La Biblioteca del INAH

Resguarda un tesoro, la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia

Posee documentos indispensables para comprender el pasado de México.

Foto: El Sol de México

Organización Editorial Mexicana

Redacción El Sol de México

Entre los muros de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia (BNAH) está guardado un verdadero el tesoro histórico nacional reunido en libros, códices, periódicos, fotografías, grabaciones de sonido, mapas, diarios y un acervo de microfilme.

La institución, que fue fundada en 1888 por Francisco del Paso y Troncoso, es considerada como una de las más importantes en su especialidad de América Latina por el acervo de materiales históricos que tiene.

Localizada en la parte superior del Museo Nacional de Antropología e Historia, ubicado en Paseo de la Reforma y Gandhi, en ella los estudiosos pueden encontrar documentos indispensables para la comprensión del pasado mexicano, desde la época prehispánica (códices), hasta la modernidad, sin dejar de lado documentos de la Colonia, Independencia y Revolución, además de publicaciones de investigaciones.

De esta manera, su acervo asciende a 300 mil ejemplares que la hacen, según su directora, Julieta Gil, el recinto más importante de Latinoamérica, tanto por las características de sus volúmenes, como por la cantidad que de documentos que concentra.

Entre los tesoros que hay en la biblioteca, mencionó la colección de códices, formada por 97 originales de la época de la Colonia, y 52 copias antiguas que, según los especialistas, aportan más información que los reales.

En sus muros está resguardado el único códice prehispánico que existe en México; la Tira de la Peregrinación y el Badiano, donde se ilustra la tradición herbolaria de los mexicas.

La memoria sonora nacional, con más de 2 mil horas de grabación, es almacenada en la Fonoteca donde hay 567 cintas de carrete abierto, mismas que se digitalizan en soporte de disco compacto para conservar los testimonios auditivos.

En lo que se refiere a la hemeroteca, en ella es posible encontrar 990 ejemplares de publicaciones que difundieron las noticias hace siglos, en su mayoría de provincia y con nombres extraños como “El Pájaro Verde”, “La Abeja Poblana” y “La Orquesta”.

La Fototeca de la BNAH alberga 56 mil impresiones que documentan, principalmente, trabajos de investigación, informes visuales de recorridos y momentos relevantes de la historia.

Finalmente, está el acervo de microfilme, que fue formado en los años cuarenta por el bibliotecario, Antonio Pompa y Pompa, en donde se resguardan, en condiciones óptimas, cerca de 13 millones de tomas, impresas en películas de 35 milímetros y que contiene información que no se encuentra en ningún otro lugar.

Esta entrada fue publicada en Mundo.