“La Gritería” fiesta nicaraguense

Nicaragua celebra hoy la gritería 

Greta Arévalo 

 

La Jornada       

Miles de feligreses saldrán a las calles para gritar  

¿Quién causa tanta alegría? 

 ¡La Concepción de María!.  

En honor a la Purísima Concepción de María 

Hoy miles de nicaragüenses saldrán a la calles a partir de las seis de la tarde para cantarle a la “Conchita”, debido a que cada año en esta fecha se celebra la popular “gritería”, en honor a la Purísima Concepción de María. 

La fiesta religiosa se realiza en todos los pueblos y ciudades de Nicaragua teniendo especial relevancia en el departamento de León donde es originaria. 

La tradicional celebración que se le dedica a la Virgen María, consiste en recorrer las calles en busca de altares alusivos a la madre de Jesús, en el cual se canta, se reza y se quema pólvora, con el propósito de recibir un obsequio que consiste en confites, caña, naranjas, panas, etcétera. 

A pesar que los nicaragüenses son azotados por la crisis económica, los feligreses no dejarán de “gritar” a María, por su fe inmensa. 

Sus orígenes 

La “Conchita” llegó a Nicaragua en 1562 con el arribo de los primeros conquistadores españoles y con ellos vinieron los monjes españoles, quienes son grandes defensores del dogma de la Inmaculada y trajeron consigo todas sus manifestaciones de fe. 

Luego los franciscanos que llegaron a León comienzan a rezar la novena en el convento de San Francisco, que aún existe y está ubicado en León.  

Es precisamente en el Convento San Francisco donde se dan los primeros rezos, los monjes eran los que atraían con caramelos y golosinas a los niños y personas que rezaban el novenario. 

Con el pasar del tiempo cada vez los novenarios eran más concurridos, a tal punto que los franciscanos se vieron en la obligación de despachar a los fieles a sus casas para que desde ahí invocaran a la Virgen María con sus rezos y cánticos. De esa forma nace la celebración casa por casa. 

Sus cantos 

En la gritería es común escuchar los cantos siguientes: Por eso el cristianismo, Tu gloria tu gloria y Toda Hermosa, compuestas por Alejandro Vega Matus, quien también compuso Salve Azucena Divina. 

La mayoría de los cantos son de la época colonial: ¡Oh Virgen de Concepción!, Salve Virgen bella, Adiós Reina del Cielo, Sagrada Reina del Cielo, Pues concebida, Salve salve cantando a María, Virgencita incomparable, Eres Tú Pastora, Dulces Himnos y el Alabado. 

El único canto que no es nicaragüense es “Del cielo ha bajado”, que a nivel internacional se le conoce como el Ave de Lourdes, que alude a las apariciones de la Virgen en Lourdes, Francia en 1858. 

Esta entrada fue publicada en Mundo.