Un parque en “La Nápoles”

Parque Esparza Oteo, pulmón de la Nápoles

El espacio verde está ubicado entre las calles Pensilvania, Alabama, Nueva York y Georgia, de la colonia Nápoles, en la delegación Benito Juárez.

José Luis Rubio

El Sol de México

Organización Editorial Mexicana

Fernando Ríos

Ubicado en la colonia Nápoles, el pequeño pulmón verde que lleva por nombre Alfonso Esparza Oteo, en honor al compositor mexicano fallecido hace casi 60 años, es un sitio donde conviven, juegan, se divierten y practican deportes niños, niñas, jóvenes y adultos mayores que habitan en la delegación Benito Juárez.

El espacio público cuenta con juegos infantiles, dos canchas para la práctica del baloncesto, otra empastada para jugar futbol rápido, áreas verdes, bancas y mesas de cemento, una pequeña ciclopista donde los menores andan en bicicleta o patines y un amplio foro al aire libre.

Delimitado por las calles Pensilvania, Alabama, Nueva York y Georgia, en el parque existe una efigie del músico colocada en 1956, la cual muestra una placa conmemorativa que señala: “La canción mexicana le consagra este recuerdo por conducto de sus compañeros los compositores de México”.

Sobre Pensilvania, a espaldas del pedestal donde se encuentra el busto del homenajeado compositor, nacido en el estado de Aguascalientes, autor de “Un viejo amor” y quien murió el 31 de enero de 1950 víctima de un paro cardíaco, se ubica el teatro popular que lleva también su nombre, construido por la delegación en 1978.

Este foro fue decorado con una imagen del homenajeado con los brazos estirados al frente y con las manos en actitud de tocar un imaginario piano; en segundo plano parece que los brazos se alargan más para abrazar a la derecha a un grupo de músicos y con el otro a parejas de baile.

Dicho espacio es muy concurrido por personas de todas las edades, pero principalmente de parejas de adultos mayores que todos los domingos se dan cita para ejercitarse con unos pasos de baile.

A la sombra de grandes árboles de eucalipto, fresno, pirul, cedro, pinos y hasta palmeras, la gente mayor de esta zona de la demarcación acude a caminar, platicar o disfrutar la lectura de un libro, mientras que los menores de edad disfrutan de los juegos infantiles ante la mirada y orientación de sus padres.

Mientras tanto, los jóvenes aprovechan las instalaciones deportivas para echarse una cascarita de basquetbol o futbol rápido, en las canchas debidamente acondicionadas para dichas actividades.

Por otra parte, a pesar del empeño que los trabajadores ponen para tener limpio este espacio público, la caída de las hojas de los árboles que tapizan los andadores no se los permite. Sin embargo, los servidores públicos se afanan en regar, podar y mantener con vida las azaleas, rosales y agapandos que adornan los jardines.

Usuarios del parque solicitaron al jefe delegacional, Mario Palacios Acosta, que ordene la reparación del reloj que se encuentra en el centro de la fuente de este sitio, así como información sobre la falta de operación del pozo de agua Nápoles, que, según señalaron, dejó de operar hace alrededor de tres años.

Esta entrada fue publicada en Mundo.