Las Casas de Cuna en México, su origen

Origen de las casas de cuna en México

 

La Casa de Cuna, en la que se recibía por el torno a los niños recién nacidos, para evitar los infanticidios fue fundada por el Arzobispo de México. Francisco Lorenzana, el  11 de Enero de 1766.

Estaba frente a lo que es ahora Mercado de la Merced, en el sitio que después fue ocupado por la 2a. Demarcación de Policía y tenía una casa anexa en el núm. 2 de la Calle del Puente de la Leña, después 5a. de la Corregidora.

El día 19 de febrero de 1794, el Rey de España ordenó que se tuviera por legítimos a todos los expósitos recogidos, otorgándoles los efectos civiles correspondientes y habilitándolos para toda clase de empleos y honores, concediéndolos el apellido de Lorenzana, en recuerdo de su Ilustre Fundador.

(Nótese que las leyes de relaciones familiares revolucionarias que conceden igualdad de derechos civiles, llegaron sólo 123 años más tarde).

La apertura de una Casa Cuna, que ampare y proteja a los infantes abandonados, pues entre las públicas necesidades, es una de las más urgentes debido a. los muchos niños expósitos que se dan.

El verbo exponer y el sustantivo expósito, del latín ex-positum, literalmente: puesto afuera (pater potestas), poder de excluir de su hogar a cualquiera de sus integrantes. 

La idea de que se funden hospitales en todos los pueblos de españoles e indios, donde sean curados los pobres enfermos y se ejercite la caridad cristiana,  está dispuesta en las Leyes de Indias en 1541;

 y como iniciativa privada ya figura en las Actas Capitulares del Cabildo de Córdoba, con la cuádruple misión de proteger al peregrino, asistir al enfermo, segregar al contagioso y cobijar al indigente, para servicio de Dios, amparo de los pobres y alivio de mi conciencia. En la América Hispana, los Hospitales fueron la tercera institución en aparecer, y la primera sin ambición de poder ni lucro, sólo precedidas por el gobierno y la Iglesia.

La orfandad médica era tan grande en los primeros tiempos de Buenos Aires, que el Cabildo dispuso en 1609, prohibirle salir de la ciudad a Gerónimo de Miranda, costeándole un salario entre los vecinos para sangrar, afeitar, echar ventosas y sacar muelas a quien lo necesitare.

El 14 de julio de 1779, exactamente 10 años antes de la Revolución Francesa, el Virrey Vértiz dispone la apertura de la Casa de Expósitos para que estos hijos ilegítimos puedan educarse en el Santo Temor de Dios y ser hombres útiles a la Sociedad, según fundamenta en carta al Rey.

 La Casa tenía como modelos la Inclusa de Madrid, fundada por Felipe IV en 1623 para cuidar a los menores abandonados en dicha ciudad y la de Lima, en 1590.

Se asemejaba a las Casas de Expósitos de Méjico y Santiago de Chile, casi contemporáneas a la de Buenos Aires.

Vértiz tenía experiencia directa en esta problemática por haber sido juez de menores.

La Junta de Temporalidades, creada para administrar localmente los bienes de los Jesuitas recientemente expulsados de América, la desaparecida Compañía, ofrece una parte de la luego conocida como Manzana de las Luces, que los Jesuitas habían comenzado a construir en 1622, la esquina parcialmente demolida en 1936 para abrir la Diagonal Sur, de San Carlos y San José (hoy Alsina y Perú) en ese momento Arsenal de Guerra, como edificio para la Casa Cuna, y el alquiler de nueve pequeñas propiedades frente a la Plaza Mayor, (casas redituantes)como presupuesto para su funcionamiento. De este primer edificio de la Casa quedan en pie dos salas que hoy se usan para el Mercado de las Luces, una galería de artesanías.

El origen de la Casa Cuna está así rodeado de apellidos de familias ilustres de la Ciudad, con vocación por el bien público, agrupados en la Hermandad de la Santa Caridad de Nuestro Señor Jesucristo, creada en 1727, en la Iglesia de San Miguel Arcángel,  bajo la advocación de Nuestra Señora de los Remedios, por Don Juan Guillermo Gutiérrez González Aragón, para dar cristiana sepultura a las víctimas desamparadas, de la epidemia que entonces se abatió sobre Buenos Aires, lo que provocó duros cuestionamientos de los párrocos dispuestos a inhumar sólo a quienes podían pagarlo y que ya en 1755 había propuesto la creación de una Casa Cuna en esta Ciudad. Estas familias, al comienzo del Siglo XIX serían decisivas para el nacimiento de la Nación Argentina. En la Iglesia de San Miguel se conserva aún hoy la imagen de Nuestra Señora de los Remedios a cuyos pies se reunía a rezar la Santa Hermandad.

Libro de acuerdos de la ilustrísima y venerable congregación de la Caridad y de la casa del Señor San José de Niños Expósitos de México, fundada en el año de 1774, siendo virrey el excelentísimo señor don Antonio María Bucareli y Ursua, arzobispo el excelentísimo señor don Alonso Núñez de Haro y Peralta. Comprende y da principio por las constituciones establecidas para gobierno y dirección de la congregación.

AHAM, Estantería.  Constitución primera del patronato de dicha casa

Teniendo presente que la primera renta subsistente, con que se haya dotada dicha casa se le ha señalado por la Real Junta Superior de Temporalidades, establecida para el conocimiento de todas las causas, y negocios pertenecientes a los regulares expulsos, y que esta es de diversas obras pías cuyos patronatos han recaído en la Real Corona: declaramos pertenecer y tocar a ésta el patronato y protección de ella.

Acuerdo 1°

En la ciudad de México y en una de las salas de este palacio arzobispal, en 4 de enero de 1774, estando presente el ilustrísimo señor don Alonso Núñez de Haro y Peralta arzobispo de esta santa iglesia metropolitana del consejo de su majestad mi señor, 53 señores eclesiásticos y seculares de los más principales de esta capital citados por su señoría ilustrísima a fin de que sirviesen asistir para establecer la congregación de la Caridad para el alivio y fomento de la Casa del señor San José de Niños Expósitos, 27 y formar la mesa para que los oficiales de ella tengan el gobierno. […] En 16 de enero de 1774 los señores de la citada mesa en ejecución de lo determinado en el acuerdo antecedente acerca de la entrega de la casa de San José de Niños Expósitos pasaron al palacio de su señoría ilustrísima el arzobispo […] dijo a los expresados señores que les hacía, e hizo entrega formal de la enunciada casa, de todo lo que en ella se contenía y de su gobierno.

Acuerdo 3°

En la ciudad de México a 17 de febrero de 1774 [la mesa acordó] lo siguiente […] 5º que los don Luis Torres y don Eliseo Antonio Llanos de Vergara pasen al reconocimiento de la casa que fue de San Felipe Neri y den razón individual en la primera junta.

Acuerdo 4º

En la ciudad de México a 3 de julio de 1774 juntos y congregados [la mesa] habiendo visto el plan de la casa que fue de San Felipe Neri presentado con instrucción bastante por los señores encargados de su reconocimiento en la antecedente junta; de común acuerdo dijeron: primero que se haga representación a la superior junta de Temporalidades, cede a la muy ilustre congregación la posesión de dicha casa, como tiene mandado su majestad.

Segundo que entregada que sea la casa se haga la obra necesaria para su seguridad quedando al cuidado del señor tesorero sus reparos, y más que se ofrezca sobre este particular, como también el hacer que los inquilinos que actualmente la habitan la desocupen. [28]

igualmente se trató, de si sería conveniente a la congregación la iglesia que se estaba construyendo en dicha casa de San Felipe y se resolvió no dar paso por ahora en el particular.

Acuerdo 5º

En la ciudad de México a 16 de octubre de 1774: habiéndose congregado […] se leyó el documento que en la antecedente junta se mandó pedir a la superior de Temporalidades para la posesión de San Felipe Neri.

Acuerdo 6º

En la ciudad de México a 10 de abril de 1775: habiéndose juntado […] se trató de los adelantamientos de esta en general, y se determinó pasar mañana en la tarde a reconocer la casa que fue de San Felipe Neri, y ahora es de la congregación como consta en el auto de posesión que original se halla en mi poder.

Acuerdo 7º

En la ciudad de México a 7 de enero de 1776. Juntos y congregados […] a consecuencia del reconocimiento que se hizo de la casa antigua que fue de San Felipe Neri y es al presente de la congregación animada de los aumentos de esta, tenía formado un mapa para la fábrica de nueva casa en el mismo terreno que ocupaba la antigua para la mayor comodidad de los niños, y habiéndolo presentado a la junta manifestaron todos los señores su agradecimiento.

Acuerdo 12°

En la ciudad de México a 17 de marzo de 1783. Estando juntos en la acostumbrada sala […] se trataron los puntos siguientes: se trató del reedificio de las piezas que están arruinadas en la casa vieja de San Felipe.

Acuerdo 16°

En la ciudad de México a 26 de enero de 1788. Juntos y congregados […] acordaron lo siguiente 6º que se ocurra a la nobilísima ciudad por la merced de agua que gozaban las casas que fueron del Oratorio de San Felipe Neri, y están cedidas por el Rey nuestro señor a beneficio de los niños, con todos los privilegios y mercedes que obtenía.

Acuerdo 57°

En la Ciudad de México a 16 de febrero de 1817 […] habiéndose hecho presente el estado lastimoso en que se hallan las fincas de la cuna y la necesidad que hay de que se reparen prontamente para evitar su total ruina; como también el notable quebranto que por las tristes circunstancias del tiempo ha padecido sus fondos y que aun no se ha satisfecho a la testamentaria del difunto conde de Basoco la crecida cantidad en que salió alcanzado el establecimiento en los años en los que fue tesorero, y por consiguiente lo difícil que es proporcionar lo necesario para un objeto de tanta importancia; se propuso por algunos señores de la junta como medio único para el efecto la venta de las fincas más deterioradas y de menos utilidad, con el fin de invertir su importe en la reparación de las otras que ofrecen mayores ventajas.

Y por cuanto el sitio a construir la casa e iglesia de los padres del oratorio de San Felipe Neri, adjudicada después por real disposición a la cuna, sirve en la mayor parte de carrocería, cuadra de caballos y picadero del señor conde de Regla y no rinde por lo mismo la renta que corresponde al valor de aquella propiedad; advirtieron los mismos señores que previo el avalúo de los peritos tasadores, podría venderse a los que habían hecho la propuesta de comprarla. La junta interesada en la conservación de un establecimiento tan necesario e importante a la humanidad admitiría desde luego una propuesta tan ventajosa, si estuviese en su arbitrio; pero no teniéndolo mientras el rey nuestro señor no conceda su permiso.

Acordó: que el ilustrísimo señor presidente haga representación a su majestad para obtenerlo: que su producto en tal caso, se invierta en reparar las otras fincas ruinosas, y que si algo sobrare se imponga a réditos con hipoteca segura, resultando de esto con evidencia la necesidad y utilidad de la enajenación con lo que se concluyo la junta.

Acuerdo 62°

En la ciudad de México a 21 de septiembre de 1818. Previo aviso se congregaron […] para tratar y resolver los puntos siguientes.

1º Se dio cuenta con la real cédula de su majestad de 24 de noviembre del año próximo pasado en que concede su licencia para la venta y enajenación del sitio en que se empezó a construir la casa e iglesia de los padres del oratorio de San Felipe Neri: cuya real cedula se dispuso quedase archivada en la misma casa de caridad para los fines y tiempo que convenga.

Acuerdo 69°

En la ciudad de México a 21 de mayo de 1826, reunidos en el salón […] el señor Maniau abrió la sesión leyendo los documentos siguientes […] quiere el excelentísimo señor presidente de la República según se sirve vuestra excelencia manifestarnos en oficio del 7 de corriente que este cabildo le informe sobre la fundación, fondos, estado actual y las mejoras y reformas de la Casa de San José de Niños Expósitos, con el objeto de que teniendo a la vista la cámara de senadores todas las noticias que ha pedido acerca de esta obra de pública beneficencia, pueda aplicarle su poderosa protección, sacarla del estado infeliz en que se haya reducida y elevarla a la mayor prosperidad. [El oficio de respuesta al presidente dice] La fundación la proyectó y puso la primera piedra el eminentísimo señor Lorenzana […] destinó para recogerlos, lactarlos y educarlos la casa número 3 de la calle segunda de la Merced que compró en 23,000 pesos y a la que le puso el nombre análogo de la Casa del Señor San José [la cual sostuvo] hasta el año de 1771 en que fue promovido a la diócesis de Toledo.

Acuerdo 74°

En la ciudad de México a 8 de octubre de 1826 reunidos […] se encargó al señor Fagoaga mandase formar el presupuesto de las mejoras que admite y convienen a la casa de San Felipe Neri.

Acuerdo 137°

En la ciudad de México a 15 de diciembre de 1850 reunidos […] el señor Atristain dijo que el señor Cervantes y su señoría pasaron a reconocer las fincas y la del Esclavo, según se comisionó a sus señorías en la junta del 15 pasado: que por la de San Felipe ofrece el señor Batres 50,000 pesos y el señor [general Martín] Carrera lo mismo que los señores se esforzaron en que hiciera mejor postura, pero que no la pudieron conseguir: que también reconocieron la casa panadería del Esclavo y la encontraron en malísimo estado.

Acuerdo 138°

En la ciudad de México a 15 de diciembre de 1850 reunidos […] el señor Atristáin dijo que el señor Cervantes y su señoría como comisionados de la venerable junta habían reconocido las fincas de San Felipe Neri y del Esclavo, que por la primera ofrece el señor Batres 50,000 pesos y el señor Carrera lo mismo dando al presente 2,847 pesos: con respecto a la segunda finca también la reconocieron y vieron que está en malísimo estado principalmente los techos, que últimamente hubo un incendio, por el que se destruyó parte de la misma finca.

Que tuvieron una conferencia con el licenciado Beteta y de ella resultó que se haga un reconocimiento de la finca por un perito nombrado por ambas partes y que si el precio no convenía a alguna de las dos partes no había obligación, y concluyó diciendo que si el precio que se dé por la referida finca es el mismo que produce, hoy le parece que se puede vender pero si no es así, su señoría no está porque se venda.

El señor Fagoaga dijo que su señoría quisiera que se extendiera la oferta de la finca de San Felipe hasta 55,000 pesos.

El señor Ormaechea dijo que su señoría estaba por la enajenación de la finca haciéndose mejor propuesta tanto del precio como de lo que se exhibiera de pronto, respecto a la de San Felipe Neri.

[…] con lo que concluyó este acto […] quedando el señor Atristáin plenamente autorizado para llevar adelante la referida venta y la de la Casa de San Felipe.

Acuerdo 139°

En la ciudad de México a 16 de febrero de 1852 reunidos […] se verificó este acto en la forma siguiente. El señor Atristáin dijo que en una junta se opuso su señoría a la venta de las casas, que estas son tres, dos que no podían estar peores y la del oratorio en estado muy malo, y que por lo mismo es necesario que se reedifiquen. Las fincas están valuadas en la cantidad de 75,000 pesos siendo la alcabala por mitad, que se presentó el apoderado del señor Tijera, fijole su señoría un plazo de tres días que en entretanto se lo comunicó al señor Covarrubias, y que si era necesario se sirviera ver al ilustrísimo señor arzobispo: que dicho señor Covarrubias le dijo que supuesto que ya estaba autorizado por la junta, su señoría le daba toda su facultad sin que haya necesidad de que se ponga en conocimiento del ilustrísimo señor arzobispo, porque su señoría ilustrísima le había dado todas sus facultades.

Que se le presentó el señor general Carrera, pero que le dijo que ya tenía comprador a cuyo comprador se fijó algunas bases según se verá en el expediente: que al junta calificó de más justa y mejor la propuesta del señor [Manuel] Tijera, con lo que se conformó el ilustrísimo señor arzobispo.

Con lo que concluyó este acto que firmaron los señores.

 

La Casa de Cuna

 

La Casa de Cuna, en la que se recibía por el torno a los niños recién nacidos, para evitar que, como ahora sucede con tanta frecuencia, madres desnaturalizadas, para ocultar su mancha recurran al espantoso crimen del infanticidio, fue, fundada por el Arzobispo Dn. Francisco Lorenzana, el día 11 de Enero de 1766.-Estaba frente a lo que es ahora Mercado de la Merced, en el sitio que después fue ocupado por la 2a. Demarcación de Policía y tenía una casa anexa en el núm. 2 de la Calle del Puente de la Leña, hoy 5a. de la Corregidora.

El día 19 de febrero de 1794, el Rey de España ordenó que se tuviera por legítimos a todos los expósitos recogidos, otorgándoles los efectos civiles correspondientes y habilitándolos para toda clase de empleos y honores, concediéndolos el apellido de Lorenzana, en recuerdo de su Ilustre Fundador. (Nótese que las leyes de relaciones familiares revolucionarias que conceden igualdad de derechos civiles, llegaron sólo 123 años más tarde).

Hospicios para Huérfanos

-HOSPICIO DE SAN NICOLÁS.- Los RR. PP. Agustinos Recoletos, que en número de 12 llegaron a México en 1606, fundaron un Hospicio contiguo a la Parroquia de Santa Ana. Después se trasladaron a parte de la extensa zona llamada de las Atarasana, donde fundaron el Convento y HOSPICIO DE SAN NICOLÁS, nombre que por mucho tiempo llevó esa Calle que es ahora una de las de República de Guatemala. Suprimida la Orden, el Monasterio y Hospicio quedaron convertidos en casas particulares.

-HOSPICIO DE SAN FELIPE NERI.- Varios Sacerdotes Filipenses, compraron en la Calle de San Felipe Neri, hoy República del Salvador, varias casas y establecieron en ellas un Hospicio, edificando después un Templo de 3 naves, dentro del cual fue construído después el Teatro Arbeu. Aún subsiste la portada y la torre y hoy se encuentra un garaje en dependencias de dicha construcción.

Hospidos para pobres

– El HOSPICIO DE POBRES. – Se encontraba en el lugar en que actualmente se levanta el todavía inconcluso Hotel Alameda. Abarcaba desde la Calle de Balderas hasta la de Revillagigedo y de la Ave. Juárez hasta la de Artículo 123. Fue fundado por el Piadoso Canónigo Fernando Ortiz Cortés, en 1763 y en tiempo de la Reforma, fue adjudicado a los extranjeros, Hugo Wilson, que estableció una carrocería; Roberto Blackmore que estableció la Fábrica de Cerveza del Cabrito y Pedro Deschamps. El escritor Norteamericano Francis Clement Kelly, refiere que el Emperador Maximiliano encontró que “este gran Hospicio, con una extensión de más de 11 acres, que era además orfanatorio, con escuela industrial y hospital de maternidad, estaba en ruinas a tal grado, que en sus galeras cerca de 300 desdichados hallaban escaso abrigo por la noche mientras de día vagaban mendigando el sustento por las calles”. (Kelley 578).

Hospitales

Aparte de los que han quedado listados arriba, hacemos mención de los siguientes.

-HOSPITAL DE TERCEROS fundado por los Hermanos de la Tercera Orden de San Francisco, el 7 de mayo de 1756. Este vasto edificio que fue derribado hace, 40 años, para construir en su lugar el actual Correo Central, poseía grandes y bien ventiladas enfermerías, viviendas para los Capellanes y empleados, buena capilla, patio con hermosas arquerías y diversos departamentos y oficinas. En 1861 fue nacionalizado y adjudicado a un particular. En 1865, lo recuperó el gobierno de Maximiliano, quien estableció en él los Ministerios de Hacienda y Guerra. Después, fue ocupado por una escuela elemental, por la Escuela de Comercio y la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística. (García Cubas, “México

de mis Recuerdos” pág. 81).

-HOSPITAL DE SAN LAZARO. Los Padres Juaninos tuvieron a su cargo el Hospital de Leprosos, de San Lázaro, desde 1721; este Hospital había sido fundado por Hernán Cortés en un 1ugar cercano ala ‘I’Iaxpana, donde actualmente se encuentra la Capilla del Cementerio Inglés, transladándose después a San Lázaro, por el inconveniente que ofrecía su situación próxima al Acueducto de agua potable, de la que se hacía uso para las necesidades del Hospital, antes de ser aprovechada por el vecindario.(Garcia Cubas, pág. 124).

-HOSPITAL DE SAN ANTONIO ABAD.- Este Hospital estuvo situado donde hoy se encuentra la Fábrica de la Compañía Industrial de San Antonio Abad números 18 y 24. Fue fundado por Dn. Juan Muñoz en 1562 y tuvo por objeto, como todas las casas de la Orden de los Antoninos, cuya cuna fue Viena, la curación de la lepra conocida entonces con el nombre de “fuego de San Antonio”.

En 1844 se vendió el edificio al súbdito francés José Faure, comprendiéndose también la casa del Capellán y después hasta el mismo Templo, todo ello en 17,000.00 pesos.

Pertenecían a ese Hospital, 9 casas y 8 accesorias.

-HOSPITAL DE LEPROSOS.- Los Padres Antoninos adquirieron también, en 1628, la ermita de San Antón, construida por Alonso Sánchez en la Calzada para Ixtapalapa, donde fundaron un Hospital para los contagiados del mal de San Antonio o lepra. Levantaron además un Priorato y Templo, que es lo único que queda de todo ello y actualmente conocido con el nombre de San Antonio Tomatlán, pues todo el resto fue vendido a

particulares.

-HOSPITAL DE BETLEMITAS. En 1675 establecieron los Religiosos Betlemitas, en el lugar situado en la esquina de las Calles denominadas ahora de Tacuba y Filomeno Mata, un Hospital para atender a los pobres convalecientes, aún siendo infieles o atacados de enfermedades contagiosas. Establecieron también en este mismo lugar, una escuela primaria con 800 alumnos, que se hizo famosa.

En una parte del Hospital y el convento, existen ahora dependencias de la Secretaría de la Economía Nacional; otras partes fueron vendidas en lotes y el Templo desmantelado, que todavía existe, se dedicó a Biblioteca de la Secretaría de Fomento. Tenía este Hospital, para sostenerse, 6 casas y 38 accesorias. (El gran despojo Nacional. Cossío. pág. 26).

-HOSPITAL DEL ESPÍRITU SANTO que estuvo situado en la 3a. Calle de Isabel la Católica, donde se halla actualmente el Casino Español y casas contiguas, fue fundado en 1600 por los esposos Alonso Rodríguez Delgado. Desde 1634 estuvo al cuidado de los Religiosos Hipólitos. En este Hospital no solamente se asistía a los enfermos, sino se hospedaba a los pobres que llegaban de Europa y se socorría a los necesitados. En 1862 se demolió la torre.

-HOSPITAL DE LA SANTÍSIMA.- Este Hospital ocupaba la mayor parte de la manzana donde actualmente queda la Iglesia de la Santísima. Fue fundado desde el año de 1568 y contaba para sostenerse con los productos de 33 casas.

-HOSPITAL REAL DE NATURALES DE SAN JUAN DE LETRAN. – Este Hospital ocupaba la mayor parte de la manzana que se encuentra entre las Calles de San Juan de Letrán, lª. De Victoria, lª. del Artículo 123 y prolongación de López. Fue creado por el Rey de España en el año de 1553 para atender a la curación de los indios pobres a instancias del Virrey Luis de Velasco. Estuvo a cargo de los Religiosos de San Hipólito. En el año de 1861 fue adjudicado por Juárez a los protestantes alemanes residentes en México. En su Iglesia, estuvo hasta la ampliación de las Calles de San Juan de Letrán, la capilla protestante llamada del Divino Salvador.

Contaba este Hospital para sostenerse, con los productos de 21 Casas y además, el teatro del Coliseo, construido por los Religiosos de San Hipólito para arbitrarse fondos con el mismo objeto.

– El inmenso HOSPITAL que las Madres Capuchinas tenían en la Calle de Santa Isabel, cuyo convento fue dividido en casas, las que fueron demolidas en 1905 para edificar el actual Palacio de Bellas Artes.

Otras Obras Varias de Beneficencia

Y el celo de los Sacerdotes y Religiosos por remediar toda clase de necesidades, daba lugar a que éstos fundaran establecimientos de una variedad increíble, tales como los Asilos llamados “Del Buen Pastor”, para recoger y regenerar a la mujer caída y evitar que caigan las que están en peligro de caer.

-EL COLEGIO DE LAS BONITAS nos proporciona un ejemplo preciosismo de esto último. Este edificio se encontraba en la Plaza de Villamil, hoy Aquiles Serdán, en donde actualmente está la Escuela de la Corregidora. Fuá fundado por el Padre Manuel Bolee y Sánchez de Tagle en 1800, para acoger en él y proteger a las hijas naturales de los españoles, que por su belleza estuvieran expuestas a la deshonra y era atendido por Hermanas de la Caridad. El fundador invirtió en la construcción de este edificio, más de $250,000.00.

-CASA DE LAS RECOGIDAS, destinada a regenerar mujeres caídas, arrepentidas de su mala vida y que, como era natural, encontraban dificultad para ganarse el pan dentro de la sociedad. Estaba situada donde más tarde estuvo el Hospital Militar de San Lucas. Conviene llamar la atención hacia que esta Institución no ha sido substituida hasta hoy por ninguna otra.

-EL ASILO Y HOSI’ITAL DE SAN BERNARDO que se encontraba en la antigua calle de Santa Brígida, hoy San Juan de Letra, fue construido por las Madres Agustinas y en él después, las Monjas Josefinas se dedicaban a la enseñanza de niños pobres y al cuidado de enfermos pobres. En terrenos de este edificio se abrieron las calles de López e Independencia y en parte del Conventto, se edificaron varias casas y las oficinas de la Secretaría del Trabajo y Agrario. El Templo, ejemplar único por su bóveda de cañón fue demolido en 1935, para la ampliación de la calle de San Juan de Letrán.

-PRIORATO DE MONSERRATE. Los Monjes Benedictinos que llegaron a México en 1614, tornaron posesión de la Capilla de Nuestra Señora de Montserrat, que habla sido edificada por los Aragoneses Diego Jiménez y Ricardo Moreno, compañeros de Cortés, en lo que ahora es Tercera calle de José María Izazaga, El Templo había sido dedicado en 1590.

Los Benedictinos, que se dedicaban al cultivo de la tierra, y a copiar manuscritos antiguos, convirtieron el Monasterio en Priorato. Tenían en su claustro niños a quienes enseñaban las primeras letras, gramática latina y música, y los preparaban también para acólitos. Los pobres y desvalidos eran especialmente objeto de las atenciones de estos monjes. En el Priorato de Montserrat se repartían gratuitamente medicinas a los enfermos, con la simple presentación de una constancia de su indigencia; y para este fin había una botica dentro de la misma casa. Su ropero estaba abierto para vestir al desnudo y diariamente se daba de comer a la puerta a no poco número de necesitados. Este Priorato continuó funcionando hasta el día 20 de enero de 1821, en que, por decreto de las Cortes Españolas, se suprimieron las Ordenes Religiosas. El Hospital prestó. sui3 servicios hasta 1862 en que se mandó dividir en lotes y el Templo siguió abierto al culto hasta que fue clausurado en 1a época de Calles y está dedicado actualmente a bodega. (Garcia Cubas, pág. 125; “El gran despojo nacional”. Cossío pág. 45).

La ESCUELA DE AGRICULTURA. Los Religiosos Carmelitas que llegaron a México el 18 de octubre de 1536, en 1615 iniciaron la construcción de la Iglesia y Convento de la Colonia del Carmen en San Angel, bajo la dirección de Fray Andrés de San Miguel, y a espaldas de la Iglesia y de los Claustros, construyeron la famosa “Huerta del Carmen” haciendo notables obras de captación para aprovechar las aguas del río en un perfecto sistema de riego.

En esta Huerta, estudiaron detenidamente los injertos de árboles frutales, las características de las tierras tanto de la Huerta misma como de otras muchas partes de la Nueva España; hicieron minuciosas selecciones de las flores y los frutos más apropiados para cada región, e hicieron, en fin, de la Huerta del Carmen, una verdadera escueta de Agricultura. Además de este Convento, fundaron en 1606 el de Nuestra Señora del Carmen del Desierto de los Leones; en 1696 el de San Joaquín en Tacuba y después los de Celaya, Salvatierra y otros.

-LAS HERMANAS DE LA CARIDAD. Las Hermanas de la Caridad que llegaron a México en el año tormentoso de 1857, bajo cuyo cuidado estuvieron los Hospitales del Divino Salvador, San Pablo, San Andrés, San Juan y otros muchos, no solamente cuidaban a los enfermos de ellos, sino también iban a las casas particulares a cuidar a los enfermos, dándoles santo ejemplo de las más acendradas virtudes. Fueron expulsadas del país en 1875 pretendiendo que eran extranjeras que venían a México a secuestrar centenares de jóvenes para arrancarlas del suelo patrio. De las 419 Hermanas que salieron al destierro, eran mexicanas 355.

Otros establecimientos más dedicados a la cultura del Pueblo.

Además de los que ya han quedado listados, listamos a continuación los siguientes.

LA REAL Y PONTIFICIA UNIVERSIDAD DE MÉXICO fue la primera Universidad de América. Fue establecida por Cédula de Carlos V de 1551 con los Estatutos, privilegios y prerrogativas de la de Salamanca. Se estableció en una casa rentada en la primera calle de la Corregidora, pero el día 29 de junio de 1584, fiesta de los Apóstoles San Pedro y San Pablo, puso la primera piedra el Señor Obispo Don Pedro Mora de Contreras, del hermoso edificio en el que estuvo cerca de tres siglos. Después de varias vicisitudes, fue suprimida por don Benito Juárez, en enero de 1861; vuelta a abrir en 1863 y definitivamente suprimido en 1865. En el edificio, que ella ocupaba, estuvo instalado por muchos años el Conservatorio Nacional de Música.

Contaba la Universidad, para sostenerse, con los productos de ocho casas. (Cossío, pág. 112).

-COLEGIO DE SAN JUAN DE LETRAN PARA NATURALES fundado por el glorioso Fraile PEDRO DE GANTE, en 1520 en el sitio limitado hoy por las calles de San Juan de Letrán, Independencia y López. Este fue el primer Colegio fundado en América, Las fuerzas invasoras norteamericanas instalaron en él su cuartel, dejándolo muy destruido al retirarse.

-EL COLEGIO levantado por los Monjes Dominicos en San Ildefonso número 28, una de cuyas partes está ocupada ahora por el archivo de la Secretaria de la Defensa y otra fue derrumbada para construir la Escuela de Jurisprudencia y cuyo Templo, dedicado a Santa Catalina de Sena, fue adjudicado en la época de Calles a la secta protestante presbiteriano.

–COLEGIO PORTACOELI, fundado por los Padres Dominicos en el año de 1603, en la esquina de lo que es ahora 6a. calle de Venustiano Carranza y Pino Suárez. En 1861 se dividió el Colegio en lotes para venderlos a particulares. El Templo continuó abierto al culto hasta la época de Calles. Actualmente es una bodega del gobierno. Conserva el nombre de este Colegio, la Botica llamada de Portacoeli, que es la más antigua de esta capital. Contaba el Colegio, para sostenerse, con los productos de once casas.

-EL COLEGIO DE MERCED DE LAS HUERTAS que era atendido por los Padres Mercedarios, que vivían en el convento que fundaron en el a año de 1620 en los terrenos que ocupa actualmente en parte, la Secretaría de Agricultura. De su hermoso templo no queda en la actualidad más que una pequeña Capilla abierta al culto.

-EL COLEGIO DE SAN MIGUEL DE BELEN (Belén de las Mochas) fue fundado el día primero de mayo de 1683, por el Padre Domingo Pérez Barcia, con el fin de establecer un recogimiento voluntario para mujeres viudas y solteras. Poco después se estableció también en esta fundación, una escuela para niñas pobres, desarrollándose hasta llegar a ser una institución enorme, la que fue clausurado por el gobierno de Juárez en 1862, adaptándola para cárcel donde estuvieron los presos hasta hace algunos años, en que fue derribada para construir el Centro Escolar “Revolución”, cuya arquitectura es un gran exponente del “adelanto que ha traído a México la gloriosa revolución”, pues basta compararlo, por ejemplo, con la Escuela de Minería.

-EL COLEGIO APOSTÓLICO DE SAN FERNANDO, El 30 de junio de 1731, se fundó el Convento de San Fernando. En él se fundó un Hospicio que se convirtió después en el COLEGIO APOSTÓLICO DE SAN FERNANDO, el que junto con e1 Convento fue derribado en Parte Para abrir la primera calle de Guerrero y en parte, vendido en lotes. En el atrio y la plaza, se hizo el actual Jardín de Guerrero. La Iglesia continúa abierta al culto.

Por no alargar demasiado esta lista, nos abstenemos de dar mayores datos de los colegios siguientes y dejamos de mencionar otros Muchos.

EL SEMINARIO CONCILIAR, fundado por el Arzobispo Aguilar y Seijas, en 1698.

– El COLEGIO DE SAN BERNARDO fundado por el Padre Jesuita Pedro Sánchez

– El COLEGIO DE SANTA MARÍA DE TODOS SANTOS, fundado por el Ilmo. Señor Don Francisco Rodríguez Santos, el día 15 de agosto de 1573, cuyo edificio, situado en la calle de la Acequia, comprendía toda la acera que mira al Sur, entre las calles de Chiquis y la del Correo Mayor.

Y cerremos con broche de oro esta lista de atropellos, haciendo mención del despojo del patio que servía de pozo

de luz y ventilación a la Sacristía del Templo de La Profesa, bajo la presidencia de don Abelardo Rodríguez, para ser adjudicado a su esposa, la señora Aída S. De Rodríguez, y redondear el lote que se le obsequió para qué construyera el actual “Banco Mexicano” que es de su propiedad, y que está ubicado en la esquina de Cinco de Mayo y Motolinia.

Anexa al Templo de la Profesa estaba LA CASA DE EJERCICIOS fundada m 1802, por los RR. PP. Filipenses y que fue sufriendo con el tiempo una serie de mutilaciones para en¡, a culminar con 1. que acabamos de mencionar. Insistimos en hacer notar que, para sostener todos estos Colegios, 1a mayor parte de ellos gratuitos, contaba el Clero con el producto de 184 casas.

Quienes deseen tener datos más amplios respecto de los Colegios y Obras que hemos listado y de otros muchos que no hemos podido hacerlo, Pueden recurrir a la Bibliografía que va al final de este Folleto.

Para terminar este artículo sobre los Establecimientos fundados y sostenidos en México para la cultura del pueblo, reproducimos estas palabras tomadas de la página 168 de la Obra “México el país de los altares ensangrentados” del escritor Francis Clement Kelley:

“Estaba México tan lleno de escuelas y colegios mayores antes de las confiscaciones escuelas y colegios para niños y niñas de labores manuales, de artes y oficios, de todas clases- que bien se justifica esta declaración arrasadora: hasta ese día jamás hubo sobre la faz de la tierra, país alguno que en tiempo tan corto hubiese realizado tanto en favor de la educación. Si se toman en cuenta las circunstancias de la época y las condiciones en que se consumaron tales esfuerzos, y los obstáculos que hubieron de allanarse, se verá que la Historia no presenta anales más sorprendentes en punto a logros y éxito obtenidos”.  

Esta entrada fue publicada en Mundo.