La Quinta Gameros

Quinta Gameros monumento artístico nacional

La Gameros es una de las joyas más preciadas de la corona bolivariana. Aquí, custodiada por el chihuahueño patrocinado por El Heraldo durante el primer Dog Parade.

Foto: El Heraldo de Chihuahua.

Chihuahua turístico

El Heraldo de Chihuahua

En el popular escenario del Paseo Bolívar, en la esquina de la calle Cuarta, se levanta una magnífica obra arquitectónica, ejemplo de estilo neoclásico, la Quinta Gameros, que hoy alberga al Centro Cultural Universitario.

Fue construida por encargo de Manuel Gameros al arquitecto colombiano Julio Corredor, como un regalo a su prometida Elisa Müller. Sin embargo, los Gameros nunca pudieron habitar la casona, pues justo al quedar concluida, en 1910, estalló la Revolución Mexicana.

En 1913 fue ocupada por las fuerzas revolucionarias y sirvió de residencia al primer jefe del Ejército Constitucionalista, Venustiano Carranza, entre abril y mayo de 1914. Más tarde tuvo diversos usos, como cuartel, hospital y hasta despacho del general Francisco Villa.

Su estilo neoclásico se aprecia desde la fachada principal, donde una bella escalinata de doble rampa conduce al pórtico sostenido por ocho columnas jónicas, que a su vez sostienen una terraza con una balaustrada y tres elegantes balcones. En el interior destaca su hermosa escalera ondulante de doble rampa, ornamentada en estilo rococó e iluminada por un majestuoso vitral Tiffany.

Sus muebles son estilo art nouveau, diseñados por José Luis Requena Abreu y entregados en comodato por esta familia de la Ciudad de México. Incluyen cristalería, rejas, cubiertos, marcos y todos los detalles forman parte de la colección permanente del museo.

La sala es de madera tallada estilo Luis XV, con tapicería francesa, y la sala de música se adorna con incrustaciones de piedras de colores y bronce.

El comedor consta de aparadores empotrados con cubierta de mármol y adornos de bronce. La chimenea es una verdadera obra maestra de madera tallada.

En la recámara principal sobresale la representación de aves que simbolizan las estaciones del año, adornadas con angelitos y complementada con motivos vegetales. El mobiliario de la recámara infantil está adornado con pasajes de la Caperucita Roja, de Perrault.

El baño posee todos los refinamientos de la época, sus accesorios reúnen lo cotidiano, lo útil y lo bello, con temas que evocan la Naturaleza.

Recientemente se incrementó la colección de muebles Requena con el Calvario y la recámara del pavorreal, piezas que se distinguen por su valor artístico y son obra de los mismos ebanistas mexicanos, conforme a los diseños de su creador.

Además de la colección Requena, el inmueble aloja la Pinacoteca Universitaria “Leandro Carreón”, cuya obra forma parte del patrimonio cultural de los chihuahuenses. Esta sala se encuentra en la planta alta y exhibe permanentemente obras de reconocidos artistas locales, nacionales e internacionales de gran valor estético.

La sala “Luis Y. Aragón”, también en la planta alta, es un reconocimiento a la obra del maestro.

En 1991 el H. Consejo Universitario acordó cambiar el nombre de Museo Regional por el de Centro Cultural Universitario, que ostenta actualmente.

El 5 de agosto de 1999 la Comisión Nacional de Zonas y Monumentos Artísticos declaró a la Quinta Gameros monumento artístico nacional; el fallo quedó formalizado en el acuerdo número 289 y fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el 22 de diciembre de 2000.