas administrativas se imponen a partir de tabuladores que formen parte de los bandos de policía y buen gobierno, ocasionándose que las sumas monetarias que se cobran por concepto de multas queden al arbitrio de los funcionarios en turno.  

Es importante mencionar que el Monitor Civil también ha recibido denuncias de policías que interponen quejas a causa de las condiciones de trabajo a las que son sometidos en las instituciones policiales.   Se han documentado casos de ausencia de pagos de salarios, jornadas de trabajo que exceden las 24 horas, falta de suministro de equipo mínimo como botas y municiones, así como maltrato en el ejercicio del mando por parte de los superiores jerárquicos. Cabe destacar, que hemos podido defender a policías que fallecen o son lesionados en el ejercicio de sus funciones, es decir, como riesgo de trabajo y resulta sumamente preocupante para el Monitor documentar el abandono institucional que sufren los elementos de la policía, al no contar con seguro médico, ni muchos menos seguro de vida.  

De igual forma, el Monitor ha podido obtener datos en torno a la vulnerabilidad específica que vive la mujer policía al interior de sus corporaciones. Hemos recibido testimonios de mujeres que relatan sufrir un trato desigual y discriminatorio, ya sea, por hostigamiento de índole sexual de parte de sus superiores o en su defecto por que les ponen a efectuar labores de limpieza o alimentación que no son propias del servicio policiaco.  

Un elemento más que para el Monitor Civil es importante destacar en este primer año de labores, es que en nuestra vinculación con las corporaciones policiales, hemos ubicado que constantemente las policías preventivas municipales sufren divisiones internas por causas de índole político al grado de formarse distintos grupos que responden a distintas alianzas partidistas. De esta manera, tenemos que en una misma corporación policial existe el grupo del Síndico que pertenece a un partido político y en contra partida coexiste el grupo del presidente municipal que representa a otro emblema político.  

Esta situación sin duda alguna, va en detrimento del servicio que la policía debe prestar a la ciudadanía, pues entonces la corporación ya no responde a la finalidad de preservar el orden y auxiliar a la población, sino que reacciona en función de intereses político partidistas.   

La reforma democrática de las instituciones de seguridad, es un tema pendiente en nuestro país que hoy toma relevancia suprema a causa del clima de violencia que se vive en la nación y particularmente en el Estado de Guerrero. La seguridad que todos y todas las mexicanas tenemos derecho a tener sólo se logrará si contamos con instituciones que ubiquen que su actuar debe fundarse en el respeto a los derechos humanos y la legalidad. Históricamente las instituciones policiacas fueron creadas para proteger los intereses políticos de los funcionarios en turno, sin embargo, hoy debemos acuñar el concepto de seguridad ciudadana como el eje de actuación de las corporaciones justamente porque su labor debe estar encaminada a la atención prioritaria del ciudadano.  

El Monitor Civil de la Policía y Fuerzas de Seguridad en la región de la Montaña, busca documentar el estado que guardan las corporaciones justamente bajo la idea de hacer propuestas de cambio que ayuden a incentivar el inicio de procesos de reforma democrática que permitan a la ciudadanía contar con instituciones de seguridad transparentes y que cumplan con su función preventiva orientada a la protección prioritaria del ciudadano.  

En este primer año de trabajo hemos podido documentar múltiples prácticas de las corporaciones que nos ayudan a ubicar los focos prioritarios de atención y particularmente nos explican las causas de por qué se ha alejado la ciudadanía de la policía. Sin duda alguna, una primera cuenta pendiente de las corporaciones será reconstruir los puentes de confianza con la población.   


Estimad@s tod@s,  enviamos en  adjunto comunicado de prensa sobre abusos policiacos que ha documentado el proyecto “Monitor Civil de la Policía y Fuerzas de Seguridad en la Montaña de Guerrero” a un año de que fue inaugurado en Tlapa.

Esperamos que la información sea de su interés.


¡Que tengan una excelente tarde!

———-
Contacto Prensa:
Teresa de la Cruz
Coordinadora del Área de Difusión del Centro
de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan.
Mina # 77, col Centro, Tlapa, Guerrero, México
telefonos de oficina: 017574761200 y 61220
celular: 0447571025132
correo:
tere_delacruz@hotmail.com 
www.tlachinollan.org    
“Respeto a la decisión de los pueblos: No a La Parota

Esta entrada fue publicada en Mundo.