La Ciudad de Los Dioses

Exposición “Teotihuacán: Ciudad de los Dioses”

Ceremonia de inauguración de la exposición “Teotihuacán: Ciudad de los Dioses”, muestra que estará abierta al público hasta el 16 de agosto.

Foto: Omar Flores

El Sol de México

Organización Editorial Mexicana

Bertha Becerra

Anoche, en el Museo Nacional de Antropología e Historia, el presidente Felipe Calderón inauguró la exposición “Teotihuacán: Ciudad de los Dioses”, que consta de 469 piezas procedentes en su mayoría de la ciudad prehispánica que para su época 150 A.C.-650 D.C., se consideró la sexta más extensa del mundo y fue una de las civilizaciones de mayor esplendor en la historia de Mesoamérica.

La muestra está dedicada al recién fallecido arqueólogo Felipe Solís Olguín, quien fue su curador y quien acompañó al presidente Felipe Calderón, el pasado abril, en la visita que por la sala Mexica hizo en compañía de su invitado, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, en la cena que le ofreció en ese recinto.

Una imponente escultura del Gran Jaguar de Xalla, es la pieza que abre la muestra, en tanto que el llamado Disco de la Muerte, figura en piedra que alude al misterioso fin de esta cultura, cierra el recorrido.

La exposición muestra, entre otras, 35 figuras que representan a habitantes de la ciudad. Se aprecian los colores de sus vestimentas, los arreglos del cabello y los tocados que distinguían a los diferentes estratos sociales.

El presidente Calderón en compañía de su esposa y del secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio, y la presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Consuelo Saízar Guerrero, recorrió esta exposición que desde hoy viernes -29 de mayo-, hasta el 16 de agosto, estará abierta al público.

En su oportunidad, el presidente Calderón, parafraseó a Fray Bernardino de Sahagún, quien recogió una leyenda, que decía: “Cuando aún no era de noche, cuando aún no había día, cuando aún no había luz, se reunieron, se convocaron los dioses allá en Teotihuacan.”

Esas palabras que vienen del pasado, nos recuerdan porqué se llamó la Ciudad de los Dioses, al lugar en el que se asientan las pirámides del Sol y de la Luna, dijo el primer mandatario, quien resaltó que a la civilización teotihuacana es a la que se debe la creencia, la expresión, el mito de la Serpiente Emplumada, asociada al principio y ordenamiento del tiempo, asociada a la jerarquía, a la guerra, a la historia, a la divinidad.

También dijo que la influencia de Teotihuacán se dejó sentir en toda la región mesoamericana. “Es un eje gravitacional de Mesoamérica y lo fue entonces, hace ya más de 10 siglos”, comentó el jefe del Ejecutivo ante varios centenares de invitados.

Esta exposición que después recorrerá Francia, Suiza y Alemania, “nos permitirá reencontrarnos con lo mejor de nuestro pasado, que al final de cuentas, sigue siendo lo mejor de nosotros”, afirmó el presidente Calderón.

En su oportunidad, el secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio Irazábal, comentó que esta exposición representa el preámbulo de la conmemoración del Bicentenario de la Independencia.

Teotihuacán, Ciudad de los Dioses representa una armonía posible que desapareció, pero cuya base fue el equilibrio pluriétnico, el comercio, la explotación de la obsidiana, del cacao que intercambiaban por productos que llegaban del sur de México: plumas de quetzal, joyería de jade, entre otros elementos que hoy son motivo de esta magna exposición, dijo.

Recordó que Teotihuacán fue una gran metrópoli, el centro y la raíz de una cultura que nos identifica.

Y la presidenta de Conaculta, Consuelo Saízar, comentó que Teotihuacán, Ciudad de los Dioses, se inscribe en el marco de la conmemoración de los 70 años del Instituto Nacional de Antropología e Historia y es sólo una muestra mínima de la calidad de su trabajo.

Esta exposición, resaltó, “nos permitirá conocer los nuevos hallazgos y comprender mejor la historia y los mitos de esa ciudad sagrada”.

Esta entrada fue publicada en Mundo.