Un recuerdo de nuestros antepasados

Presenta INAH más de 8 mil piezas arqueológicas donadas

Entre las piezas mas destacadas están dos espejos de obsidiana, vasos códice, una muñeca maya de cerámica, así como algunos objetos provenientes de culturas prehispánicas.

Foto: AFP

Organización Editorial Mexicana

DPA

La colección Leof-Vinot, donada el pasado 12 de febrero al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), está conformada por ocho mil 100 piezas arqueológicas de diversas culturas prehispánicas, compradas en el mercado negro, se informó oficialmente.

Hace dos semanas la francesas Nadine Vinot donó la colección que contiene algunas piezas con tres mil años de antigüedad y que fue reunida por su esposo Milton Leof, fallecido en 1985. La colección, que será resguardada en la zona arqueológica de Xochicalco, fue producto de un trabajo “a lo largo de 50 años de los estadounidense Milton Leof y David Breman”, dijo Marco Antonio Santos director del sitio arqueológico.

Ellos buscaron “en casas de subasta de Europa y Estados Unidos” material para enriquecer su colección, agregó el arqueólogo que tendrá a su cargo la colección. Ambos coleccionistas llegaron a México en la década del 30 para establecerse. Posteriormente formaron esta colección, considerada la más importante del país en manos de particulares, según el INAH.

Eduardo López, director del INAH en Morelos, explicó que antes de 1972 México no contaba con una legislación que protegiera los vestigios arqueológicos. “Hasta entonces no había medidas técnicas y jurídicas que regularan la posesión de piezas arqueológicas y prohibieran su comercialización”, dijo López.

Según la legislación de 1972 los coleccionistas pueden conservar las piezas siempre y cuando las registren ante el INAH, explicó López. Leof formó su colección en una permanente colaboración con los pintores Miguel Covarrubias y Juan O’Gorman, al grado que en ocasiones intercambiaron y adquirieron con ellos objetos de arte precolombino.

De sus compras en el extranjero y este trueque surgió este magnifico acervo perteneciente a culturas como la tolteca, maya, teohitihuacana, mezcala, mexica, e incluso a algunas que se asentaron en Sudamérica. Entre los objetos atesorados se cuentan inciensarios, figurillas, estelas, vasijas, instrumentos musicales y otros.

Para López la importancia de la colección es invalorable “porque contiene objetos de diferentes épocas y diferentes culturas mesoamericanas”.Entre diciembre de 2008 y febrero de 2009 las piezas fueron trasladadas desde la casa de Nadine Vinot, en la ciudad de Cuernavaca hacia el museo de sitios de Xochicalco.

Ahora serán catalogadas y estudiadas. Algunas serán limpiadas y restauradas ya que fueron empotradas en muros o mutiladas originariamente. Una vez que culmine el estudio y la clasificación, las piezas serán mostradas al público en diversas exposiciones.

Entre las piezas mas destacadas están dos espejos de obsidiana, vasos códice, una muñeca maya de cerámica, así como algunos objetos provenientes de las culturas prehispánicas asentadas en Perú y Ecuador.

Esta entrada fue publicada en Mundo.