La Mejor velada en la A

Protagoniza sinfónica de Campeche y Gonzalo Romeu

una de las veladas más vitoreadas en la Alhóndiga

081021_OSC_18CCC

Con la interpretación de Mojito criollo, la Orquesta Sinfónica del Gobierno del Estado de Campeche, bajo la batuta de Eligio Fuentes Rosado y acompañada en el piano por Gonzalo Romeu, inició un recorrido musical por la historia del danzón, el cual se originó en Cuba pero se trasladó a la península de Yucatán casi de manera inmediata, arraigándose en México con mayor fuerza que en la propia isla caribeña.

La cadencia de los sonidos isleños, el oleaje del mar, el movimiento de las palmeras y el ritmo sensual proveniente de nuestras raíces africanas, invadieron la Explanada de la Alhóndiga al compás de Palmeras cubanas, Teléfono de larga distancia, Rigoletito y Fefita, danzones de Cuba y México orquestados por el creador del proyecto, Gonzalo Romeu.

Los miembros de la Orquesta Sinfónica, primera en su género constituida en el estado de Campeche -cuyas edades oscilan entre los 14 y casi los 70 años- mostraron que el ambicioso proyecto, iniciado hace diez años, va logrando su objetivo: establecer a la orquesta como una agrupación de excelencia, digna representante del pueblo campechano.

Otros danzones que los asistentes gozaron, y algunos que no pudieron resistirse tararearon las melodías, las acompañaron con las palmas y bailaron, fueron Linda cubanita, Perla marina, Nereidas y El clarín de la selva, acompañados por Rafael Barrera en el contrabajo, Armando López en el timbal cubano y Alonso de la Cuesta en el güiro.

Alrededor de cuatro mil personas se dieron cita en la Alhóndiga de Granaditas, en lo que se convirtió en una de las veladas más vitoreadas de esta edición del Cervantino que se extendió por cerca de dos horas. Nadie se movió de su lugar hasta ver concluido el concierto, que obligó a la organización sinfónica campechana, comandada por Eligio Fuentes, y al pianista cubano Gonzalo Romeu, a ofrecer un par de temas más, ante el entusiasmo de los asistentes que los despidieron complacidos, prácticamente todos de pie.

Danzones de Cuba y México, señaló Gonzalo Romeu, la mañana del 21 de octubre en conferencia previa al concierto, es un programa que realizó con el propósito de sublimar y magnificar esta manifestación cultural única: un “género instrumental muy elaborado y bello que, cuando es mal interpretado, pierde su armonía, proporción y su compás”.

La Orquesta Sinfónica del Gobierno del Estado de Campeche, fue creada en 1998 bajo la dirección del maestro Manuel Santos Poot y del profesor de violín Jesús Cervera Pinto, y fue el resultado de varios años de esfuerzos institucionales y particulares en todo el estado. Entre su finalidad se encuentra la promoción y difusión del repertorio de concierto a todos los sectores de la sociedad, dentro y fuera de la entidad; interpretar música campechana y de la región y, en cada actuación, brindar homenaje a aquellos personajes que con su talento, amor al arte y vocación de enseñanza, han forjado el porvenir de la música en Campeche.

El maestro Fuentes Rosado es originario de la Ciudad de México, pero vivió su niñez y juventud en la ciudad de Campeche, donde inició sus estudios musicales, bajo la dirección de Manuel Santos Poot. Es miembro de la generación fundadora de la Orquesta de Cámara del Ayuntamiento de Campeche y de la actual sinfónica de dicho estado.

Realizó estudios de violín en la Escuela Nacional de Música de la UNAM y, en la Escuela Superior de Música del INBA cursó la carrera de Dirección Orquestal. Entre sus maestros contó con Héctor Quintanar, Benjamín Juárez Echenique, Edyta Plodzien, Gustavo Rivero Weber y James Demster. Tomó un diplomado de Dirección Orquestal con Ronald Zollman y otro de música de cámara y repertorio violinístico, con los integrantes del Cuarteto Latinoamericano.

Eligio Fuentes Rosado ha tocado y dirigido en los principales foros de nuestro país, como la Sala Nezahualcóyotl, Palacio de Bellas Artes, la Sala Blas Galindo y el Teatro Raúl Flores Canelo y, como seleccionado en el Festival Internacional de Música de Cámara de San Miguel Allende, recibió clases magistrales con el Cuarteto de San Petersburgo, Cuarteto Fine Arts y el Cuarteto Casals.

Por su parte, Gonzalo Romeu ha sido director titular de la Orquesta Sinfónica de Oriente, de Santiago de Cuba, director adjunto de la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba, director titular de la Orquesta Sinfónica del Gran Teatro de La Habana y director musical del Estudio Lírico de las Artes Escénicas.

En su trayectoria destacan actuaciones al frente de importantes orquestas europeas, como las Filarmónicas de Budapest, Wroslaw, Cracovia y Sofía, así como la Gran Orquesta de la Radio y Televisión de Moscú y la Orquesta del Teatro Bretón de la Ville de Rennes, en Francia. Radicado desde 1995 en México, Romeu ha sido director huésped de la Camerata de las Américas, la Orquesta Sinfónica Nacional, la Filarmónica de la Ciudad de México y la Orquesta Sinfónica Carlos Chávez, entre otras.

Como orquestador y arreglista sobresale su versión para orquesta sinfónica de Seis sones sencillos, de Carlos Fariñas, el álbum Danzones antológicos de Cuba y la nueva versión de la zarzuela de Ernesto Lecuona, María La O. Cuenta con dos discos compactos: Danzones. Romeu por Romeu, en 1995 y Danzones de Cuba y México, en 1997.

Esta entrada fue publicada en Mundo.