LA CAÑADA DE LA VIRGEN ZONA ARQUEOLOGICA

LA CAÑADA DE LA VIRGEN 

ZONA ARQUEOLOGICA

Se localiza en el suroeste del municipio de San Miguel de Allende, Guanajuato

México, 7 de julio.- De las 12 nuevas zonas arqueológicas que abrirán al público este sexenio, Cañada de la Virgen, ubicada al
suroeste del municipio de San Miguel de Allende, Guanajuato, se perfila para ser una de las primeras. El Financiero. 7 julio 08.

Actualmente, especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) realizan los últimos trabajos para su apertura.

Hasta hace algunos años, el estado de Guanajuato no contaba con zonas arqueológicas abiertas al público, a pesar de ser uno de los
estados en el Bajío con más concentración de vestigios arqueológicos.

Plazuelas fue el primer sitio en la entidad que abrió sus puertas, y autoridades del INAH pretenden que Cañada de la Virgen sea
la próxima, seguida por Peralta, ambas programadas para fines de 2008 o principios de 2009.

En entrevista, Gabriela Zepeda, investigadora del INAH y responsable del proyecto, mencionó que los pobladores de los
municipios aledaños visitaban el lugar para realizar ofrendas, ritos o simplemente como paseo familiar.

Incluso, algunas personas llegaron a sembrar legumbres, actos que permitieron una apropiación de las estructuras como parte de su
identidad.

Se pensaría que el sitio fue ocupado por grupos náhuas en épocas prehispánicas por el tipo de construcciones en el lugar, pero gracias
a datos arqueoastronómicos se llegó a la conclusión de que fueron pueblos otomíes-hñahñu los que ahí se establecieron, agregó la
especialista.

Al igual que en otras regiones de Mesoamérica, en la zona se encontraron tres etapas constructivas que van del año 540 hasta el
1050 de nuestra Era. El esplendor de la ciudad está ubicado por la investigadora entre los años 640 y 900, correspondiente al período epiclásico.

Estas fechas fueron obtenidas a partir de estudios de carbono 14 realizados tanto en la Universidad de Oxford como en los laboratorios
del INAH, a objetos como carbón, semillas y huesos, estos últimos fechados por colágeno y aminoácidos.

La zona está conformada por cinco conjuntos arquitectónicos de los cuales tres fueron intervenidos y cuentan con las condiciones
para ser visitados: Complejo A o Casa de los Trece Cielos; Complejo B o Casa de la Noche más larga; y Complejo D o Casa del Viento. Los
Complejos C y E serán trabajados en temporadas de campo posteriores.

La Casa de los Trece Cielos o Conjunto A, está conformada por un basamento piramidal de 16 metros de altura, un patio hundido y tres
plataformas, correspondientes al equinoccio de primavera, al comercio y al solsticio de invierno, respectivamente.

En cada una de ellas se encontraron entierros con ofrendas, compuestas por objetos relacionados con ritos a Xipe Totec y un perro
xoloescuintle, que ayudaba al difunto en su viaje al Mictlán.

Dicho conjunto era considerado un espacio fundamental para la observación del cielo, de ahí su nombre, ya que el patio en temporada
de lluvia se llenaba de agua y, su reflejo daba la sensación del cielo en la tierra.

En la parte más alta se encuentra el Templo Rojo, considerado el más grande de Mesoamérica por sus medidas (14 por 12.80 metros), y
encierra pintura mural de significado abstracto, debido a sus trazos lineales en rojo y negro, relacionados con el día y la noche, con
Quetzalcóatl y Tezcatlipoca.

El Conjunto B o Casa de la Noche más larga se compone de varias estructuras, como el basamento piramidal, un patio hundido más y una
serie de plataformas que indican funcionalidad mixta de los espacios.

Se considera que está astronómicamente ligado al solsticio de invierno.

Al igual que en el conjunto principal, en éste existe un patio hundido pero, a diferencia del primero, el basamento no se encuentra
al frente, sino en la esquina suroeste del conjunto. Este espacio se encuentra rodeado por habitaciones que contienen fogones y en general, presenta un complejo sistema de conducción de agua.

En este espacio se encontraron diferentes entierros, como La Niña de Lluvia, El Decapitado y una serie de huesos. Poner
simplemente una astilla de hueso, una tibia o un peroné, indicaba un proceso de sacrificio y de enterramiento, por lo que podemos identificar una gran parafernalia por el culto a la muerte.

Completa el conjunto, un baño de temazcal rodeado por una serie de andadores que llevan a él.

La llamada Casa del Viento o Complejo D es una estructura circular que presenta tres etapas constructivas, en las que se modificó la rampa de acceso al construir cada una de ellas.

En la parte superior se halla un templo más con dos entradas, al este y oeste; la forma del templo simula un toril y su interior se
encontraba pintado de rojo.

“Es una estructura circular que en un principio tuvo una función enfocada a la parte femenina del universo y después, con otra etapa constructiva, hacia la masculina; actualmente está asociada al Dios del Viento

Esta entrada fue publicada en Mundo.