“San Jerónimo” zona arqueológica olvidada en Chiapas

San Jerónimo, zona arqueológica olvidada por autoridades

Algunas piezas arqueológicas encontradas en el municipio adornan la sala o el estudio de algunos habitantes del lugar, esto por el desinterés de las autoridades.

Foto: Diario del Sur

Organización Editorial Mexicana

César Solís

Diario del Sur

Unión Juárez, Chiapas.- Entre Cafetales, a cuarenta y cinco kilómetros de Tapachula, se esconde San Jerónimo. Esta comunidad es ahora otra zona arqueológica de Chiapas, fundada alrededor del año 1100 antes de Cristo, misma que se encuentra olvidada por las autoridades.

Fue a lo largo de un milenio el más grande e importante centro civil y religioso de la llanura del Pacífico, de filiación mixe-zoque, pero situado en las tierras ocupadas por grupos mayas, manifestó Oswaldo García Muñoz joven amante de la cultura.

García Muñoz manifestó que la importancia de este centro comercial se deriva del tráfico de café y probablemente de obsidiana importada. En la actualidad los vestigios aparecen como montículos de tierra, plataformas de cantos rodados, piedras esculpidas con ritos familiares.

La comunidad de San Jerónimo continúa siendo desconocida a pesar de la alta incidencia de hallazgos arqueológicos a los cuales se ha dado poca importancia por parte de las autoridades.

Allí, se dice, se encuentran posiblemente pirámides de gran tamaño, vestigios de la vida de los antepasados y, por lo tanto, hay desde piezas pequeñas hasta las de gran tamaño. Una de éstas, es una piedra de gran dimensión sobre la que se encuentran esculpidos animales, un cocodrilo decapitado y un venado. Ésta se encuentra a la intemperie y en una propiedad privada.

Las estructuras que rodean montículos aun no estudiados por expertos, más bien por gente de la tercera edad, mismos manifiestan que antiguamente sustentaron templos en muchas de las cuales se encuentran estelas de piedra labradas y sin labrar, además, de altares y otros monumentos pétreos; entre estos últimos se encuentran figuras en piedras, posibles representaciones de reuniones familiares, rodeado por pedazos de cerámica, puntas de obsidiana que utilizaban presuntamente para la cacería de animales que ofrecían como tributo a sus deidades.

El sitio es escultórico y ha dado lugar a que se hable de una cultura “desconocida” que, aunque influida por los mayas, tomó características propias que se difundieron en otros lugares de la costa de Chiapas y Guatemala y aún más lejanos.

* SAQUEO DE PIEZAS

Las piezas arqueológicas localizadas son básicamente religiosas, figuras esculpidas en piedras como cocodrilos, jaguares, conejos, sapos, ranas, venados, ancianos o sacerdotes con bastones de mando y de cabezas deformes, cestos de semillas, tortugas, utensilios de cocina como son cucharones, tazones, molcajetes, chilmoleras, ollas, máscaras en cerámica, piedras esculpidas de dioses en miniatura, así como imágenes astrales.

En origen y función parece registrar eventos míticos e históricos, así como conceptos religiosos y cosmológicos. Aunque muy extensa, sólo es posible visitar tres conjuntos: San Jerónimo, Muxbal y San Isidro.

García Muñoz expresó que ahora bien la “vejez” o “antigüedad” que preocupa a la arqueología se relaciona con el acontecer cultural humano.

Esta entrada fue publicada en Mundo.