El Mineral Del Chico

Parroquia del Mineral del Chico

La calle principal de Mineral del Chico que conduce a la plaza donde se encuentra el santuario.

Foto: Emilio Gandarilla Avilés

OEM-Informex

Organización Editorial Mexicana

“Por los rincones de México”

Emilio Gandarilla Avilés

El primer nombre que tuvo este lugar fue Atotonilco o Real de Atotonilco, por su cercanía con la población llamada Atotonilco el Grande, se le agregó al nombre “del Chico” poco después, al encontrarse ricas vetas de plata y otros metales, se le denominó Real del Chico, para su fácil designación se le nombró Mineral del Chico.

En el año de 1565, nace oficialmente este pueblo. En 1569 se erige su primera capilla, bajo la dirección del clero secular.

El pueblo está ubicado en un lugar montañoso. Sus calles se desarrollaron en desniveles utilizando la parte mas alta y plana para formar su plaza central junto a la capilla y también para poner las oficinas de gobierno. En la actualidad es cabecera municipal y pertenece al Estado de Hidalgo.

La parroquia de la Purísima Concepción, se construyó en el año de 1725. Sustituyendo a la primera capilla. Este templo fue reconstruido en 1819, modificándose la planta original rectangular, para dotarla de un crucero interior.

Ahora integran la parroquia, el templo con el bautisterio, la sacristía, sus bóvedas son de cañón corrido, en el centro del crucero está una cúpula semiesférica con linternilla y tambor de ocho ventanas, los altares son en su totalidad de reciente construcción.

La portada esta inspirada en el estilo neoclásico de sillería, la puerta de entrada tiene un cerramiento de medio punto, encuadrada por dos columnas medio empotradas con entablamento, que sostienen un medio círculo.

La fiesta principal en esta localidad la celebran el 8 de diciembre, fecha dedicada a la Purísima Concepción. Además de esta joya de la arquitectura colonial las personas que visitan esta población pueden encontrar artesanías manufacturadas en plata, piezas artísticas en madera o metal además se pueden realizar excursiones para conocer las diferentes formaciones rocosas, que existen en toda la zona montañosa de la región.

Otro atractivo son los platillos regionales que se pueden degustar en los múltiples restaurantes que existen, entre estos los famosos pastes que son herencia de los mineros ingleses, ya que fueron su alimento mientras trabajaban bajo tierra en los túneles de las minas.

Esta entrada fue publicada en Mundo.